En directo
    Cultura
    URL corto
    0 260
    Síguenos en

    Los científicos abrieron tres ataúdes egipcios de 3.000 años de antigüedad que están en el Museo Semítico de Harvard desde más de un siglo como parte del proyecto de la documentación de los hallazgos arqueológicos del museo.

    Los tres ataúdes datan de la dinastía XXII (945-712 a. C.) y llegaron al museo desde la actual Tebas (Egipto), entre 1901 y 1902. No había momias dentro. Se sabe que pertenecían a un sacerdote y grabador de metal llamado Pa-di-mut; a una cantante del templo de Amón-Ra, Mut-iy-iy, y a Ankh-khonsu, un portero del mismo templo.

    Los primeros dos ataúdes ya tenían registros y documentación previa, mientras que en el interior del de Ankh-khonsu "no había documentación moderna" por razones desconocidas.

    "Era muy emocionante levantar la tapa colorida del ataúd de Ankh-khonsu, examinar por primera vez su interior y encontrar allí la hermosa imagen del dios del sol", describió Peter Der Manuelian, profesor de egiptología y director del Museo Semítico de Harvard.

    La pintura amarilla, naranja y azul estaba cubierta de una gruesa capa de resina oscura. Según el científico, los jeroglíficos junto a la figura dicen "Ra-Horakhty, el gran Dios, señor del cielo".

    En el ataúd de Mut-iy-iy también se encontró una imagen de la diosa del cielo Nut. Lleva una prenda de color azul y trae un ankh, símbolo de la vida, en cada mano. Sus brazos, que se extienden por los lados del ataúd, tendrían que abrazar a la momia que estaba dentro.

    El hallazgo fue el punto culminante de un proyecto de investigación, cuyo objetivo es crear un registro visual digital completo de los ataúdes, para luego compartirlo con estudiantes, investigadores, visitantes de museos y otros entusiastas.

    Como parte del proyecto, Manuelian reunió un elenco de estrellas de conservadores, un fotógrafo profesional y expertos en muestreo de pigmentos y análisis de residuos y madera para recoger información y capturar imágenes de los materiales y adornos del ataúd.

    Los investigadores recogieron muestras de tela, pintura y resina, y estudiaron los textos y la iconografía que cubría las cajas, incluyendo la sustancia viscosa resinosa negra que cubría las pinturas.

    Asimismo, fue creado un modelo 3D basado en fotogrametría y escaneo de la pieza.

    Etiquetas:
    Universidad de Harvard, sarcófago, momia, ataúd, Antiguo Egipto
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook