En directo
    Cultura
    URL corto
    191
    Síguenos en

    La comunicación moderna no se puede imaginar sin las imágenes conocidas universalmente como emoji. Sin embargo, no es una innovación del siglo XXI.

    El Museo de Israel en Jerusalén ha inaugurado la exposición Emoglifos, en la que se comparan los pictogramas de la antigüedad con los de hoy en día.

    "Normalmente me resulta muy difícil explicar cómo se usan los jeroglíficos. Luego se me ocurrió que algunas cosas se pueden explicar más fácilmente porque ahora todos escribimos con imágenes; se ha generalizado mucho", dijo a la AFP la curadora de la exposición, Shirly Ben-Dor Evian.

    Algunos emojis —de la palabra japonesa que significa la combinación de una imagen y un carácter escrito— tienen equivalentes jeroglíficos. Por ejemplo, la bailarina de traje púrpura con la mano levantada tiene una postura similar a la de un egipcio en taparrabos de hace 3.000 años.

    "Hay una similitud en el diseño y las formas, lo que es muy interesante porque hay miles de años y grandes brechas culturales entre esos dos sistemas", dijo Ben-Dor Evian.

    Sin embargo, también existen importantes diferencias. En el sistema egipcio, los jeroglíficos podían designar un objeto o una idea (ideogramas); indicar un sonido (fonogramas) o servir como clasificadores que especificaban la categoría semántica de la palabra. Los emoji, por otro lado, son autosuficientes y no se acumulan para formar una frase.

    Otra diferencia es que en nuestra cultura, quien escribe el mensaje decide cómo se usan los emoji, mientras que los antiguos egipcios seguían reglas estrictas ya que para ellos los jeroglíficos eran sagrados.

    Etiquetas:
    Israel, emojis, jeroglíficos
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik