18:03 GMT +324 Noviembre 2017
En directo
    Jens Stoltenberg, secretario general de la OTAN

    Stoltenberg comenta el envío de S-400 rusos a Turquía

    © REUTERS/ Ints Kalnins
    Defensa
    URL corto
    4462408

    BRUSELAS (Sputnik) — Los países de la OTAN deciden por cuenta propia sobre la compra de armas, dijo el secretario general de la Alianza Atlántica, Jens Stoltenberg al comentar los envíos de S-400 rusos a Turquía.

    "Cada aliado (de la OTAN) decide por cuenta propia qué tipo de equipamiento compra; es una decisión de Turquía, una decisión nacional de Turquía", dijo Stoltenberg a RIA Novosti.

    Esta semana, el Servicio Federal de Cooperación Técnica y Militar de Rusia anunció que Moscú y Ankara alcanzaron un acuerdo sobre el suministro de los sistemas antiaéreos rusos S-400.

    A su vez, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, declaró que su país ya había hecho el primer pago por los S-400.

    El portavoz del Pentágono, Johnny Michael, declaró más tarde que el sistema de misiles de defensa de la OTAN se mantiene como la mejor opción para defender a Turquía del amplio abanico de amenazas en la región y transmitió su preocupación a las autoridades turcas por la compra de los sistemas rusos.

    La situación en Ucrania

    Asimismo, el secretario general de la ONU, Jens Stoltenberg, declaró que aplaude cualquier iniciativa dirigida a la implementación de los acuerdos de Minsk, al comentar la propuesta de enviar una misión de paz al este de Ucrania.

    En una entrevista con RIA Novosti, Stoltenberg lamentó las numerosas violaciones del alto el fuego en Donbás y los problemas en la implementación de los acuerdos de Minsk.

    "Pero al mismo tiempo, aplaudo algunas nuevas propuestas, aplaudo cualquier propuesta que ayude a cumplir los acuerdos de Minsk, que contribuya a detener el derramamiento de sangre en el este de Ucrania y a lograr una solución política", expresó.

    El alto funcionario destacó asimismo "ciertos indicios positivos" e instó a "respaldar los esfuerzos diplomáticos para tratar de lograr el fin de la violencia en el este de Ucrania".

    Sin embargo, rechazó que el bloque bélico esté considerando un Plan de Acción para la Adhesión (MAP, por sus siglas en inglés) que garantice el ingreso de Ucrania en el organismo.

    Lea también: La OTAN comprueba cumplimiento de normas de la Alianza por el Ejército de Ucrania

    En julio pasado el presidente ucraniano, Petró Poroshenko, aseguró que su país y la OTAN habían iniciado las conversaciones para recibir el MAP.

    "El MAP para Ucrania no está en nuestra agenda", dijo Stoltenberg.

    El líder la Alianza aclaró que el bloque militar apoya actualmente las reformas que realiza Ucrania para modernizar sus Fuerzas Armadas, fortalecer sus instituciones de defensa y seguridad.

    "Nos centramos en estos aspectos", apostilló.

    Poroshenko promulgó en julio pasado una ley que define la incorporación en la OTAN como una prioridad de la política exterior del país.

    El 5 de septiembre, el presidente ruso, Vladímir Putin, expresó su apoyo al envío de cascos azules a Ucrania, siempre que esta misión se encargue de garantizar la seguridad de los observadores de la OSCE y se despliegue únicamente en la línea de separación de los bandos del conflicto.

    El mandatario ruso también subrayó que el envío de la misión de paz debe consensuarse con las autoridades de las autoproclamadas repúblicas populares de Donetsk y Lugansk.

    Lea más: Rusia: la misión de paz de la ONU en Ucrania estará armada

    Sin embargo, Kiev insiste en que los cascos azules deben tener un mandato más amplio y emplazarse en todo el territorio de Donbás hasta la frontera con Rusia, y se niega a dialogar directamente con las milicias.

    Las hostilidades en el este de Ucrania han dejado desde abril de 2014 más de 10.200 muertos, según el último balance de Naciones Unidas.

    Los acuerdos de Minsk, suscritos en septiembre de 2014 y en febrero de 2015, sentaron las bases para una solución política del conflicto pero no han derivado hasta ahora en el cese de la violencia.

    La crisis en la peníncula norcoreana

    La OTAN intensificó el monitoreo del desarrollo de los programas nuclear y balístico de Corea del Norte, declaró Stoltenberg.

    "Hemos intensificado el análisis y el seguimiento de la situación en el ámbito del desarrollo de armas nucleares y misiles en Corea del Norte", dijo Stoltenberg.

    Agregó que la Alianza también está reforzando la cooperación con sus socios en la región, sobre todo Corea del Sur y Japón.

    El secretario general también comunicó que planea visitar estos dos países en octubre.

    Además, Stoltenberg declaró que la Alianza Atlántica aplaude la aprobación de nuevas sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU contra Corea del Norte y subrayó que "es importante que todos los países las cumplan por completo".

    "Es una amenaza para la comunidad y la seguridad internacional, una amenaza para todo el mundo que exige una respuesta común", puntualizó.

    El 3 de septiembre, Corea del Norte anunció el ensayo de una bomba de hidrógeno para ser colocada en sus misiles balísticos intercontinentales (ICBM), la sexta prueba nuclear desde 2006 y la tercera en dos años.

    En respuesta, el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó el día 11 una nueva resolución que endurece las sanciones contra Corea del Norte, en particular en el ámbito de hidrocarburos.

    Relaciones Rusia-OTAN

    La Alianza Atlántica baraja la posibilidad de celebrar una nueva reunión del Consejo OTAN-Rusia, declaró a RIA Novosti el secretario general del bloque militar, Jens Stoltenberg.

    "Acabamos de tener una reunión en julio, pero después de las vacaciones de verano hemos empezado a estudiar la posibilidad de una nueva reunión del Consejo OTAN-Rusia", indicó.

    La OTAN, pese a haber suspendido la cooperación práctica con Moscú, considera importante mantener el diálogo político y las líneas de comunicación militar, subrayó el jefe de la Alianza.

    Durante la próxima reunión del Consejo Rusia-OTAN la Alianza espera poder debatir los temas de transparencia de la organización de las maniobras militares.

    "Sería natural continuar eso, continuar debatiendo las maniobras y cómo hacerlas más transparentes y predecibles", indicó.

    Stoltenberg señaló que es evidente "que necesitamos dialogar con Rusia respecto a los temas que es necesario discutir".

    "Pero pienso que el encuentro que tuvimos respecto a las maniobras Zapad y las maniobras de la OTAN durante nuestro última reunión, así como los encuentros mutuos no solo sobre las maniobras sino también sobre el potencial militar, fueron provechosos", aseveró.

    Respecto al orden del día de la venidera reunión señaló que "todavía es muy temprano para hablar de ello detalladamente".

    Además, Jens Stoltenberg declaró que prevé celebrar un encuentro con el ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, en el marco de la Asamblea General de la ONU.

    "Me encontraré con el ministro de Exteriores Lavrov durante la reunión de la Asamblea General de la ONU que se celebrará la próxima semana", dijo.

    El secretario general indicó que se trata de "un componente importante del diálogo que forma parte de las relaciones entre la OTAN y Rusia desde hace muchos años y que, en mi opinión, se hizo más importante en este momento en que afrontamos una situación de seguridad más difícil e impredecible".

    Más aquí: Ankara compró sistemas antiaéreos a Rusia porque la OTAN permanecía inactiva

    Al comentar los temas que se abordarían durante la reunión, Stoltenberg mencionó la crisis de Ucrania y explicó que "la anexión ilegal de Crimea es la causa principal del empeoramiento de las relaciones entre la OTAN y Rusia".

    "Espero que se aborden numerosas cuestiones que debatimos en las reuniones anteriores", afirmó Stoltenberg.

    Al mismo tiempo, Stoltenberg se mostró a favor de que Rusia no retire a su embajador de la organización.

    El periódico Izvestia, en un artículo reciente, aseguró citando fuentes diplomáticas que Moscú estaba considerando disminuir el nivel de su representación ante el bloque militar y designar a un encargado de negocios interino en lugar de un embajador.

    "Creo que la presencia del embajador ruso demostró aquí su utilidad", dijo Stoltenberg.

    El diario señaló que el cambio podría producirse después de que el actual embajador Alexandr Grushkó deje su cargo y lo atribuyó a la falta de voluntad de la OTAN para el diálogo constructivo.

    Lea más: Jefes del Comité Militar de OTAN y del Estado Mayor ruso se reúnen en Bakú

    En este contexto, Stoltenberg remarcó que el bloque militar no ha debatido la situación en sus reuniones.

    El secretario general de la OTAN calificó a Grushkó como un embajador "experimentado".

    "Pese a las discrepancias es importante organizar el diálogo", aseveró.

    Según informó, la OTAN y Rusia lograron establecer un diálogo regular sobre una serie de asuntos.

    "Un diálogo regular y consciente con Rusia es importante para nosotros, desde verano de 2016 tuvimos cinco reuniones lo que certifica que logramos establecer un diálogo regular con Rusia sobre determinadas cuestiones", declaró.

    El secretario general agregó que el presidente del Comité Militar de la OTAN, general checo Petr Pavel, abordó con el jefe del Estado Mayor General ruso, Valeri Guerásimov, el desarrollo de los contactos militares entre las dos partes.

    La Alianza Atlántica sigue aspirando a mejorar las relaciones con Rusia, dijo el secretario general de la OTAN.

    "La OTAN continuará aspirando a mejorar la relaciones con Rusia", señaló.

    Subrayó que "Rusia es un vecino de la OTAN y seguirá siéndolo".

    "No queremos una nueva guerra fría, no queremos una nueva carrera armamentista", recalcó.

    La última reunión del Consejo OTAN-Rusia se celebró el pasado 13 de julio y fue el segundo encuentro en cuatro meses en medio de la pugna por el acercamiento de la maquinaria bélica del bloque a las fronteras rusas.

    Los interlocutores intercambiaron información sobre sus respectivas maniobras, Zapad 2017 (Rusia y Bielorrusia) y Trident Javelin (OTAN), debatieron medidas para disminuir el riesgo de incidentes militares y analizaron la situación en países como Ucrania o Afganistán.

    La Alianza Atlántica cesó todo tipo de cooperación práctica y militar con Moscú en abril de 2014, tras la reincorporación de Crimea a Rusia en virtud de un referéndum en el que más del 96% de los votantes en la península avaló esta opción.

    Además: El plan europeo que "pone en peligro los intereses de EEUU en Europa"

    En 2016, luego de casi dos años de receso, por iniciativa de la OTAN se llevaron a cabo tres reuniones del Consejo que se centraron en la crisis en Ucrania, temas de seguridad en Afganistán y los riesgos relacionados con el incremento de las actividades militares de la Alianza junto a las fronteras occidentales rusas.

    Además:

    La compra de los S-400 a Rusia por parte de Turquía enfurece a EEUU
    Turquía saca a EEUU de sus casillas con los S-400
    Poroshenko teme que tropas rusas permanezcan en Bielorrusia tras los ejercicios Zapad 2017
    Lituania: los cazas de la OTAN escoltaron tres veces los aviones rusos
    Etiquetas:
    S-400 Triumf, relaciones, OTAN, Turquía, EEUU, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik