En directo
    Bombardero estatégico B-52 hace formación con cazas F-15K y F-16

    Washington trata de prepararse para irrumpir en la defensa antiaérea de Moscú

    © AFP 2019 / Yonhap
    Defensa
    URL corto
    11326

    Los bombarderos estratégicos y el armamento con los que está equipada la Fuerza Aérea de EEUU caducarán en 10 años, por tanto no podrán pasar por la defensa antiaérea rusa, declaró el vicepresidente del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, general Paul Selva.

    El reciente artículo del medio ruso Svobódnaya Pressa analiza las perspectivas de la aviación estratégica norteamericana.

    Los altos oficiales estadounidenses siguen diciendo que la modernización de la 'Flota aérea' de EEUU no va en contra de Rusia y justifican sus planes con el deseo de remplazar sistemas que ya están servicio con otros más "competitivos". No obstante, se sabe bastante bien a quién Washington considera su enemigo número uno: Moscú, indica el autor de la nota.

    Selva recordó que los bombarderos estratégicos B-52 que fueron creados a mediados del siglo pasado, pronto no serán capaces de desempeñar sus tareas militares. Esto también atañe a los misiles y bombas con los que estos aviones están dotados: ya no son modernos puesto que fueron creados en los años 1970.

    La aviación estratégica de Estados Unidos, en particular la parte que puede llevar armas nucleares, consta de 20 bombarderos B-2 Spirit y 76 unidades de B-52H Stratofortress.

    El B-2 es un avión relativamente moderno que entró en servicio en 1997. Esta aeronave militar fue desarrollada con el uso de tecnologías furtivas. Su alcance es de unos 11.000 kilómetros y puede portar hasta 27 toneladas de bombas y misiles.

    Su velocidad máxima se cifra aproximadamente en unos 1.010 km/h, lo que le convierte en un avión militar subsónico. En comparación, el bombardero estratégico Tu-160 ruso vuela a velocidades supersónicas.

    Sin embargo, el sistema de disuasión nuclear estadounidense mayormente depende de los viejos B-52. Estos aviones en realidad superan a los nuevos B-2 en varias características como alcance, techo de vuelo y carga. Los Spirit solo sobrepasan a los Stratofortress en sus capacidades furtivas y la falta de desgaste en sus mecanismos.

    El Pentágono ya tiene planes de sustituir los dos bombarderos con aviones de nueva generación B-21. Se prevé que para el año 2037 la Fuerza Aérea de Estados Unidos cuente con 100 unidades de estas aeronaves.

    Los gastos programados para el desarrollo del B-21 se cifran en unos 80.000 millones de dólares. También se dio a conocer el nombre de la empresa que diseñará el novedoso avión militar: es Northrop Grumman, desarrolladora de B-2 Spirit.

    Las primeras unidades deben estar listas en el año 2025, pero estos pronósticos son demasiado optimistas, señala el autor de la publicación.

    La nota asimismo se refiere al problema de municiones planteado por el general Selva al recordar que hace poco las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos tuvieron a su disposición misiles AGM-129 ACM, que entraron en servicio en 1993.

    Estas armas tienen una potencia de 5 a 150 kilotones y son destinadas a realizar un ataque  sin que el avión portador entre en la zona de defensa aérea del enemigo. No obstante, en 2007 todos los misiles de este tipo fueron retirados de la Fuerza Aérea del país.

    En la actualidad los bombarderos pueden llevar solo los AGM-86B ALCM, más viejos y menos sofisticados. Y esto es todo con lo que cuenta la aviación estratégica norteamericana.    

    Además:

    B-21 Raider, ¿de dónde sacó su infame nombre el nuevo bombardero de EEUU?
    ¿Cómo será el futuro de la aviación rusa?
    "EEUU aumenta su potencial militar, pero acusa a Rusia"
    Etiquetas:
    aviación estratégica, bombardero, B-21 Raider, B-2, B-52, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik