Widgets Magazine
00:14 GMT +318 Septiembre 2019
En directo
    Un caza estadounidense F-16, capaz de portar bombas atómicas B61

    Tentación nuclear: contra quién apunta la nueva bomba de EEUU

    CC BY 2.0 / billy1125 / F-16
    Defensa
    URL corto
    491
    Síguenos en

    La reciente prueba de la bomba nuclear B61-12 en el desierto de Nevada por parte de EEUU pone de relieve que los estadounidenses lograron convertir los aviones tácticos en verdaderos portadores de armas nucleares. Andréi Kots, columnista de Sputnik, analiza dónde podría usar el país norteamericano la nueva arma.

    Ilusión de seguridad

    La bomba de aviación B61 —de 320 kg de peso, 3,5 metros de largo, 33 cm de diámetro y una capacidad de combate de 0,3 a 340 kilotones— entró en servicio de la Fuerza Aérea de EEUU en 1968.

    Actualmente, existen 12 modificaciones de esta arma: cuatro bombas (3ª, 4ª, 7ª y 11ª) están en servicio, tres no entraron en la fase de producción en serie y el resto fue retirado.

    Kots señala que se desconoce el número exacto de estas bombas listas para el uso en combate, pero desde 1968 se produjeron más de 3.000 B61 de diversas modificaciones. Hoy en Europa hay alrededor de 180 bombas B61 de versiones tácticas, principalmente la 11ª modificación adoptada en 1997.

    Lea más: Alemania defiende el arsenal nuclear estadounidense en su territorio

    La creación de una nueva versión de un arma antigua indica que EEUU tiene la intención de modernizar su arsenal de armas nucleares tácticas, opina el columnista.

    La peculiaridad de la B61-12 es que es guiada y precisa, lo que permite lanzarla a cierta distancia de la meta. Otra característica de la B61-12 es la construcción reforzada para su transporte sobre la superficie externa del avión a velocidad supersónica. Se estima que la bomba estará operativa para los años 2019-2020.

    La potencia de una B61-12 es de unos 50 kilotones (dos o tres veces la de la bomba de Hiroshima), y la probable desviación del objetivo no excede de 30 metros. Por lo tanto, las nuevas armas serán capaces de alcanzar objetivos individuales: búnkeres fortificados, puestos de mando y control, aeródromos militares.

    Sin embargo, los críticos estadounidenses advierten de que una munición nuclear relativamente baja y precisa puede reducir las limitaciones para su uso. La administración militar y política del país puede caer en la tentación de usarla incluso en conflictos armados de baja intensidad. Es decir, este artefacto puede crear la ilusión de la seguridad del uso de armas nucleares, asegura Kots.

    Blancos de la bomba

    Al mismo tiempo, muchos especialistas militares dudan de que las nuevas armas nucleares de EEUU puedan representar amenaza alguna para los Estados desarrollados tecnológicamente. Para llegar a la zona de ubicación del objetivo, la aeronave tendrá que entrar en el área de la defensa aérea enemiga. El rango del vuelo de la B61-12 sigue siendo inferior a los misiles antiaéreos. Por lo tanto, su portador corre el riesgo de ser derribado.

    "Si el Estado dispone de armas de alta tecnología y radares capaces de detectar una aeronave cerca de sus fronteras nacionales, la bomba no alcanzará su objetivo", comentó a Sputnik el analista Serguéi Sudakov, miembro de la Academia de Ciencias Militares.

    Sudakov recordó que Rusia dispone de sistemas antiaéreos S-300 y S-400 que garantizan la seguridad del país.

    ​Según el analista, el almacenamiento de estas bombas en Europa es más bien un paso político de EEUU con el fin de proporcionar apoyo moral a sus aliados de la OTAN. Así que la B61-12 no representa una amenaza directa para Rusia, sino indirecta.

    El analista explicó que el desarrollo de la 12ª modificación de esta bomba nuclear está dirigido contra los países que no representan una grave amenaza para la aviación estadounidense desde las perspectivas estratégica y táctica. Por ejemplo, podría ser Corea del Norte, cuya defensa antiaérea está obsoleta.

    "Supongamos que EEUU lanza una bomba nuclear sobre Pyongyang. Es muy probable que el régimen de Kim Jong-un deje de existir. Es una gran tentación solucionar un conflicto prolongado con un solo ataque. No obstante, la nube radiactiva de la explosión podría llegar al Lejano Oriente ruso", advirtió Sudakov.

    Al principio de la invasión estadounidense de Afganistán en 2001, el entonces secretario de Estado de EEUU, Colin Powell, sugirió utilizar armas nucleares tácticas contra los talibanes. Afortunadamente, la idea no encontró apoyo. De lo contrario, el sur de Rusia podría haber sufrido precipitaciones radiactivas.

    Por lo tanto, de acuerdo con el analista, Rusia debería temer que los estadounidenses atacasen a sus vecinos. "Debemos hacer todos los esfuerzos diplomáticos para evitar una catástrofe", declaró Sudakov.

    Sin embargo, existen otras opiniones. Según Ígor Korótchenko, director de la revista Natsionalnaya Oborona, la B61-12 podría utilizarse como arma de agresión contra Rusia.

    "Durante los ejercicios, incluyendo los del mar Báltico, la Fuerza Aérea de la OTAN ha entrenado en varias ocasiones la realización de ataques nucleares tácticos contra objetivos situados en el noroeste de Rusia", comentó a Sputnik.

    Actualmente, en el territorio de Letonia, Lituania y Estonia hay tres bases capaces de recibir los aviones tácticos de la OTAN, observó.

    Sin embargo, esta amenaza también puede ser anulada. Los sistemas de misiles tácticos Iskander-M, ubicados en Kaliningrado, son capaces de alcanzar estas bases.

    Le puede interesar: Carrera armamentista en Kaliningrado: ¿Podría la defensa rusa contener una avanzada de la OTAN?

    Además:

    La macabra implicación detrás de las 'minibombas nucleares' de EEUU
    Fuerza Aérea de EEUU realiza prueba de bomba atómica B61 sin carga
    Los cazas F-35 podrían ser equipados con bombas nucleares antes de lo previsto
    Etiquetas:
    amenaza, armas nucleares, seguridad, B61-12 (bomba nuclear), EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik