En directo
    Submarino nuclear de la clase Virginia de EEUU (archivo)

    ¿Por qué el programa de submarinos de EEUU 'cae en picada'?

    © Wikipedia/ U.S. Navy
    Defensa
    URL corto
    54405173

    Los astilleros de EEUU apenas pueden cumplir los plazos del plan del Pentágono para renovar la flota de submarinos del país, escribe el experto en temas militares Mijaíl Jodarénok.

    En el artículo para Gazeta.ru el columnista apunta que esta incapacidad del sector de la industria militar se debe a la falta de personal capacitado y a los recursos limitados de los proveedores de componentes.

    Demasiados problemas

    La situación se agrava por el hecho de que la Armada de EEUU ha reducido el plazo de la puesta en servicio de los submarinos. Según los militares, los constructores de barcos ya han adquirido la experiencia necesaria.

    Así, en la actualidad dos submarinos de la clase Virginia entran en servicio anualmente. También se planea poner en uso los sumergibles nucleares de la clase Columbia. Además, el presidente de EEUU, Donald Trump, propuso en noviembre de 2016 aumentar el ritmo de construcción de submarinos, indica Jodarénok.

    Así, la construcción de los primeros cuatro submarinos de la clase Virginia —Block I— duró 84 meses. Los barcos de Block II —seis unidades siguientes— tardaron 74 meses. Por su parte, los sumergibles de Block III, que por el momento están en proceso de construcción, tienen tan solo 66 meses para entrar en servicio de la Armada.

    "El plazo para los submarinos del último Block IV será reducido a 62 meses", detalla el autor.

    Sin embargo, prosigue, en realidad no es tan fácil cumplirlo. De esta manera, si un solo submarino no logra cumplir los plazos establecidos, todos los demás también se detendrán. Asimismo, las pruebas se pararán, el sumergible volverá al puerto, y los constructores se verán obligados a trabajar bajo duras condiciones para mantenerse en estricta conformidad con el calendario previamente aprobado.

    Lea más: ¿El cazador cazado? El caso del submarino de EEUU que desapareció en el fondo del mar

    Una situación semejante ocurrió el 2 de marzo de 2017. El submarino nuclear Washington empezó sus primeras pruebas en el mar frente a la costa de Virginia pero casi de inmediato se enfrentó a varios problemas. El barco, construido en el astillero Huntington Ingalls Industries, ya había sufrido un retraso al no ser entregado a la Armada en el verano de 2016.

    Ventajas de los submarinos estadounidenses

    El submarino insignia de la serie Virginia entró en servicio de la Armada de EEUU en 2004. Se planea construir un total de 30 naves de este tipo, que sustituirán a los submarinos de la clase Los Ángeles, construidos entre 1976 y 1996, profundiza Jodarénok.

    "Estos submarinos están destinados para eliminar buques de superficie y sumergibles del enemigo, para asegurar la estabilidad de combate de los cruceros de misiles, para colocar las minas y lanzar ataques contra instalaciones en tierra", enfatiza el autor.

    Asimismo, estos submarinos estadounidenses cuentan con equipos para operaciones especiales —una cámara de esclusa para el buceo ligero y un afianzamiento de cubierta para un contenedor o un minisubmarino—.

    Los barcos de la clase Virginia también utilizan aparatos no tripulados automáticos con una batería de duración de hasta 18 horas y un sonar de alta resolución. Su velocidad es de 34 nudos, la profundidad máxima de inmersión alcanza 488 metros, la tripulación es de entre 100 y 120 personas. Su longitud es de 114,9 metros, la anchura del tronco es de 10,5 metros y el aparato propulsor es atómico del tipo GE S9G.

    Los submarinos están armados con cuatro tubos lanzatorpedos, 26 torpedos, 12 lanzadores verticales de misiles de crucero basados en el mar —dos lanzadores de revólver, con seis misiles de crucero cada uno—.

    ¿Y qué dicen los expertos?

    Los dos primeros submarinos Virginia tampoco lograron cumplir los plazos establecidos, recordó a Gazeta.ru el director adjunto del Centro de Estrategias y Tecnologías, Konstanín Makiyenko.

    Le puede interesar: La Armada de EEUU recibe un submarino bautizado por Michelle Obama

    Según el experto, el retraso del submarino en el astillero Newport News se debió a varios problemas con las líneas de soldadura. Desde entonces, los dos principales constructores de submarinos nucleares de EEUU —Newport News y General Dynamics Electric Boat— comenzaron a competir entre sí en el cumplimiento de los plazos precisos de la entrega.

     "Trabajamos agresivamente para corregir errores y poner en marcha los procesos para prevenir la recurrencia. Introducir mejoras es la clave para seguir reduciendo los plazos  y costos de la construcción", afirmó Jeff Geiger, presidente de General Dynamics Electric Boat.

    Aunque los problemas empezaron con el Washington, los tres primeros submarinos de la clase Virginia fueron entregados a la Armada en conformidad con las obligaciones contractuales.

    Además, el contraalmirante Michael Jabaley, ejecutivo oficial del programa de submarinos de NAVSEA (Mando de Sistemas Navales de EEUU), no calificó el retraso del Washington como un "problema sistémico".

    "Esto es un reconocimiento de que hemos desafiado a los constructores navales", apuntó a Defense News.

    Según explicó, los sumergibles de la clase Virginia siguen siendo "un programa de alto rendimiento" de calidad mejorada y costos reducidos.

    Sin embargo, Ron O'Rourke, analista del Servicio de Investigación del Congreso, no expresó tanto optimismo. A su juicio, los problemas principales a los cuales tienen que enfrentarse los constructores en los astilleros son la baja capacitación del personal y las dificultades causadas por los proveedores de componentes.

    Los rusos lo hicieron

    El submarino nuclear insignia del Proyecto 885 Yasen ruso —Severodvinsk— resultó casi dos veces más barato. No obstante, el sumergible superó a sus análogos estadounidenses en muchos indicadores técnicos y tácticos, explicó Makiyenko.

    Así, la tripulación del submarino ruso cuenta con 64 marineros contra los 120 en el sumergible estadounidense. Es capaz de sumergirse hasta 600 metros, contra los 450 del submarino Illinois de la Armada de EEUU. Además, al alcanzar la misma velocidad, Severodvinsk tiene una mayor autonomía.

    Vea también: ¿El cazador cazado? El caso del submarino de EEUU que desapareció en el fondo del mar

    Los submarinos de la clase Yasen portan diez tubos lanzatorpedos de entre 533 y 650 mm de calibre. Están equipados con ocho lanzadores verticales, con cuatro misiles Ónix y Kalibr cada uno.

    Un  submarino estadounidense de la clase Virginia porta 12 misiles Tomahawk y 26 torpedos para sus cuatro sistemas de torpedos. Los sumergibles de la clase Yasen tienen 32 misiles a bordo.

    "En el futuro los submarinos de la clase Yasen serán equipados con los misiles de crucero basados en mar con un alcance de 5.500 kilómetros, el doble del alcance de las mejores modificaciones de los Tomahawk", concluye Jodarénok.

    Además:

    Boréi y Bulavá: la silenciosa eficacia submarina de la tríada nuclear rusa
    Los Moby Dick de hierro: top 5 de los submarinos más grandes de la historia
    Los submarinos más temibles de la Armada rusa
    Etiquetas:
    submarinos, plazos, armamento, Virginia, 885 (0885) Yasen, EEUU, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik