En directo
    Cultura
    URL corto
    0 50
    Síguenos en

    Aunque la pandemia de COVID-19 ha determinado el cierre de múltiples establecimientos alrededor del mundo, incluso los bares y 'pubs', estos centros de reunión tienen su origen, de hecho, en una pandemia de hace 700 años: la peste negra. Conoce cómo se gestó la cultura 'pub' en medio de una de las catástrofes sanitarias más graves de la historia.

    La fecha exacta de la creación del primer bar en Reino Unido no se conoce con precisión. Sí se sabe que la costumbre de beber cerveza en la región es antiquísima, y data desde, por lo menos, el siglo IX. Sin embargo, lo que hoy se entiende como pub tuvo un largo proceso de gestación, y su origen, curiosamente, viene de una de las pandemias más severas de la historia.

    La peste negra apareció por primera vez en Asia por el siglo XIV, y llegó a Reino Unido en 1348. Europa se paralizó inmediatamente, e incluso los conflictos entre franceses e ingleses desaparecieron durante ese periodo.

    Causada por la bacteria Yersinia pestis, provocaba fiebre alta, manchas, bubones y gangrena, y a menudo terminaba con la vida de las personas en poco más de 24 horas. En total, se calcula que causó la muerte de 50 millones de personas solo en Europa, según la Organización Mundial de la Salud.

    A falta del desarrollo científico necesario, no podía hacerse mucho más que poner en cuarentena a los enfermos y procurar evitar más contagios.

    De hecho, hubo al menos una tres oleadas de la peste durante el siglo XIV y XV. Hasta entonces, la mayoría de la población consumía alcohol. La clase campesina hacía cerveza casera y eran frecuentes las celebraciones populares donde el pueblo bebía durante días.

    Sin embargo, con la inmensa cantidad de muertes generadas a partir de la peste negra, el salario de los campesinos aumentó y pronto quienes elaboraban cerveza artesanal comenzaron a desarrollar establecimientos comerciales donde la bebida se comercializaba.

    "Los sobrevivientes priorizaron el gasto en alimentos, ropa, combustible y utensilios domésticos. Bebieron más y mejor cerveza de calidad; comimos más y mejor pan de calidad; y consumió más carne y productos lácteos. Junto con este aumento de los ingresos disponibles, también tenían más tiempo libre", explicó a Atlas Obscura el profesor Mark Bailey de la Universidad de East Anglia, quien atribuye a la peste el auge de la cultura del pub.

    Cada vez había más establecimientos de este tipo, que si bien no tenían el aspecto que tienen hoy los pubs, mantenían su finalidad como lugar de reunión, bebidas y juegos de cartas y apuestas.

    Pronto se institucionalizaron y eran regulados por las autoridades. Se los conocía como "casas públicas", y debían estar señalizadas a través de letreros por disposición del entonces rey Ricardo II.

    A pesar de la situación sanitaria, la costumbre de beber reunido con más personas persistió durante la pandemia e incluso en tiempos de conflictos bélicos. La cultura del pub británico se había consolidado.

    Algunos ejemplos de los bares más antiguos del mundo son el Kyteler's Inn, en Irlanda, fundado en 1324, el Ye Olde Man & Scythe en Inglaterra (1251), y Sean's Bar, también irlandés, del 900.

    Etiquetas:
    peste bubónica
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook