En directo
    Defensa
    URL corto
    9691
    Síguenos en

    La decisión de China de llevar a cabo maniobras conjuntas con Rusia en el Báltico demuestra que el nivel de cooperación en el ámbito militar los convierte, de hecho, en aliados a pesar de que ambos oficialmente no formen un bloque militar, opina el experto Vasili Kashin en una entrevista a Sputnik.

    Pekín envío su novedoso destructor Changsha —del proyecto 052D— junto con la fragata Yuncheng —del proyecto 054A— al mar Báltico con el objetivo de  participar en las maniobras ruso-chinas Cooperación Marítima 2017 que tendrán lugar en el próximo julio. El entrevistado señala que este evento marcará un hito en las relaciones militares de China y Rusia y probablemente las llevará a un nuevo nivel.

    Los ejercicios Cooperación Marítima 2017 constarán de dos partes: la primera se celebrará en el mar Báltico, y la segunda —de mayor envergadura— en los mares de Japón y de Ojotsk, ambos situados en Lejano Oriente ruso.

    "Como de costumbre, las partes indican que las maniobras tienen carácter 'humanitario' y 'antiterrorista'. No obstante, es bien conocido el hecho de que todos los ejercicios de Cooperación Marítima anteriores en realidad fueron un entrenamiento cuya meta principal era perfeccionar la cooperación en caso de una guerra local", recalcó.

    Los anteriores fueron entrenamientos para contrarrestar ataques aéreos y luchar contra submarinos del enemigo así como para usar misiles antibuque. Moscú y Pekín ya realizaron antes maniobras en dos etapas en el año 2015: en aquel entonces la primera fase tuvo lugar en la parte este del mar Mediterráneo, que es la zona tradicional de la presencia de todas las potencias mundiales, dijo Kashin.

    Lea más: Un Su-27 ahuyenta al F-16 que intentó acercarse al avión del ministro ruso de Defensa

    La decisión de celebrar las siguientes maniobras en el Báltico se debe al alza de las tensiones en esta región y a las discrepancias crecientes entre Rusia y la OTAN. Últimamente la Alianza intensificó sus actividades en el área al aumentar el número de maniobras, 'intercepciones' aéreas y vuelos de aviones de reconocimiento.

    "Ya se puede concluir que a partir del año 2015 las maniobras de Rusia y China se fueron acercando cada vez más a las posibles zonas de conflicto adyacentes a sus fronteras. Cabe señalar que China está construyendo la gran armada oceánica, destinada a operar en partes lejanas del mundo", manifestó el entrevistado.

    La Flota china avanza poco a poco en el océano Atlántico y las maniobras en el mar Báltico pueden ayudar a las tripulaciones de los buques chinos a conocer las condiciones de esta región, agregó Kashin. El analista supuso que pronto después de la aparición de los buques chinos el Atlántico vería la presencia de los submarinos del gigante asiático, lo que posiblemente haría la situación mucho más intensa.

    Además:

    El mayor temor de EEUU respecto a Rusia y China
    La unión de los Ejércitos de Rusia y China enfriará las 'cabezas calientes' en Occidente
    Etiquetas:
    maniobras, Yuncheng, Changsha, Cooperación Marítima 2017, mar Báltico, China, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook