En directo
    Maniobras navales del buque estadounidense USS Scout en el estrecho de Ormuz

    'La guerra después de Daesh': ¿Ha abierto Trump la puerta a un conflicto con Irán?

    CC BY 2.0 / DVIDSHUB
    Defensa
    URL corto
    54489241

    Las fuerzas estadounidenses han abierto fuego contra las fuerzas respaldadas por Irán en Siria en tres ocasiones durante el último mes. Los expertos temen que las crecientes tensiones podrían convertirse fácilmente en un espeluznante conflicto no planeado, señala Julian Borger, autor del artículo para el diario The Guardian.

    El desierto en el este de Siria se está convirtiendo en un escenario de confrontación entre EEUU e Irán. Un posible punto de enfrentamiento se encuentra en Yemen, donde Washington y Teherán respaldan a fuerzas opuestas en una guerra que ya lleva dos años.

    Asimismo, un buque de la Armada iraní se acercó el 14 de junio a 800 yardas —menos de un kilómetro— de una flotilla estadounidense alrededor del estrecho de Ormuz.

    Encuentros de este tipo no son raros en Ormuz; sin embargo, el contexto ahora sí que es diferente, subraya el autor. "La nueva Administración en Washington es caótica, pero está unida en el deseo de frenar la influencia iraní en la región".

    Lea más: EEUU acusa a Irán de poner en peligro la navegación en el estrecho de Ormuz

    Los contactos de alto nivel, establecidos entre Washington y Teherán por la Administración Obama, fueron anulados, observa Borger. Desde la Casa Blanca, Donald Trump mantiene una ferviente retórica anti-Irán.

    El mandatario de EEUU calificó la influencia iraní, así como a Daesh y Al Qaeda, como una amenaza global. Cuando Teherán sufrió un ataque terrorista el 7 de junio, Trump sugirió que el Gobierno iraní tenía la culpa de ello.

    "Subrayamos que los Estados que patrocinan el terrorismo corren el riesgo de ser víctimas del mal que promueven", declaró en un comunicado la Casa Blanca.

    ​Trita Parsi, jefe del Consejo Nacional Iraní-Estadounidense, publicó este mes un libro titulado 'Perdiendo un Enemigo: Obama, Irán y el Triunfo de la Diplomacia' ('Losing an Enemy: Obama, Iran and the Triumph of Diplomacy', en inglés).

    "Al ir a Arabia Saudí y declarar que iba a haber un aislamiento total de Irán, Trump no solo cerró la ventana para un diálogo, sino abrió una puerta para una potencial guerra con Irán", escribió.

    Robert Malley, alto funcionario de la Casa Blanca que ayudó a negociar el acuerdo nuclear, señaló que "tres de los lugares más peligrosos del mundo hoy en día están en Yemen, la zona entre el este de Siria y el oeste de Irak y los pasillos del Congreso de Estados Unidos".

    La Administración Trump asegura que todavía está revisando la política de Irán, pero el secretario de Estado, Rex Tillerson, afirmó al Senado la semana pasada que EEUU "trabajará para apoyar aquellos elementos dentro de Irán que puedan conducir a una transición pacífica".

    Lea también: Tillerson acusa a Irán de agravar la situación en Oriente Próximo

    A los oídos del Gobierno iraní, eso suena como un regreso al espíritu de cambio de régimen de la era Bush, señala Borger.

    El homólogo iraní de Tillerson, Mohammad Javad Zarif, comentó al respecto en Twitter: "Por su propio bien, los funcionarios estadounidenses deberían preocuparse más por salvar su propio régimen que por cambiar el de Irán, donde acaba de votar el 75% de la población".

    Según el autor, existe una creciente preocupación entre los aliados estadounidenses en Europa de que el Gobierno de Trump haya adoptado una postura hacia Irán antes de decidir la estrategia.

    No obstante, no toda la creciente tensión es culpa de Trump. El desarrollo del campo de batalla en Siria e Irak lleva a Irán y EEUU hacia una colisión.

    "A medida que Daesh desaparece del mapa, existe el peligro de que desaparezca también la tolerancia entre los grupos chiíes, apoyados por los iraníes, y los grupos respaldados por EEUU", advirtió Ilan Goldenberg, exfuncionario del Departamento de Estado de EEUU, citado por el autor.

    Varios expertos coinciden en que se está aproximando una nueva fase de la guerra.

    "Irán ya se está preparando para esa próxima fase y ha comenzado a tomar medidas para ganarla. EEUU todavía está enfocado en Daesh, como si fuera la única prioridad estratégica en la región", cita el periodista a Jennifer Cafarella, experta del Instituto de Estudios de la Guerra.

    La decisión de EEUU de abrir un nuevo frente contra Daesh en el desierto del sureste de Siria y establecer un puesto de avanzada en Al Tanf es un desafío a las aspiraciones iraníes de controlar el corredor de Teherán a Damasco y a Beirut.

    Lea más: Drones iraníes vuelan sobre portaviones estadounidenses

    "Parece que los iraníes, Asad, las milicias iraquíes, movilizadas por Irán, han decidido que no permitirán que EEUU tenga rienda suelta para ganar más territorio en el desierto sirio", afirmó Nicholas Heras, experto de la región del Centro para una Nueva Seguridad Estadounidense.

    Actualmente, EEUU ha reforzado su posición en el área mediante el despliegue de un sistema de misiles Himars. Pero no está claro hasta qué punto los estadounidenses van a mantener el control, subraya el periodista. El secretario de Defensa, James Mattis, ha priorizado la lucha contra Daesh y la amenaza que proviene de Corea del Norte.

    Ante la ausencia de una estrategia global de la Casa Blanca, algunos temen que las decisiones tácticas puedan llevar a un conflicto más amplio no deseado, concluye Borger.

    Además:

    "América ha vuelto de nuevo": Trump arremete contra Irán
    La nueva 'OTAN árabe': la verdadera razón detrás de la visita de Trump a Riad
    EEUU se aproxima a una guerra contra Asad y Rusia
    El 'gran juego' de Oriente Próximo: Turquía se une a Irán y Catar
    ¿Soplan los vientos de la Tercera Guerra Mundial desde Oriente Medio?
    Etiquetas:
    conflicto, guerra, Daesh, Siria, Irán, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik