Widgets Magazine
21:28 GMT +320 Septiembre 2019
En directo
    Los componentes del sistema antimisiles THAAD llegan a la base surcoreana de Osan (Archivo)

    Trump regala un argumento de oro a quienes se oponen al THAAD

    © AP Photo / las Fuerzas Armadas de EEUU
    Defensa
    URL corto
    Por
    El despliegue del complejo antimisiles THAAD en Corea del Sur (46)
    8304
    Síguenos en

    La decisión de desplegar el sistema antimisiles THAAD en el territorio surcoreano se ha convertido en un dolor de cabeza para Seúl. Los surcoreanos no solo han visto entorpecidas sus relaciones con China, sino que también se enfrentan ahora a Washington.

    La razón es que EEUU quiere ahora que Seúl desembolse 1.000 millones de dólares por el escudo, explica un reciente artículo de Rossiyskaya Gazeta.

    Al parecer, el Gobierno de Corea del Sur respiró con alivio cuando el nuevo presidente estadounidense, Donald Trump, asumió el cargo. Sin embargo, poco más de 100 días después de la investidura, se hacen realidad las peores pesadillas de Seúl, prosigue la publicación.

    Ha sido la insistencia del propio Trump la que finalmente ha provocado que muchos ciudadanos del país asiático se pregunten si de verdad hace falta un escudo de defensa antimisiles estadounidense en su territorio, añade el medio.

    Todo empezó cuando el dirigente norteamericano expresó por primera vez que le gustaría que Seúl pagara 1.000 millones de dólares por el despliegue del THAAD en Corea del Sur.

    Lea también: Las fuerzas especiales de Corea del Norte, ¿el arma más peligrosa de Pyongyang?

    El Ministerio de Defensa surcoreano no tardó en responder que no tenía la menor intención de sufragar el escudo, si bien añadió que el país está comprometido con los acuerdos vigentes. Según lo estipulado, Corea del Sur únicamente cede una parcela de terreno y es Washington quien transporta la batería antimisiles. El uso y el mantenimiento del THAAD corren a cargo de EEUU.

    La parte estadounidense presentó un nuevo enfoque y declaró que los acuerdos existentes estarán en vigor hasta que se lleven a cabo nuevas negociaciones. Al mismo tiempo, un consejero del mandatario estadounidense manifestó que Washington no solo quiere que Seúl pague por el THAAD, sino que aumente también la recompensa por el estacionamiento de las tropas estadounidenses en el país asiático.

    La rígida postura de Estados Unidos y las reacciones al respecto del Gobierno surcoreano causaron una ola de indignación en Corea del Sur. Ahora la situación no le conviene a nadie. La sociedad surcoreana, dividida entre partidarios y detractores del despliegue del THAAD, se muestra unida ahora en torno a su irritación ante esta incertidumbre, según pone de relieve el artículo del medio ruso.

    Unos acusan a Washington de traición, otros dicen que el Ejecutivo surcoreano en funciones debe posponer la decisión sobre el emplazamiento del sistema antimisiles estadounidense hasta que asuma sus funciones el nuevo presidente del país. Los comicios están programados para el 9 de mayo.

    Desde el punto de vista del Gobierno surcoreano, el peor de los posibles escenarios se está abriendo camino a día de hoy: el emplazamiento del THAAD ha desembocado en una disputa con Pekín y, por otra parte, con Washington. Entretanto, el Ejecutivo actual surcoreano recibe críticas a derecha e izquierda.

    Dado que existen grandes posibilidades de que los opositores al sistema DAM estadounidense en Corea del Sur terminen 'ganando la partida', Donald Trump "les regala un argumento de oro a quienes no quieren ver la batería antimisiles en su país", agrega el artículo.

    La decisión de desplegar el THAAD en Corea del Sur fue tomada a principios del año pasado. Washington y Seúl justificaron haber dado el paso por la amenaza nuclear y de misiles que proviene de Pyongyang.

    El despliegue del complejo causó airadas protestas por parte de Rusia y China, que consideran que Washington utiliza el pretexto de la amenaza norcoreana para rodear a los dos países con su sistema global de defensa antimisiles.

    Lea más: ¡No abran la Caja de Pandora! Seis sólidas razones para no bombardear Corea del Norte

    Seúl ha entregado oficialmente a los militares estadounidenses una parcela de terreno en el sureste del país. Mientras tanto, los componentes de la batería antimisiles han sido transportados al lugar de su futuro emplazamiento. Está previsto que el THAAD comience a funcionar en las próximas semanas.

    Tema:
    El despliegue del complejo antimisiles THAAD en Corea del Sur (46)

    Además:

    ¿Cuál será la respuesta de Rusia y China al THAAD estadounidense?
    Corea del Sur tras la era Park: ¿un futuro sin los THAAD de EEUU?
    "Despliegue del THAAD en Corea del Sur no amenaza a otros países"
    Etiquetas:
    THAAD (sistemas antimisiles), Donald Trump, EEUU, Corea del Sur
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik