En directo
    Defensa
    URL corto
    883
    Síguenos en

    En la actualidad, Washington justifica la presencia de sus tropas en Siria por la lucha contra el terrorismo internacional. Sin embargo, según destacó recientemente el jefe de operaciones especiales de EEUU, el general Raymond Thomas, la caída definitiva de Daesh dejará al Pentágono sin argumentos para seguir violando la soberanía siria.

    "Estamos operando en un país soberano, Siria. Los rusos, que los respaldan, ya les dijeron a los turcos que no son bienvenidos en Siria. No está muy lejos el día en que los rusos nos pregunten: '¿Qué hacen aún en Siria, EEUU?'", explicó Thomas a los asistentes al Foro de Seguridad de Aspen.

    El general reconoció, además, que la presencia de las tropas estadounidenses puede ser fácilmente cuestionada en términos de derecho internacional.

    Lea más: Un general estadounidense revela la desventaja que tiene EEUU frente a Rusia en Siria

    El experto en materia militar y jefe del centro de estudios Kassad, Borís Rozhin, opina que la decisión de quedarse o no en Siria no es algo que corresponda a los militares, sino a los políticos. Si la Administración estadounidense decide quedarse —y, probablemente, esa sea su intención— lo hará.

    "Desde un punto de vista jurídico, EEUU, por supuesto, no tiene ninguna justificación para establecerse en el territorio de Siria, un país soberano. Por supuesto, ahora están utilizando la guerra contra Daesh como excusa para sus violaciones del derecho internacional, pero, tan pronto como termine la guerra, será imposible continuar haciéndolo", compartió Rozhin, en declaraciones a la agencia FAN.

    En ese caso, EEUU puede optar por dos caminos, opina el experto.

    En primer lugar, Washington puede "actuar de acuerdo a la ley" y retirar sus tropas y bases militares del territorio de Siria, sin embargo, este desenlace es poco probable, considera Rozhin.

    En segundo lugar, EEUU puede volver a la estrategia de desacreditación del Gobierno de Bashar Asad y así justificar su presencia en el país árabe bajo el pretexto de la defensa de los derechos humanos, por razones humanitarias, de seguridad regional o para ayudar al proceso de paz en el país.

    En comparación con los tiempos de Barack Obama, los niveles de acusaciones infundadas contra el 'régimen de Asad' por parte de EEUU y sus aliados han disminuido. No obstante, asegura Rozhin, esto es solo la calma antes de la tormenta: en cuanto caiga el último bastión de Daesh, la campaña de desprestigio retomará niveles incluso más altos.

    "Para empezar, creo que se organizará otra provocación con armas químicas. Después de eso, Trump dirá que Asad ha cruzado la línea roja y que ya no representa el Gobierno legítimo en Siria. Por lo tanto, ya no podrá señalar a las tropas estadounidenses qué hacer y dónde estar", continúa Rozhin.

    Lo más probable, concluye el especialista, es que EEUU intente mantener el control sobre el Kurdistán sirio, en el norte del país. La llamada 'zona de responsabilidad' en el sur, probablemente sea ocupada por tropas de Jordania, bajo la excusa de que Damasco es incapaz de vigilar los controles fronterizos con ese país.

    De esta manera se habría repetido el guion de los Altos del Golán, un territorio originalmente sirio ocupado por Israel desde 1967, a pesar de que la comunidad internacional lo considera oficialmente un 'territorio ocupado'.

    Además:

    Damasco a la ONU: la 'coalición ilegítima' de EEUU tendrá que pagar por destruir Siria
    ¿Por qué el dragón asiático ha puesto sus ojos en Siria?
    EEUU lo reconoce: Rusia lo derrotó en Siria
    Firman los protocolos de la zona de distención de Guta Oriental en Siria
    Etiquetas:
    Daesh, Borís Rozhin, EEUU, Siria
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik