Widgets Magazine
12:40 GMT +318 Octubre 2019
En directo
    La Tierra vista desde el espacio (imagen referencial)

    "EEUU quiere destruir el equilibrio global en 60 minutos con las 'barras de Dios'"

    CC0 / Unsplash
    Defensa
    URL corto
    Por
    81150
    Síguenos en

    Para el año 2020, EEUU habrá recibido los sistemas de Rápido Ataque Global (PGS, por sus siglas en inglés). La creación de los medios para este programa "no es más que otro factor que confirma la intención de Washington de destruir el equilibrio actual de fuerzas", comentó Alexandr Emeliánov, representante del Ministerio de Defensa de Rusia.

    Los medios del PGS (Prompt Global Strike) son sistemas no nucleares de alta precisión, que permiten atacar cualquier blanco en el planeta en 60 minutos desde el momento de tomar la decisión.

    Los objetivos de estos sistemas son lanzadores de misiles balísticos móviles y estacionarios, puestos de mando, instalaciones nucleares. Actualmente, se conocen tres tipos de instalaciones del PGS.

    El primero lo componen los misiles balísticos intercontinentales convencionales, equipados con bloques no nucleares de alta precisión, que incluyen ojivas guiadas de manera individual.

    El segundo lo conforman los misiles de crucero hipersónicos estratégicos.

    Finalmente, el tercer tipo incluye las armas cinéticas: las llamadas 'barras de Dios' de tungsteno de 5-10 metros de longitud. Lanzado desde el espacio, un proyectil de este tipo, que llega a la superficie de la Tierra en el punto deseado, proporciona un impacto de energía equivalente a la explosión de unas 12 toneladas de TNT. Esta opción está supuestamente en la etapa de diseño preliminar en Estados Unidos.

    "El objetivo final de los sistemas PGS es atacar cualquier parte del mundo en una hora", comentó al diario Svobodnaya Pressa el miembro del Consejo de expertos de la junta directiva de la Comisión militar e industrial de Rusia, Víktor Murajovski.

    El analista señaló que ni siquiera calificaría los proyectiles balísticos intercontinentales convencionales no nucleares como medio del PGS. "Este tipo de misiles se somete a las restricciones del START-3. Además, resulta técnicamente imposible distinguir los misiles nucleares y convencionales de este tipo", añadió.

    Por lo tanto, el analista aseguró que, "cuando el Pentágono habla de los complejos del Rápido Ataque Global, se trata de armas hipersónicas". No obstante, no está claro hasta qué punto los estadounidenses han avanzado en este aspecto, agregó.

    Se conoce, por ejemplo, el aparato estadounidense Boeing x-37b, un avión orbital experimental diseñado para probar tecnologías futuras.

    Lea también: La próxima misión secreta de la nave espacial Boeing X-37 de EEUU

    Oficialmente, la Fuerza Aérea de Estados Unidos declara que las tareas del x-37b son tecnologías reutilizables de naves espaciales. "De hecho, este avión espacial permite solucionar el problema de llegar a cualquier punto del planeta en una hora".

    Además, en 2020, la empresa Lockheed Martin promete crear una versión operacional del SR-72, prometedor avión no tripulado hipersónico, que será capaz de alcanzar velocidades de hasta Mach 6 (es decir, hasta 6.900 km/h). Los aviones hipersónicos equipados con misiles hipersónicos también serán capaces de alcanzar el objetivo en menos de una hora.

    Otro elemento destacable del PGS son los sistemas de defensa antimisiles. El experto observó que, en términos militares, se borran los límites entre los sistemas de ataque y de defensa.

    "A velocidades hipersónicas, simplemente son innecesarios los explosivos en la ojiva. Cuando la velocidad de colisión mutua con un objetivo supera los 10 km/s, la sustancia se convierte casi instantáneamente en energía pura", explicó Murajovski.

    Sobre la base de este principio ya están funcionando los sistemas de defensa de misiles estadounidenses como el Ground-Based Interceptor (GBI, Interceptor basado en tierra) y el sistema de defensa antimisiles móvil THAAD.

    El GBI puede interceptar en teoría ojivas de misiles balísticos intercontinentales, es decir, objetivos que siguen una trayectoria balística a una velocidad de 7 km/s. Y lo hace en la frontera de la atmósfera con el espacio a una altitud de entre 120 y 200 km.

    El THAAD también opera contra objetivos balísticos, que tienen una velocidad de vuelo de 3-3.5 km/s (en las versiones más recientes, hasta 5 km/s). Se trata de misiles operacionales-tácticos del llamado rango intermedio.

    "El elemento de combate de estos sistemas antimisiles, realmente, es una barra de metal", aclaró el analista.

    Según Murajovski, las armas hipersónicas también podrían equiparse de la misma manera. Entonces, serían capaces de atacar desde el espacio y las capas superiores de la atmósfera, lanzando contra el objetivo una barra de metal en vez de una bomba. A una velocidad de Mach 6-8, esta barra se estrellaría contra el objetivo, produciendo un impacto comparable con la explosión de una bomba de gran calibre, señaló el especialista.

    Rusia tiene en cuenta estas amenazas y despliega un complejo de sistemas de contracción. En primer lugar, se trata del sistema de alerta de ataque de misiles, que incluye escalón tanto terrestre como espacial, observó Murajovski.

    Además, "estamos mejorando las armas de fuego y, sobre todo, el sistema universal antiaéreo y antimisiles S-500, capaz de operar contra objetivos hipersónicos y balísticos, así como metas en el espacio cercano".

    Por último, Rusia está trabajando en la creación del prometedor sistema de defensa antimisiles Nudol. Sin embargo, está prohibido revelar algo más sobre este sistema, concluyó el experto.

    Lea más: S-400 y S-500 vs F-22 y F-35: ¿quién ganará?

    Además:

    ¿Otro espía espacial? EEUU desarrolla un avión hipersónico secreto
    Los grandes planes del Pentágono para destruir misiles balísticos
    ¿Viene la época de las guerras láser?
    Defensa antimisiles: lo que sueña EEUU
    Etiquetas:
    bombardeo cinético, armas hipersónicas, barra, misiles, defensa, SR-72, S-500, X-37B, THAAD (sistemas antimisiles), EEUU, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik