En directo
    Radiolocalizador mostrado en el Salón Aeroespacial Internacional MAKS

    Escudo radioelectrónico: sistemas rusos que dejan al enemigo sin sus sofisticadas armas

    © Sputnik / Alexéi Filipov
    Defensa
    URL corto
    6860

    Los conflictos bélicos del futuro parecen mostrar una dependencia cada vez mayor de los sistemas radioelectrónicos. Es por eso que las principales potencias han puesto el foco en desarrollar todo tipo de contramedidas. Sputnik contactó con varios especialistas en la materia para entender en qué situación se encuentra Rusia en este ámbito.

    Especialistas de las divisiones de guerra radioelectrónica de las Fuerzas Armadas de Rusia lograron neutralizar la capacidad de ataque y navegación del hipotético bombardero enemigo durante los ejercicios militares que tienen lugar cerca de la ciudad de Volgogrado. Según el servicio de prensa del comando del Distrito Militar Sur, los operadores de los sistemas móviles Krasukha-4 levantaron una densa red de interferencias y 'cegaron' los sistemas de navegación y de guiado de armas de alta precisión de la nave Su-34, que realizaba el papel de enemigo virtual durante las maniobras.

    "Estas pruebas demostraron una vez más que, en la guerra moderna, un corte quirúrgico puede ser más eficiente que un golpe con una maza. Para sacar del combate a equipos de guerra supermodernos, llenos de electrónica, es suficiente con presionar un botón del sistema de defensa electrónica", enfatizó en Sputnik el analista en temas militares Andréi Kots.

    Engañando a los misiles

    De esto último parece ser perfectamente consciente el alto mando ruso. A mediados de mayo, el asesor del director del Consorcio de Tecnologías Radioelectrónicas (KRET), Vladímir Mijeev, compartió con los periodistas que su empresa tiene planes de incrementar próximamente los niveles de producción en un 20-30%. Además, para finales del 2017 se planea crear dos grupos de trabajo para diseñar los sistemas de guerra radioelectrónica: uno para las fuerzas terrestres y otro para las navales.

    De todas las Fuerzas Armadas rusas, la aviación es la que está mejor equipada para el combate radioelectrónico. Según informó el propio Mijeev en el marco del Foro Internacional Técnico Militar Army 2017, de los más de 100 cazas Su-34 con las que cuentan las Fuerza Aeroespaciales de Rusia, todos están equipados con sistemas Khibiny-10V. Estos en particular pasaron con éxito el 'bautismo de fuego' en Siria.

    Los Khibiny le proporcionan a las naves protección individual, complicando el guiado de los misiles enemigos, así como dificultando su detección por los radares. Los helicópteros Ka-52 y Mi-8MT cuentan con un sistema de capacidades similares, llamado Vitebsk.

    Lea más: Caza ruso es capaz de esconder un escuadrón entero de aviones de los radares enemigos

    Pero las esperanzas del Ministerio de Defensa de Rusia están ahora puestas en el futuro sistema Tarantul. La especificación técnica de este sistema de combate radioelectrónico es un secreto de Estado, pero, según la poca información que se publica en los medios rusos, se conoce que ya está siendo explotado en modo de pruebas. Se estima que una sola nave equipada con el Tarantul sería capaz de cubrirse de misiles no solo ella misma, sino también a otras naves a su alrededor.

    Respuesta asimétrica

    Los sistemas de combate radioelectrónico más populares en el Ejército ruso, sin duda, son los de la familia de aparatos Krasukha. Sus capacidades técnicas y tácticas también se mantienen en secreto, pero se ha filtrado que es capaz de abolir los sistemas de reconocimiento óptico-electrónicos de las naves no tripuladas, así como los radares terrestres y aéreos del potencial enemigo.

    En un futuro no muy lejano, estos sistemas serán capaces de combatir objetivos en alturas superiores, alcanzando incluso la órbita baja de la Tierra. De esta manera, los Krasukha podrán desactivar a distancia satélites espías y crear a su alrededor una zona de exclusión que el enemigo no será capaz de sondear.

    El Consorcio de Tecnologías Radioelectrónicas (KRET) presenta sus sistemas en el Salón Aeroespacial Internacional MAKS
    © Sputnik / Mikhail Voskresenski
    El Consorcio de Tecnologías Radioelectrónicas (KRET) presenta sus sistemas en el Salón Aeroespacial Internacional MAKS

    Según indicaron los ingenieros de KRET durante el Salón Aeroespacial MAKS 2017, celebrado en Moscú del 18 al 23 de julio, estas nuevas capacidades ya están siendo probadas.

    "Desde los tiempos de la Guerra Fría, EEUU se centró en alcanzar y preservar la superioridad numérica, principalmente en la aviación y medios de destrucción navales. (…) Por eso hemos tomado medidas de respuesta asimétricas. Por ejemplo, a día de hoy, ningún país salvo Rusia ha logrado poner en servicio sistemas automatizados de combate radioelectrónico", compartió con Sputnik el director de la revista militar Arsenal Otechestva (Arsenal de la Patria, en ruso), Víktor Murajovski.

    Los estadounidenses ya han tenido la oportunidad de enfrentarse en la práctica con modernos sistemas de guerra electrónica. El 4 de diciembre del 2011, los militares iraníes lograron tomar el control y cambiar el rumbo del más moderno dron furtivo RQ-170 Sentinel, operado por la Fuerza Aérea de EEUU. Los medios estadounidenses se apresuraron entonces a asegurar que la nave no tripulada sufrió fallos y fue derribada. No obstante, ya para el 9 de diciembre, la televisión iraní mostró el aparato sin ningún daño aparente.

    Conozca más: Expertos opinan a qué se debe la creciente demanda global de los S-400 rusos

    Cómo logró Irán tomar el control sobre el aparato no ha sido revelado, pero los analistas insinúan que podría haberse tratado de un sistema de combate radioelectrónico entregado al país persa por parte de Rusia o China con el fin de probarlo en condiciones reales.    

    Etiquetas:
    lucha radioelectrónica, Tarantul (equipo de lucha radioelectrónica), Krasukha-4, Khibiny (equipo de lucha radioelectrónica), KRET, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik