En directo
    Cultura
    URL corto
    0 30
    Síguenos en

    Arqueólogos chinos encontraron en Lingjing, en el norte de China, dos fragmentos óseos con líneas grabadas, cuya data es de entre unos 105.000 y 125.000 años atrás.

    Hallazgo de los huesos grabados

    Los investigadores descubrieron que los huesos son fragmentos de costillas de mamíferos adultos de gran tamaño. En el primer hueso hay siete líneas casi paralelas hechas con una punta afilada.

    "Las líneas de uno de los huesos fueron producidas por una punta extremadamente afilada, y el individuo prehistórico fue particularmente cuidadoso al grabar las primeras cinco líneas", dijo Francesco d'Errico, investigador de las universidades de Burdeos y Bergen. Las otras dos líneas fueron hechas a través de múltiples intentos.

    Asimismo los investigadores encontraron restos de pigmento rojo —ocre— dentro de cuatro líneas. Este había sido frotado en el patrón, posiblemente para aumentar su visibilidad.

    Un segundo fragmento de costilla de un mamífero grande contenía 10 líneas aproximadamente paralelas que habían sido cortadas con una punta de piedra afilada, probablemente de una sola vez, señalan los investigadores.

    El hallazgo de las líneas y los restos del pigmento "no apoya una interpretación como evidencia de actividad de carnicería, sino más bien, el grabado deliberado del hueso", afirmó d'Errico.

    Los denisovanos, otro especie de Homo, capaz de pensar simbólicamente

    Los grabados son un ejemplo más antiguo de tal actividad humana en Asia Oriental. Hasta ahora, la evidencia más antigua era una piedra de unos 40.000 años de antigüedad que contenía un conjunto de líneas paralelas e intersectadas.

    Las líneas grabadas tenían algún tipo de significado para sus creadores, aunque desconocido ahora, confían los investigadores.

    "Todavía estamos lejos de entender el significado de estos grabados para los grupos humanos arcaicos que vivían en China durante el Pleistoceno tardío", dijeron.

    Los fragmentos de hueso probablemente fueron grabados por el hombre de Denísova, una especie de Homo que vivía en Asia, afirman los arqueólogos Zhanyang Li y Luc Doyon, de la Universidad de Shandong, China.

    Al igual que los neandertales de Europa y Asia occidental, los denisovanos se separaron del linaje homínido que condujo a los humanos modernos en algún momento de los últimos millones de años.

    Si en efecto fueron hechos por los denisovanos, los hallazgos podrían probar que estos antiguos homínidos, como los neandertales, dominaban el arte y el pensamiento simbólico. En un momento dado, esos esfuerzos se consideraron la única competencia de los seres humanos modernos.

    "Como el Homo sapiens fue responsable de ese simbolismo temprano en África y los neandertales fueron responsables de ello en Europa, es una posibilidad fascinante que estos ejemplos hayan sido creados por otra especie de Homo", dijo el arqueólogo Paul Pettitt de la Universidad de Durham en el Reino Unido.

    La producción de grabados abstractos se considera un indicador de la cognición humana moderna. Ningún animal —ni siquiera los chimpancés— es conocido por hacer diseños abstractos.

    "Aunque muchos estudiosos están de acuerdo con esta hipótesis con respecto a los neandertales, ofrecemos la primera evidencia que sugiere que lo mismo puede aplicarse a los denisovanos", afirman los investigadores.

    Además, los grabados abstractos son un medio para el registro y la transmisión de información a largo plazo.

    "Los grabados de Lingjing sugieren que estas poblaciones también veían el hueso como un medio en el que podían registrar permanentemente marcas secuenciales y usar el ocre como sustancia para ayudar a resaltarlas", concluyen los autores.

    El estudio fue publicado en la revista Antiquity.

    Etiquetas:
    arte, arqueología, paleontología, homínidos de Denísova, Homo sapiens
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook