Widgets Magazine
En directo
    El submarino Dmitri Donskoi

    ¿Qué hará el submarino atómico ruso más grande del mundo en el Báltico?

    © Sputnik / Serguéi Piatakov
    Defensa
    URL corto
    5561

    Dmitri Donskoi es el último sumergible del proyecto 941 Tiburón —Typhoon, según la clasificación de la OTAN— que queda en servicio de la Armada rusa.

    El proyecto 941 Tiburón pertenece a la serie más grande del mundo de sumergibles atómicos. Fueron construidos en la URSS, pero, debido a los recortes de los fondos en el ámbito militar tras el colapso del Estado, se tomó la determinación de reciclar cinco de las seis naves para dejar solo una.

    El submarino tiene 173 metros de largo, lo que es equiparable a la altura de un edificio de 10 plantas. Su munición puede alcanzar las 200 cabezas nucleares e incluir 20 misiles intercontinentales nucleares. Su potencia es seis veces mayor que la de la bomba atómica de Hiroshima, destaca Wan Xiaoi en su artículo para Xinxi Shibao.

    En respuesta a la concentración de fuerzas de la OTAN en las inmediaciones de la frontera con Rusia, el comando militar del país ha decidido reubicar al gigante nuclear de la Flota del Norte en la Flota del Báltico, agrega el autor.

    ¿Para qué tomó Rusia esta decisión?

    El mar Báltico cuenta con una alta densidad de almacenamiento de equipo militar europeo. Rusia dispone de dos bases aéreas militares y navales allí, mientras que los países de la OTAN también están incrementando su presencia en la región.

    Recientemente, la Alianza Atlántica llevó a cabo ejercicios militares en el Báltico. Estas maniobras han causado una reacción inmediata de Moscú: la Armada de Rusia también efectuó una serie de ejercicios navales y aéreos para tomar medidas en caso de un posible ataque. Asimismo, Rusia y Bielorrusia mantienen ejercicios conjuntos con el uso de armas electrónicas.

    Algunos expertos creen que la aparición del submarino Dmitri Donskoi en el Báltico es una respuesta a las acciones de la OTAN, señala Wan Xiaoi.

    Sucesores del submarino

    A pesar de todas sus ventajas, los Typhoon ya no se pueden utilizar para los fines inicialmente previstos, puesto que su equipo técnico se ha quedado obsoleto.

    Los sucesores del proyecto son los submarinos nucleares Borei y Yasen. Los sumergibles del proyecto Yasen, gracias a su capacidad de combinar diferentes tipos de proyectiles, pueden realizar una amplia gama de tareas: destrucción de objetos terrestres, cruceros y submarinos de varios tipos.

    Desde 1996, Rusia comenzó a desarrollar cruceros submarinos de misiles balísticos Borei. Paralelamente, se puso en marcha la elaboración del nuevo sistema para misiles de combustible sólido Bulava. De acuerdo con los cálculos de los especialistas, la modernización de un solo buque Typhoon va a costar más que la construcción de dos submarinos nucleares de la serie Borei.

    Al mismo tiempo, Rusia ha reiterado en numerosas ocasiones que no representa una amenaza para nadie y su único objetivo es defender a su país y su pueblo.

    Además:

    El submarino ruso más formidable entra en calor
    Submarino nuclear ruso se deshace de sus misiles para servir a la ciencia
    ¿Para qué servirán las alas del futurista submarino ruso?
    Etiquetas:
    submarinos, flota, submarinos nucleares, armas, Dmitri Donskoi, Borei, Yasen, mar Báltico, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik