En directo
    Cultura
    URL corto
    0 70
    Síguenos en

    Investigadores de la Universidad Vanderbilt descubrieron que dos sociedades andinas precerámicas vecinas tenían diferentes estructuras sociopolíticas basándose en sus distintos hábitos alimenticios. 

    Los científicos analizaron los dientes de los individuos de dos comunidades precerámicas, la Huaca Prieta y Paredones, que coexistieron a unos 800 metros una de otra durante un período estimado de 7.500 a 4.000 años atrás. 

    Para su investigación, estudiaron las proporciones de isótopos de carbono y nitrógeno del colágeno de la dentina —tejido calcificado que es uno de los cuatro componentes principales de los dientes— y las proporciones de isótopos de carbono estables de los carbonatos del esmalte de 21 personas de Huaca Prieta y nueve personas de Paredones. 

    Resultó que los dos grupos tenían dietas distintas, a pesar de su proximidad geográfica.

    Los habitantes de Huaca Prieta, que vivían a menos de 100 metros de la costa, consumían una dieta basada en productos del mar. Por su parte, los residentes de Paredones, que estaban asentados 400 metros tierra adentro, tenían una dieta más agrícola que consistía principalmente en carne y maíz.

    Las diferencias en la dieta confirman que se dedicaban a prácticas de subsistencia distintas y que había cooperación e intercambio entre estos grupos, aseguran los científicos.

    "Los datos de isótopos estables de los dientes, que nos hablan de la dieta infantil y de las prácticas de destete, aclaran que había distintas vías de alimentación en estos sitios vecinos. Estas diferencias son el resultado y el reflejo de las distinciones sociales y políticas de estos dos grupos diferentes", aseguró la antropóloga Tiffiny Tung. 

    Las dietas y sistemas sociopolíticos

    Los datos combinados de los análisis de microdesgaste dental e isótopos estables revelan además que existían especialidades económicas y ocupacionales entre las comunidades. 

    "Hay claras diferencias en la dieta entre los individuos de Huaca Prieta y Paredones, tanto entre adultos como entre niños", indicó la paleontóloga Larisa DeSantis. 

    El análisis reveló que los adultos de Paredones comían alimentos con más abrasivos que los de Huaca Prieta, probablemente debido al aumento de abrasivos del procesamiento del maíz en las piedras de molienda. 

    Los datos de los alimentos consumidos por los antiguos peruanos aportan a la comprensión de sus sistemas sociopolíticos, aseguró DeSantis.

    Esta diferencia en dietas indica algún tipo de especialización porque los alimentos no solo eran consumidos por la propia tribu, sino que también servían como mercancía para el intercambio con el grupo vecino.

    "Las diferencias en la producción, distribución y consumo de alimentos generaron oportunidades de intercambio, una interacción que los unió en beneficio mutuo", detalló Tung.

    Los investigadores postulan que durante cientos de años, cada sociedad aumentó sus conocimientos sobre la disponibilidad y los patrones estacionales de sus fuentes de alimentos. 

    Con esta experiencia, las personas perfeccionaron sus tecnologías, tales como anzuelos y cuchillas, para procesar sus alimentos. Esta especialización económica y la solidificación de los roles comunales trabajaron de la mano de la maduración de las estructuras sociopolíticas y la complejidad entre Paredones y Huaca Prieta, aseguraron los investigadores. 

    "Sabemos que las comunidades maduraron y operaron con estructuras distintas buscando marcadores de identidad comunitaria", declaró el profesor de antropología Tom Dillehay. 

    El estudio fue publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

    Etiquetas:
    hallazgo arqueológico, arqueología, Perú, Huaca Prieta
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook