En directo
    Cultura
    URL corto
    Por
    0 70
    Síguenos en

    En vísperas del Día del Libro, el aniversario del nacimiento de la filósofa malagueña coincide con la publicación de un manifiesto en defensa de la labor de los libreros y editores. La vigencia de su pensamiento conviene a los duros tiempos del confinamiento.

    El 22 de abril de 1904 nació en la ciudad andaluza de Vélez-Málaga la pensadora española más influyente del siglo pasado. Ensayista y filósofa, María Zambrano destacó como intelectual de gran valía en una época en que este ámbito estaba prácticamente constreñida al género masculino. Fumadora impenitente, con un carácter innovador defendió la necesidad de imbuir de poesía al estudio de la filosofía. 

    "Filosófico es el preguntar y poético el hallazgo" ― María Zambrano.

    Discípula del filósofo José Ortega y Gasset, publicó su primera obra (Horizonte del liberalismo, 1930) antes de ejercer como profesora en la cátedra de Metafísica de la Universidad Central de Madrid. Colaboradora desde 1932 de la prestigiosa publicación Revista de Occidente, trabó amistad con representantes de la Generación del 27 como Luis Cernuda, Jorge Guillén e incluso Miguel Hernández. También participó en las tertulias de intelectuales, donde coincidió con el poeta Federico García Lorca y Ramón Gómez de la Serna. Su constante cuestionamiento de las acciones del ser humano la llevó a ser una firme defensora de la II República española y de las reformas sociales.

    "La filosofía es una preparación para la muerte y el filósofo el hombre que está maduro para ella" ― María Zambrano

    Rafael Sánchez Ferlosio, escritor español
    © Foto : YouTube / Espacio Fundación Telefónica Madrid
    Durante los años de la vigencia republicana no dudó en integrar las Misiones Pedagógicas, iniciativas auspiciadas por las nuevas autoridades que se llevaban a cabo para difundir la cultura en España mediante lectura de libros, organización de bibliotecas, representaciones teatrales o proyecciones de cine. Ya en la guerra, Zambrano ocupó cargos en los órganos de Propaganda e Infancia Evacuada. Sus artículos en Hora de España reflejaron entonces la necesidad de renovación de la sociedad, significándose así contra el régimen que estaba por llegar.

    México fue el primer país de su residencia durante su largo exilio, donde impartió clases de filosofía en la Universidad de San Nicolás de Hidalgo de Morelia. Allí conoció a Octavio Paz y León Felipe. San Juan de Puerto Rico, París, La Habana o Roma son solo algunas ciudades del mundo donde residió y escribió algunas de sus obras más importantes, como El hombre y lo divino (1955), o Persona y democracia (1958).

    Reconocimiento tardío

    María Zambrano fue el último intelectual en regresar a España tras el fin de la dictadura que siguió a la contienda. Lo hizo en 1984. Pese a su gran valía, era prácticamente una desconocida fuera de los ámbitos académicos. Solo a partir de 1966, con la publicación a cargo del profesor José Luis Aranguren de un artículo en Revista de Occidente titulado Los sueños de María Zambrano, se inicia un lento reconocimiento a toda su obra.

    Tal reconocimiento se inicia institucionalmente en 1981 con la entrega a su persona del premio Príncipe de Asturias de la Comunicación y Humanidades, y culmina en 1988 con el galardón más importante de las letras hispanas: el Premio Cervantes que otorga el Ministerio de Cultura de España. María Zambrano fue la primera mujer en obtenerlo. Entremedias, fue nombrada doctora honoris causa de la Universidad de Málaga en 1982.

    La vida y obra de María Zambrano, que murió en 1991, también mereció una película biográfica, María querida (José Luis García Sánchez, 2004), en la que la actriz Pilar Bardem interpretó el papel de la pensadora. Según el filósofo Jesús Moreno, experto en su obra, su valía intelectual está fuera de toda duda: "Primero Unamuno, después Ortega y luego está ella", afirma.

    Malos tiempos para los libros

    El sector editorial y del libro sufre especialmente las medidas de confinamiento y paralización de la economía debido a la pandemia de COVID-19. En vísperas de la celebración del Día del Libro (23 de abril), ya postergada, más de 300 pequeños y medianos editores, libreros y distribuidores proponen una serie de medidas para evitar la ruina y la pérdida de la divulgación del conocimiento.

    Libros en la librería Caótica
    © Foto : Cortesía de la librería Caótica
    Se reivindica una ampliación de los horarios tras el confinamiento, un apoyo para los alquileres de los establecimientos, el pago inmediato de las ayudas a la producción editorial previstas en 2019, exenciones fiscales, facilidad para acceder a los créditos del ICO (Instituto de Crédito Oficial) y otras medidas para conservar la diversidad editorial. En España hay más de 7.600 empresas dedicadas a la edición de libros, la gran mayoría de tamaño muy pequeño (más de un tercio solo emplean entre uno y cinco trabajadores), según el Anuario de Estadísticas Culturales 2019. Su aportación al PIB nacional asciende a algo más 8.700 millones de euros (el 0,8%), según datos de 2018.

    Etiquetas:
    Premio Cervantes, Premios Princesa de Asturias, exilio, universidad, cultura, ensayo, autor intelectual, filosofía
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook