10:48 GMT +308 Diciembre 2019
En directo
    Participante caracterizado de Zacapoaxtla conmemoró la Batalla de Puebla en la edición 89 en el peñón de los Baños

    Así es como los mexicanos recuerdan su increíble victoria contra la poderosa Francia (fotos)

    © Sputnik / Eliana Gilet
    Cultura
    URL corto
    Por
    0 40
    Síguenos en

    Desde hace 89 años, cada 5 de mayo se recrea en un barrio popular de la ciudad de México la 'Batalla de Puebla', en la que un irregular Ejército mexicano derrotó a las potentes tropas francesas. Sputnik te muestra estos festejos, que toman cada año las calles al aeropuerto de la ciudad.

    De repente puede verse a los aviones pasar bajito, buscando pista para aterrizar en el aeropuerto, pero el tronazo de una explosión mueve rápidamente el centro de atención. En el Peñón de los Baños, hay cientos de personas disfrazadas para rememorar la Batalla de Puebla de 1862, en que el Ejército francés fue derrotado por una emboscada encabezada por los Zacapoaxtlas, una comunidad originaria de esa zona del país.

    Participante caracterizado de Zacapoaxtla conmemoró la Batalla de Puebla en la edición 89 en el peñón de los Baños
    © Sputnik / Eliana Gilet
    Participante caracterizado de Zacapoaxtla conmemoró la Batalla de Puebla en la edición 89 en el peñón de los Baños

    El olor a pólvora quemada inunda el aire mientras los policías se alinean en cordón sobre el circuito interior. En la esquina de las calles Matamoros y Colón, cientos de personas 'pelean' con fusiles y machetes falsos. Los de los fusiles van caracterizados como el Ejército francés del imperio de Napoleón III y los de machete, traen sombreros y morrales con pulque.

    Más información: El desfile conmemorativo del 5 de mayo en México

    Sin embargo, su rasgo más llamativo es la cara pintada de negro, una representación de los zacapoaxtlas, que lucharon cuerpo a cuerpo contra un nuevo intento de conquista en el México independiente.

    Aunque la batalla se produjo a más de 100 kilómetros de este lugar, la fiesta llegó con los migrantes internos, que se instalaron entre las montañas y canales que rodean el barrio. Los Zacapoaxtlas se asentaron a inicios del siglo XIX en el rio Consulado, hoy cubierto por la arteria vial Circuito Interior.

    En ese entonces era uno de los principales corredores comerciales del Valle de México. Poco a poco, estas comunidades originarias retomaron las celebraciones de sus comunidades para incorporarlas al Peñón de los Baños.

    Participantes vestidos de combatientes mexicanos en la representación 89 de la Batalla de Puebla en el Peñón de los Baños
    © Sputnik / Eliana Gilet
    Participantes vestidos de combatientes mexicanos en la representación 89 de la Batalla de Puebla en el Peñón de los Baños

    Historia cotidiana

    Los fusiles usados en la celebración popular fueron tallados a mano. Son fabricados por familias especialistas y se trata de una de las principales características en este festejo. Un joven llena el tubo del fusil con pólvora y pone al tope un cartón, para que haga presión con la banqueta que empuja el cartón y la pólvora al fondo. Un diábolo detonador da la chispa para que el disparo resuene y retumbe en el pecho. No hay municiones, sólo ruido y mucho humo con olor a pólvora.

    Participante pone pólvora a su fusil durante de la conmemoración de la Batalla de Puebla en el Peñón de los Baños en su edición 89
    © Sputnik / Eliana Gilet
    Participante pone pólvora a su fusil durante de la conmemoración de la Batalla de Puebla en el Peñón de los Baños en su edición 89

    Aunque originalmente las mujeres no podían caracterizarse para la fiesta, hoy están mezcladas en todos los contingentes de 'franceses' y 'mexicanos' que caminan por el barrio. Si alguno se encuentra, comienzan con un baile donde se retan, desatan un enfrentamiento con sus fusiles de estruendo y machetes, para después brindar y seguir camino, bailando.

    Te puede interesar: ¿Por qué EEUU celebra una fiesta dedicada a la gloria militar mexicana?

    Esta batalla fue producto de la segunda intervención francesa en México, durante el Gobierno de Benito Juárez en el país, que no había cumplido aún 50 años de vida independiente. Juárez había suspendido el pago de las deudas a las coronas europeas y EEUU ya había invadido lo que hoy es Texas.

    Pero para 1862, los imperios de Inglaterra, Francia y España reclamaron sus pagos y dieron inicio a una guerra de ocupación, entrando al país por el puerto de Veracruz.

    Mientras que los ingleses y españoles decidieron retirarse, los franceses tomaron la ruta que 300 años antes había utilizado Hernán Cortés para llegar a Tenochtitlán, la capital del imperio mexica. Pero al llegar a la sierra de Puebla, el 5 de Mayo de 1862, un ejército de zacapoaxtlas al mando de Ignacio Zaragoza destrozó a machetazos y balas de cacería a uno de los Ejércitos más poderosos del mundo.

    Mujeres, niños, viejos y jóvenes participaron en esa batalla, en un ejército irregular armado por EEUU, que amenazaba con intervenir en el conflicto contra Francia. Un año más tarde, Juárez dejó el poder y se exilió en las enormes dunas del norte del país, en Chihuahua y Maximiliano se declare emperador de México en 1864, el nuevo monarca será fusilado en 1867, en Querétaro, dando por terminada la intervención.

    Dos participantes en la conmemoración de la batalla de puebla durante la 89 edición en el Peñón de los Baños
    © Sputnik / Eliana Gilet
    Dos participantes en la conmemoración de la batalla de puebla durante la 89 edición en el Peñón de los Baños

    Pero en batalla del barrio del Peñón, los franceses y mexicanos son todos vecinos, que pelean cuerpo a cuerpo, hasta que alguno de los bandos toma prisionero a uno del otro. Corren y se sumergen en el mar de gente que tomó las calles desde el mediodía de este domingo. Si los atrapan, les cortan el cabello a tijeretazos descuidados y deben salir del combate.

    Te recomendamos: Muertos y Catrinas invaden la Ciudad de México

    Como en toda buena fiesta popular, hay puestos de comida, frutas, dulces y bebidas preparadas. Los participantes cargan con sus bidones de pulque o tequila, mientras los más jóvenes derraman un traguito de cerveza al piso y se alistan para tomar su fusil.

    Participante caracterizado como mexicano dispara uno de los fusiles fabricados a mano para este festejo
    © Sputnik / Eliana Gilet
    Participante caracterizado como mexicano dispara uno de los fusiles fabricados a mano para este festejo

    Los colores de las distintas danzas se entremezclan en una tarde nublada con el olor de la pólvora. Originalmente, la fiesta culminaba con la subida al cerro del Peñón, que está a un lado de la Plaza Cívica donde se representó la batalla, pero este año, los militares impidieron el paso de los vecinos al cerro. Agentes del campo militar 1 con un perro cortaron el paso de una tradición que nació hace 89 años en estas calles.

    En contexto: Conoce la flor que fue apropiada por EEUU y que México pelea por recuperar

    Los vecinos regresan a sus casas, muchos tienen las puertas abiertas y han sacado sus mesas y lonas para la calle. Suena música de banda para acompañar los tacos y el pulque. Entre estos vecinos nada tiene costo, sino que conviven y comparten, cada quien su casa y su comida en un día de festejo, que recuerda a los caídos que lucharon contra las monarquías.

    Etiquetas:
    colonialismo, guerra, Benito Juárez, festejos, tradiciones, fiesta, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik