En directo
    Defensa
    URL corto
    2210
    Síguenos en

    China suele alabar sus misiles guiados, construidos para lanzar ofensivas contra los portaviones nucleares estadounidenses, escribe el experto en defesa James Holmes.

    En su artículo para The National Interest, el autor apunta que los misiles balísticos antibuque DF-21D y DF-26 se han convertido en un pilar de la estrategia de antiacceso y de negación de área-A2/AD- de China.

    Lea más: El portaviones más caro de la historia sigue sin funcionar

    Recientemente Pekín informó que el Ejército Popular de Liberación de China ya es capaz de utilizar los misiles DF-21D para "atacar buques, incluidos portaviones" a una distancia de cerca de 1.450 kilómetros.

    "Terrible. Pero la Marina de EEUU tiene sus propios asesinos de portaviones. O, más exactamente, sus propios asesinos de buques: lo que es capaz de inhabilitar o hundir un portaviones es capaz de hundir buques más pequeños", destaca el autor.

    Asimismo, el armamento antibuque estadounidense se va multiplicando en números, gama, y letalidad a medida que la Marina "se despierta de sus vacaciones después de la Guerra Fría".

    No obstante, incluso a Washington le quedan varios motivos para preocuparse. Por ejemplo, el alcance del DF-21D, de 1.450 kilómetros supera ampliamente el alcance de las naves aéreas basadas en portaviones. De esta manera, un buque de guerra de este tipo podría convertirse en víctima de los misiles chinos justo después de entrar en cualquier campo de batalla en el Pacífico oriental.

    Además, según se informó durante el desfile militar de Pekín de 2016, la nueva versión —DF-26- tendría un alcance máximo de entre 2.900 y 4.000 kilómetros.

    Desde una perspectiva atlántica, una ofensiva desde la costa de China a un portaviones desplegado al este de Guam "es como impactar a un buque que navega al este de Groenlandia desde una plataforma de misiles ubicada en el centro de Washington".

    De esta manera, alcanzar Guam sería peligroso para las fuerzas viajando hacia al oeste desde Hawái o la costa occidental de EEUU, mientras las unidades basadas en Guam, Japón u otros lugares del Pacífico este "vivirían bajo la constante sombra de un ataque con misiles".

    Vea también: Lo que quieren decir al mundo los nuevos portaviones de China

    No obstante, prosigue Holmes, el Ejército de China nunca ha probado los misiles DF-21D sobre el mar a lo largo de los cinco años posteriores a su primer despliegue. El DF-36 ha sido sometido a menos pruebas aún.

    "Al mismo tiempo, un misil balístico antibuque será una pieza útil si los ingenieros chinos lo han hecho funcionar. El Ejército de EEUU no tiene análogos de la familia china de este tipo de misiles, ni lo tendrá en un futuro próximo", explica el autor.

    Washington está obligado por un tratado a no desarrollar misiles balísticos de medio alcance, que serían comparables  a los DF-21D y DF-26. Asimismo, incluso si EEUU cancela hoy sus compromisos en materia de tratados, tardará años —si no décadas- para diseñar, probar y lanzar un misil balístico de este tipo.

    El autor también subraya que los submarinos de ataque nucleares son los "caballos de batalla" en la operaciones navales de EEUU. De esta manera, el Congreso del país ha cometido un grave error al reducir su número de 53 barcos a 41 para el año 2029.

    Pekín, por su parte, está aumentando su flota de submarinos nucleares de propulsión hasta 78 para 2020. Asimismo, Rusia está rejuveneciendo su potencial de sumergibles silenciosos, señala Holmes.

    Los submarinos de EEUU siguen siendo los verdaderos asesinos de portaviones, pero el gigante asiático, por el momento, ha botado tan solo dos portaviones, por lo cual hablar de una guerra de portaviones es "un discurso algo futurista", explica.

    Le puede interesar: Nuevo portaviones chino: ¿nace otro hermano del Almirante Kuznetsov?

    Holmes continúa que para 2020 EEUU ya obtendrá el armamento antibuque necesario para poder hacer frente al arsenal de China. Por el momento, el país norteamericano dispone de los misiles de crucero Harpoon, ya de edad bastante avanzada, del alcance de cerca de 100 kilómetros.

    "Esto palidece en comparación con las llamadas 'aves navales' del Ejército de China —sobre todo el YJ-18- que cuentan con un rango de 290 millas náuticas de alcance", profundiza.

    De esta manera, la flota de China es una "flota fortaleza", que "se aloja con seguridad dentro del alcance de las defensas terrestres" y complementa su propia potencia de fuego para lograr resultados satisfactorios contra un antagonista más fuerte.

    Aviones en el portaviones Almirante Kuznetsov
    © Foto : Servicio de Prensa de la Flota del Norte
    Sin embargo, este tipo de flotas suelen "enfrentarse a un destino sombrío" en un combate en mar abierto, sin poder contar con la ayuda de los sistemas terrestres.

    En todo caso, concluye Holmes, la flota china dispone de numerosos aeródromos y armamento móvil capaz de lanzar ofensivas a cientos de kilómetros mar adentro. Y aunque la Marina de Guerra de EEUU sigue siendo más fuerte en un combate en mar abierto, el resultado de un combate cerca de las costas es poco predecible.

    Además:

    Dinero al agua: el portaviones más caro del mundo entra en servicio de EEUU
    El nuevo portaviones chino envía un mensaje político
    Lo que la Marina de EEUU no quiere que sepas: Francia 'hundió' un portaviones estadounidense
    Etiquetas:
    misiles, conflicto armado, portaaviones, EEUU, China
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook