En directo
    Militares de EEUU

    Guerras del futuro contra Rusia y China: concepto de batallas combinadas de EEUU

    © AFP 2019 / David Furst
    Defensa
    URL corto
    2714

    El simposio militar anual AUSA ILW Global Force se inauguró el 13 de marzo en la ciudad de Huntsville, en Texas, bajo la égida del Ejército de EEUU.

    Las discusiones del evento se centran en el concepto de combate en múltiples ámbitos (Multi-Domain Battle), que consiste en llevar a cabo operaciones de ataque simultáneas en una variedad de áreas —en tierra, mar, aire, espacio, ciberespacio y espectro electromagnético—.

    Lo actual de la cuestión

    El concepto nació en 2011 después de que el general estadounidense Martin Dempsey, jefe del Estado Mayor Conjunto de EEUU, destacara que la hegemonía del país en tierra, aire y mar era insuficiente en la guerra de hoy.

    Posteriormente el Ejército y el Cuerpo de Marines de EEUU publicaron el Libro Blanco sobre el tema. Según el documento, las Fuerzas armadas del país no están listas y no son capaces de contener o vencer a un enemigo moderno y fuerte. Por lo tanto, se planteó que era imprescindible revisar todo el enfoque de la lucha contra un adversario tecnológicamente desarrollado.

    Así, el Ejército de EEUU actualizó su sistema de misiles tácticos superficie-superficie ATACMS (Army Tactical Missile System), capaz de alcanzar objetivos tanto terrestres como marítimos. Expertos opinan que esta decisión está directamente vinculada con la adopción gradual del concento de combate en múltiples ámbitos.

    Lluvia de ideas

    Harry Harris, el comandante de las fuerzas de EEUU del Pacífico, se considera uno de los principales adherentes del concepto. Fue él quien abogó por la modificación del sistema ATACMS para hacer frente a la flota china. Asimismo, Harris insta a que el Ejército de EEUU y la Armada fusionen sus sistemas de defensa antimisiles para contrarrestar los ataques de cohetes de Rusia, China y Corea del Norte.

    Por otra parte, David Goldfein, de la Fuerza Aérea de EEUU, propone crear una red global de mando y control a base de los Centros de Operaciones Áreas ya existentes. Se supone que en el marco de esta red será posible controlar las acciones del Ejército, la Armada, la Fuerza Aérea, el Cuerpo de Marines y las fuerzas armadas aliadas.

    El subsecretario de Defensa, Robert Work,  quien se encarga del curso espacial, destaca el trabajo del Centro de Operaciones Espaciales Combinadas, el objetivo del cual es coordinar el funcionamiento de los satélites militares y de comunicación de EEUU en caso de una guerra en tierra o en espacio contra un enemigo tecnológicamente avanzado.

    El Cuerpo de Marines aboga por introducir un nuevo término en el vocabulario militar —'ámbito humano'— debido a la importancia de llevar a cabo el trabajo de reconocimiento con la población en zonas de guerra.

    Los marines centran su concepto en la creación de varios campos de operaciones y aeropuertos avanzados en los territorios ocupados para los aviones de combate polivantes F-35B, los cuales podrían apoyar a la flota. Bajo su cobertura, los buques estadounidenses podrían acercarse a la costa del enemigo para lanzar ataques de cohetes y de aviones embarcados.

    No obstante, la Armada está más preocupada por la guerra en el mar que por las operaciones costeras y de embarcación. Además, es la Armada la que está implementando con más rapidez las armas de energía dirigida, los medios de guerra electrónica y de guerra cibernética.

    Cómo hackear el sistema de antiacceso y de negación de área

    La Armada y la Fuerza Aérea de EEUU se enfocan en resolver sus propias tareas, las cuales están especialmente vigentes en el marco del llamado sistema de antiacceso y de negación de aérea —A2/AD—.

    Este sistema implica que los medios de guerra electrónica de la flota y la aviación estadounidenses no pueden utilizarse debido a los misiles de largo alcance rusos y chinos, además de los sistemas de detección temprana.

    Mark Milley, el jefe del Mando de Fuerzas Terrestres de EEUU, admitió en 2016 que el nuevo objetivo del Ejército es irrumpir a través del sistema A2/AD enemigo para garantizar el funcionamiento seguro de la flota y la aviación. Sin embargo, anteriormente eran los buques y aviones los que cubrían a las fuerzas terrestres.

    Al principio los estadounidenses se creían capaces de destruir gradualmente el sistema A2/AD enemigo con los misiles de largo alcance. No obstante, esta táctica requiere de mucho tiempo: mientras EEUU está destruyendo los objetos paso a paso, el enemigo puede capturar de manera rápida otros territorios.

    Además, los misiles enemigos se hacen cada vez más avanzados. Así, retirarse a una distancia segura podría ser imposible debido al largo alcance de nuevas armas.

    Por lo tanto, los militares estadounidenses empezaron a desarrollar el concepto de combate en múltiples ámbitos, donde el Ejército y los marines desempeñan el principal papel.

    En teoría, las tropas deben buscar los puntos débiles en las defensas del enemigo, metódicamente involucrando a las fuerzas cada vez mayores.

    Los combates combinados se basan en la experiencia de las tropas de asalto alemanas durante la Primera Guerra Mundial y la guerra relámpago de la Segunda Guerra Mundial.

    No obstante, en la actualidad un combate debe ser mucho más tecnológico y difundido por territorios mucho más grandes para evitar que el enemigo destruya a todas las fuerzas a la vez.

    Horrores de la guerra terrestre

    El mayor temor del general Milley es el Ejército de Rusia, que va rearmándose tecnológicamente después de la Guerra Fría. Por el momento, cuenta con varios tipos de misiles, aviones no tripulados, medios avanzados de guerra electrónica y cibernética.

    Según Milley, permanecer en un sitio durante más de un par de horas será una muerte segura en las guerras del futuro, debido a que el enemigo necesitará muy poco tiempo antes de lanzar ataques con armas de alta precisión.

    Los soldados, 'apagados' de los sistemas de comunicación por el enemigo, se verán obligados a actuar de manera independiente —en pequeñas unidades, rodeados por el enemigo, sin apoyo desde el aire o el mar, sin comunicación y logística—.

    El Ejército también asumirá una variedad de nuevas funciones, tales como ataques contra las naves enemigas desde la costa y el uso de drones.

    De esta manera, los generales estadounidenses se dan cuenta de que el Ejército de EEUU desempeñará el papel principal en las guerras del futuro basado en el concepto de combate en múltiples ámbitos.

    Además:

    La guerra entre China y EEUU puede empezar en cualquier momento
    La carrera armamentista entre EEUU y China tendrá que esperar
    ¿Desencadenará el nuevo jefe del Pentágono otras guerras?
    Etiquetas:
    estrategia militar, guerra, Ejército de EEUU, China, Rusia, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik