En directo
    Cultura
    URL corto
    0 180
    Síguenos en

    Una pareja rusa ha creado un museo muy especial: consta de autos de fabricación estadounidense de distintas épocas que, antes de convertirse en piezas de exposición, tuvieron su propia historia en la URSS.

    El museo surgió en los años 90 en la ciudad rusa de Mozháisk, cuando Andréi Kirílov compró un Chevrolet Camaro que ya en aquel entonces era todo un clásico. Desde entonces, su colección se agrandó hasta alcanzar más de 200 vehículos capaces de cautivar la imaginación de cualquier entusiasta del motor.

    Tema relacionado: Desde buses hasta autos de carreras: los vehículos 'retro' invaden las calles de Moscú y San Petersburgo

    Según narra su esposa Ekaterina, Andréi simplemente paraba los autos de fabricación estadounidense que veía circular por las calles e intentaba comprarlos. De hecho, siempre llevaba algo de dinero consigo.

    "En la mayoría de los casos lograba convencer a los dueños para que le vendiesen sus autos, pero hubo algunos ancianos tercos a los que tardó años en convencer", cuenta Ekaterina.

    Algunos los tuneó para que fueran "más entretenidos y tuvieran más adornos", como fue el caso de un Chevrolet convertido en un coche patrulla de la Policía. De acuerdo con Andréi, la creación de un automóvil como este requiere de un trabajo meticuloso.

    El museo 'Avtokombinat' está ahora abierto al público.   

    Además: Así diseñan en Rusia unos autos apocalípticos inspirados en Mad Max

    Etiquetas:
    museo, retro, autos
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook