En directo
    Misil táctico Iskander (archivo)

    Experto explica por qué EEUU no ganaría una guerra nuclear con Rusia

    © REUTERS / Sergei Karpukhin
    Defensa
    URL corto
    281264

    David Goldfein, jefe del Estado Mayor de la Fuerza Aérea de EEUU, recientemente anunció que Washington planea una amplia revisión de su doctrina nuclear.

    Según indicó el militar en una conferencia de prensa, el equipo de la nueva Administración de la Casa Blanca, encabezada por el presidente Donald Trump, "echará una nueva mirada sobre el asunto".

    "Espero que en primavera se produzca una revisión de la doctrina nuclear", apuntó,

    A juicio de Goldfein, la nueva revisión  abarcará todos los componentes de la tríada nuclear: los misiles balísticos intercontinentales lanzados desde silos, los bombarderos estratégicos y los cruceros submarinos. También se llevarán a cabo discusiones sobre "las cabezas nucleares, su potencia y la cantidad requerida" además de "las consultas sobre la contención en el siglo XXI".

    Lea más: Al borde del abismo: ¿qué pasaría si se desencadena un conflicto nuclear?

    Detonación en el Atolón Bikini, Islas Marshall, Pacífico, 1946
    © Foto : US Government Navy/The National Geographic/Christie’s Images
    La cuestión de la necesidad de la modernización a gran escala del arsenal nuclear de EEUU se planteó por primera vez en marzo de 2016, tras la aprobación del presupuesto del Pentágono. La nueva bomba nuclear aérea B61-12, programada para entrar en servicio en 2020, causó el mayor número de disputas debido a su elevado precio de 8.100 millones de dólares.

    No obstante, según expertos militares, la nueva arma no solo contará con una alta precisión sino también tendrá un alcance aumentado y será capaz de planear. Gracias a su pequeño tamaño, la B61-12 podrá instalarse en aviones tácticos tales como F-15E, F-16, Tornado, B-2 y B-21. Además, debido a sus ojivas de potencia disminuida —de hasta 50 kilotones— podría utilizarse en el campo de batalla sin causar daños desastrosos a los alrededores.

    Con la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, todos los recientes avances de la tecnología nuclear militar de EEUU pueden adaptarse a la nueva doctrina nuclear del país. Antes de tomar posesión, el nuevo líder estadounidense señaló que el arsenal nuclear de Rusia es más novedoso que el de EEUU, lo cual podría ser "una amenaza seria" para Washington.

    Según Mijaíl Aleksándrov, experto del Centro de Estudios Políticos y Militares del Instituto de Relaciones Internacionales de Moscú, después de la disolución de la URSS, EEUU creía que Rusia "se desintegraría con el tiempo", por lo cual las armas nucleares no serían necesarias.

    Además, más tarde, a principios de la década de los 2000, Washington "dispuso de una superioridad significativa de armas convencionales sobre Rusia", mientras que otros países no fueron capaces de desafiar el dominio de EEUU.

    "Como resultado, Washington quedó convencido de que las armas nucleares habían perdido relevancia. Además, […] fue firmado el START III con Moscú", detalló Aleksándrov, citado por Svobodnaya Pressa.

    De esta manera, EEUU retiró las armas nucleares de sus buques de combate. Así, para el momento Washington ya ha eliminado su artillería nuclear, instalaciones terrestres para ataques nucleares y misiles de crucero nucleares tipo Tomahawk y solo tiene los misiles de crucero equipados con proyectiles estratégicos, comentó el experto.

    Además, refiriéndose a las armas estratégicas estadounidenses, Aleksándrov subrayó que los misiles nucleares de lanzamiento terrestre LGM-30 Minuteman "se habían vuelto obsoletos", mientras "la fiabilidad de los misiles balísticos intercontinentales para submarinos Trident" también "se había puesto en duda".

    Vea también: Carrera nuclear 2.0: el 'paraguas' de EEUU obliga a Rusia a aumentar su propia capacidad

    El arsenal nuclear de Rusia, además de las bombas, cuenta con los sistemas de misiles Iskander-M de 400 kilómetros de alcance tanto balísticos como de crucero, con los misiles de crucero Kalibr y misiles aire-superficie equipados con ojivas nucleares.

    "En otras palabras, Rusia tiene un conjunto mucho más diverso de armas nucleares, lo cual proporciona cierta flexibilidad en su uso en el curso de un conflicto militar", profundizó Aleksándrov.

    Al comentar las características de la bomba B61-12 de EEUU, el experto dijo que esta arma es capaz de planear a una distancia de hasta 30 kilómetros. Esta cualidad, según creen varios expertos, permitiría a los aviones tácticos estadounidenses lanzar ataques sin tener que entrar en la zona de la defensa aérea enemiga.

    No obstante, Aleskándrov destacó que este argumento no es sostenible debido a que el área de cobertura del sistema de lanzamiento de misiles ruso S-300 es de 150 kilómetros. Por lo tanto, las armas nucleares tácticas de EEUU "tienen un rango de aplicación muy estrecho".

    "[Para llevar a cabo una guerra nuclear táctica con Rusia] EEUU no dispone de las herramientas necesarias. Parece que este será el tema principal de las discusiones que mencionó Goldfein", apuntó.

    De esta manera, prosiguió, el país norteamericano "realmente necesita una revisión de su postura nuclear", sobre todo, en el momento cuando emergen "nuevos oponentes poderosos, como China y, en el futuro, Irán".

    Mientras tanto, hay que destacar que Rusia reiteró en varias ocasiones que no representa una amenaza para nadie y su único objetivo es defender al país y a su pueblo.

    Además:

    Rusia muestra su fuerza nuclear
    ¿Cómo responde Moscú a los planes de Trump de iniciar una carrera armamentista?
    "En un mundo cada vez más armado, Rusia prioriza la salud y la educación"
    Etiquetas:
    misiles balísticos, doctrina nuclear, misil de crucero, armas nucleares, EEUU, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik