En directo
    Defensa
    URL corto
    2372
    Síguenos en

    El riesgo de guerra nuclear nunca ha sido tan grande y está vinculado a la intensificación de los preparativos militares de la Alianza Atlántica en los territorios de los Estados europeos que limitan con Rusia.

    Estos países limítrofes serán el blanco principal si Moscú decide responder con un ataque preventivo, escribe Leif Elinder en su artículo para Göteborgs-Posten.

    La política de seguridad llamada 'destrucción mutua asegurada' —que suponía la respuesta garantizada del país atacado contra el país atacante—, sirvió como medida disuasoria durante la época de la Guerra Fría.

    Hoy en día ya no existe la seguridad relativa de la paridad nuclear: Rusia y EEUU "se acusan uno al otro de ser una amenaza para su existencia, mientras se distorsiona el equilibrio estratégico-militar", advierte el autor.

    Lento acercamiento a lo impensable

    El aumento de las armas nucleares estadounidenses y el hecho de que Estados Unidos poco a poco rodea a Rusia propiciaron una situación peligrosa e inestable, y se hace cada vez más difícil resistir el hipotético 'primer golpe'.

    Rumanía y Polonia, con la ayuda de la OTAN, despliegan los sistemas de defensa antimisil Aegis Ashore en sus territorios. Este paso condujo al presidente ruso, Vladímir Putin, a advertir a estos dos países de que "serían los blancos principales en caso de un conflicto militar".

    Por eso, según Elinder, para Suecia es crucial saber en qué piensa y qué planea cada una de las potencias opuestas.

    El antiguo ministro de Defensa norteamericano, William Perry, avisó que el riesgo de guerra nuclear es mayor que nunca y explicó por qué. Entre las causan principales que nos han traído a la situación actual mencionó las siguientes: la ampliación de la OTAN hacia el este, su intervención en Kosovo, la modernización de las armas nucleares de EEUU, los acontecimientos en Ucrania y la ventaja estratégico-militar en la capacidad de realizar 'el primer golpe' que la alianza alcanzó en los últimos años.

    Lea también: Pentágono, preocupado por las declaraciones de Putin sobre la defensa antimisiles de EEUU

    Los analistas militares independientes de EEUU tildan de provocativos los juegos militares de la OTAN cerca de las fronteras rusas. Según Göteborgs-Posten, cada vez más políticos europeos, como Alexis Tsipras, François Hollande y Frank-Walter Steinmeier se alejan de la postura agresiva de la OTAN.

    Trampa de la 'seguridad' de la OTAN

    El artículo apunta que muchos países creen que al unirse a la Alianza Atlántica, que posee un gran poderío global y gasta 10 veces más que Rusia en armamento, estarán bien protegidos. Pero es un error, porque en caso de un equilibrio militar asimétrico, el efecto será el contrario.

    Si EEUU ataca a Rusia desde una de sus bases europeas, Moscú no tendrá suficiente tiempo para responder. En este sentido, el país eslavo advirtió que no tolerará esto y, por ello, aplicará una doctrina nuclear que permita un golpe con ciertas limitaciones —concepto de desescalada divulgado por varios analistas militares tras estudiar el texto de la nueva doctrina militar rusa; en palabras directas, el concepto no figura en los documentos oficiales—.

    Esta doctrina, explica el autor, supone un ataque nuclear limitado que buscaría hacer poco probable la continuación de la guerra. Entre los blancos posibles podrían figurar los miembros europeos de la OTAN que carecen de arsenales nucleares.

    Si Washington decide no reaccionar —al ataque contra una base europea—, evitaría propagar el conflicto nuclear en su propio territorio.

    "¿Qué presidente norteamericano permitiría destruir su propio país solo para vengarse de Rusia por un golpe contra una base en Europa?", se pregunta el autor del artículo.

    Además, agrega que la situación es muy inestable y los países que tienen bases de la OTAN arriesgan mucho al estar 'en el punto de mira de las armas rusas'.

    "Cuando los políticos occidentales no distinguen la causa de la consecuencia, la provocación de la reacción, las consecuencias pueden ser destructivas", enfatizó.

    El autor precisó que la OTAN parece ofrecer a Rusia solo tres opciones: rendirse y hacerse el vasallo de EEUU; esperar tranquilamente el primer golpe de la OTAN y quedarse sin capacidad de respuesta; o contemplar la opción de un ataque preventivo y usar las armas tácticas contra las bases de la OTAN en Europa, apostando por la tesis de que EEUU abandone sus planes de invasión por el riesgo de recibir una respuesta contra su territorio.

    Elinder señala que, a su juicio, Vladímir Putin está considerando el tercer escenario. Pero, de todas maneras, Europa sería el perdedor.

    La publicación vaticina que el acercamiento de Estocolmo a la OTAN aumentará la amenaza para el país de entrar en una guerra asimétrica de este tipo.

    Por eso, asegura el texto periodístico, es muy importante que Suecia y otros países europeos apoyen todas las iniciativas que lleven al desarme y al alivio de las tensiones.

    Además:

    "El ingreso de Suecia en la OTAN provocaría respuesta rusa"
    Rusia desplegará nuevos misiles en el norte si Suecia entra en la OTAN
    Presidente finlandés dice ‘no’ al ingreso de Finlandia a la OTAN
    Etiquetas:
    ataque nuclear, OTAN, Europa, Suecia, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook