En directo
    Cultura
    URL corto
    Por
    0 230
    Síguenos en

    Un equipo de investigadores ha digitalizado 13 cráneos humanos precolombinos del Museo Montané de La Habana. El objetivo es hacer la colección más accesible al público y a la investigación.

    La sombreada Plaza Cadenas es el corazón de la Universidad de La Habana. Alrededor de la vegetación que cubre la plazoleta se disponen los edificios, porteados por hileras de columnas. En uno de estos, el bautizado como Felipe Poey, se esconde uno de los secretos de la capital cubana. Tras sus puertas se encuentra el Museo Antropológico Montané.

    Fundado por el antropólogo y médico cubano Luis Montané, esta institución recoge en sus vitrinas piezas de los primeros pobladores de la isla. Los adornos de concha y piedra, las hachas, las figuras o las tallas son muestras de la antigua cultura aborigen de Cuba. Salas que guardan tesoros arqueológicos de los pueblos prehispánicos del Caribe y, también, de la América continental.

    Entre sus colecciones destaca la de una serie de 13 cráneos humanos, todos de origen precolombino. Este repertorio, formado entre el siglo XIX y XX, incluye en su mayoría piezas de la isla, pero también del continente, en concreto, de Perú. Algunos de estos están deformados de manera artificial, una práctica habitual entre las culturas prehispánicas americanas. Eso sí, no tanto en el Caribe.

    Gizéh Rangel de Lázaro, Doctora en Paleoantropología, y Adrián Martínez Fernández, ingeniero de la Universidad de Valladolid
    © Foto : Cortesía de Gizéh Rangel-de Lázaro
    Gizéh Rangel-de Lázaro, Doctora en Paleoantropología, y Adrián Martínez Fernández, ingeniero de la Universidad de Valladolid

    Una colección muy popular entre los estudiantes de la Universidad de la Habana y los investigadores locales, aunque no tanto a nivel internacional. "A pesar de su importancia, no está muy exportada. Esta cuenta con una serie de cráneos deformados del Caribe y esto no es algo muy común de encontrar en la zona. Esto es mucho más típico en el continente, en Mesoamérica, en Sudamérica o, incluso, en Norteamérica", defiende la antropóloga Gizéh Rangel-de Lázaro.

    Y una manera de darle visibilidad es a través de la digitalización. Así lo cree Rangel-de Lázaro, investigadora asociada al Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social y postdoc del Museo de Historia Natural de Londres. Ella es la primera autora del trabajo sobre la reconstrucción en 3D de la colección de cráneos del Museo Montané, publicado en la revista Virtual Archaeology Review.

    Junto a ella participaron dos especialistas en análisis 3D, Adrián Martínez Fernández, ingeniero de la Universidad de Valladolid, y Alfonso Benito Calvo, doctor del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH); además el propio director del Museo Montané, Armando Rangel Rivero. El primer equipo de investigadores en publicar un artículo sobre la digitalización de cráneos deformados del Caribe.

    "Es cierto que no es la primera vez que se hace un estudio con cráneos deformados del Sur de América, sin embargo, después de una importante búsqueda, no encontramos nada publicado sobre la digitalización de cráneos con deformación artificial del Caribe. Hay muchos científicos que hacen estudios, pero no los publican y se quedan en la estantería de la universidad, a los que, muchas veces, es imposible llegar. Entonces, el nuestro es el primer artículo publicado sobre la digitalización de colecciones antropológicas en el Caribe. La verdad es que me sorprendió no encontrar nada sobre el tema", afirma la científica a Sputnik Mundo.

    Un proceso en pro del museo

    Para poder digitalizar las piezas, el equipo tuvo que viajar a Cuba, algo que pudieron hacer antes de la llegada del coronavirus. A la isla, trajeron desde España un escáner láser de mano. Con este pudieron escanear los 13 cráneos para obtener modelos exactos de los restos. A su vuelta del país americano, analizaron y reconstruyeron los datos hasta crear réplicas en 3D en el ordenador.

    Estas se han utilizado para realizar unos vídeos animados para el Museo Montané. También para la producción de copias impresas en 3D. Distintas maneras de socializar la colección y facilitar el trabajo a futuros investigadores.

    "Nuestra idea es que los modelos 3D pueden ayudar a los alumnos de Historia o Biología a realizar su investigación. Podrán interactuar con los cráneos sin tocarlos, lo cual también favorece a su conservación. Podrán hacer mediciones en digital que con un cráneo en físico son más complicadas. Podrán utilizar la morfometría geométrica para estudiar los rasgos y cambios morfológicos de los huesos. Sin duda, el 3D te abre una puerta de nuevas posibilidades", afirma Rangel-de Lázaro.

    Y no solo ayudará en trabajos científicos. También mejorará la experiencia en el museo. "A un niño no le vas a dar un cráneo para que lo toque, pero si puedes darle una réplica. No es lo mismo verlo a través de una vitrina que poder interactuar con la pieza", asegura la investigadora del Museo de Historia Natural de Londres.

    No obstante, su labor no acaba aquí. La antropóloga adelanta que en un futuro pretenden subir los modelos 3D a alguna plataforma digital, como Google Arts & Culture, Sketchfab o Morphosource y así aumentar la visibilidad de la colección. Formato en el que también se incluirán datos del cráneo, más allá de los físicos. "Añadir cómo fue encontrado, su recorrido hasta el museo…su historia. Por ejemplo, hubo un cráneo que fue encontrado gracias a los cuentos de un pueblo, que hablaban de un cementerio aborigen y que fueron pasando de padres a hijos. Son historias que ayudan a humanizar la colección", asevera Rangel-de Lázaro.

    En tiempos de encierro y coronavirus, la digitalización es una ventana a la cultura. "Tener en este formato las colecciones, ayuda a dar luz a los museos", sentencia la investigadora. Una puerta a los más lejanos tesoros de la historia. Sin importar que se encuentren a miles de kilómetros, al abrigo de una soleada plaza cubana.

    Etiquetas:
    arqueología, antropología, Cuba, La Habana, cráneos
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook