En directo
    Cultura
    URL corto
    Por
    0 50
    Síguenos en

    El mundo del pódcast es un lugar efervescente. Con millones de oyentes y de creadores, este se ha convertido en una de las revoluciones del siglo XXI. Mercado con cada vez más peso en el que entran empresas como Spotify o Apple. Una de las últimas es Podimo, plataforma que apuesta por el mecenazgo para ayudar a los 'podcasters'.

    El pódcast es un valor al alza. Desde su aparición en 2004 no ha parado de crecer y ahora, en 2020, se ha convertido en una de las principales formas de difusión en la red. Según los datos tomados por la Asociación para la Investigación de los Medios de Comunicación entre octubre y diciembre de 2019, el 24 % de los internautas reconocía haber escuchado uno en los últimos 30 días. Programas para todos los gustos que van desde el humor hasta la investigación criminal. Puedes repasar la historia mundial o hacer un bizcocho. Incluso Kim Kardashian tendrá próximamente un pódcast en Spotify en el que hablará sobre la reforma penitenciaria de Estados Unidos.

    Un mercado potente en el que existen 1.100.000 programas que, a su vez, agrupan cerca de 30.000.000 episodios, según Javier Celaya, experto en podcasting. "El pódcast tiene una evolución gigantesca. El año pasado tuvo un crecimiento de un 30% y, por primera vez en su historia, generó más de 1.000.000 de dólares", comenta a Sputnik Mundo.

    Cifras que han llamado a la contienda. La neozelandesa Luminary o la francesa Majelan se presentan al campo de batalla, en el que también están los gigantes Apple o Spotify. Precisamente, la plataforma sueca se ha alzado como líder a nivel mundial tras invertir más de 600 millones de dólares en creadores de contenido en los últimos 16 meses. También de origen nórdico es Podimo, una de las últimas empresas que quiere hacerse un hueco en el mundo del pódcast.

    Nacida en Copenhague en 2019, esta plataforma llegó a España el 18 de junio tras recibir 15 millones de euros en una ronda de financiación. La compañía aterriza en el país después de establecerse en Dinamarca y Alemania, atraído por el volumen de hablantes de español y por el elevado consumo de este formato. "España es uno de los países del mundo donde más pódcast se escuchan y producen en el mundo. Sin duda, establecerse aquí es interesante por el gran volumen de contenido y oyentes", explica Celaya, que también es el responsable de Podimo en España.

    La compañía danesa agrega a su biblioteca los principales pódcast de España, que se podrán escuchar mediante un servicio de streaming. Además, para su lanzamiento, incorpora contenido exclusivo de mano de la experta en deporte Patry Jordán; el escritor Kiko Amat; la periodista La Forte, que llevará su pódcast Mi Patio de Vecinas; y la jurista y criminóloga Paz Velasco de la Fuente.

    Estreno de la plataforma en España que irá dividido en dos fases. En la primera, ya disponible, la app es gratuita y se pueden escuchar todos los pódcast incluidos en abierto, sin necesidad tan siquiera de iniciar sesión. En la segunda, que llegará en unos meses, Podimo añadirá un sistema de suscripción como Netflix o HBO, por valor de 4,99 euros mensuales, precio que se paga ya en Alemania y Dinamarca.

    "Vamos a ofrecer un contenido exclusivo solo para los que estén suscritos. La aplicación gratuita seguirá disponible, pero habrá un contenido exclusivo que produciremos nosotros al que no podrán acceder", desvela Celaya.

    Un modelo por el que Podimo apuesta en España por el peso del sistema de suscripciones en el país, el cual incorporan empresas como Netflix, HBO o Spotify. "Si Podimo ha apostado por España es porque se ha generado una cultura de suscripción. Se paga por ver series o por escuchar música. Incluso por acceder a contenidos exclusivos en las páginas web de medios de comunicación. Creo, sinceramente, que este modelo también funcionará con los pódcast", afirma el responsable de la empresa en España.

    Apoyo a los creadores

    Un método de funcionamiento que puede recordar vagamente a otras plataformas de streaming. Sin embargo, las diferencias son varias. Según Celaya, la navegación a través de la propia interfaz de Podimo es una de las principales novedades que aporta la empresa danesa. "Podimo es una app muy visual, centrada en las imágenes y la división por categorías. La idea es encontrar los pódcast que uno quiere fácilmente y de una manera agradable. Además, pretendemos que nuestro algoritmo, basándose en el factor humano, le ayude a encontrar contenido similar que probablemente desconozca, lo que permita al usuario descubrir contenido de su afinidad e interés", confirma Celaya.

    ​Aunque, la principal diferencia con otros competidores está en la manera en la que Podimo compensa a los creadores de contenido. Un sistema basado en la distribución de dinero de la suscripción del usuario a los podcasters que este escucha. "En nuestro caso, hacemos beneficiario al creador. Cuando escuchas un pódcast, de tu mensualidad, el 50%, va a ese podcaster que has escuchado. Es una vinculación directa entre el usuario y el creador de contenido. Tu dinero solo va a los creadores de contenido que tú escuchas. Es la gran innovación de Podimo, lo que la diferencia de otras plataformas".

    "Cuando lancemos el servicio de pago, el 50% de tu suscripción se distribuye entre los 'podcasters' que quieres, los que sigues. Es como una donación directa a los creadores de contenido. Es un apoyo directo, es como ejercer de mecenas", asegura Celaya.

    De esta forma, los podcasters tienen la posibilidad de recibir un ingreso más y poder financiar su trabajo. Y es que la inmensa mayoría de ellos no logran vivir solo de sus creaciones. "La mayoría de ingresos en el mundo del pódcast vienen de la publicidad. En total, unos 700 millones. Sin embargo, estas ganancias no se distribuyen de manera equitativa. Así, solo el 3% de los podcasters ganan el suficiente dinero vía publicidad para poder vivir. Ante esta situación, nosotros queremos que con la compensación de las escuchas el 97% restante tenga una vía más de financiación", asevera el responsable de Podimo en España.

    Vía también para consolidar el mercado europeo. A diferencia de Estados Unidos, donde la estructura es sólida y las ganancias por publicidad son elevadas, en Europa los beneficios son menores. La diversidad idiomática hace que la mayoría de pódcast no crucen las fronteras del país en el que emiten, lo que reduce el interés de los anunciantes. De ahí, la importancia que da Podimo a monetizar los contenidos. "Así, podremos ayudar a los creadores europeos. Además, cuantas más plataformas entremos en el mercado mejor, porque más potente será el sector", añade Celaya.

    En el caso de Podimo, ya son tres los países en los que han desembarcado. "Este año vamos a intentar consolidarnos en los tres mercados en los que estamos, pero nuestra ambición es seguir creciendo en países e idiomas", reconoce Celaya, con la vista puesta en el futuro. Un mañana en el que el pódcast se erige como uno de los pilares mundiales de la difusión de contenidos. Si es que no es un hoy.

    Etiquetas:
    radio, tecnología, España, Dinamarca
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook