En directo
    Cultura
    URL corto
    0 61
    Síguenos en

    Cada 26 de diciembre millones de familias afrodescendientes en Estados Unidos inician los siete días de celebración de una de las fiestas navideñas más singulares de la cultura africana: el Kwanzaa.

    Este día se colocan velas de color verde, rojo y negro en un ancho candelabro que va a iluminar los siete días de festejos, dedicados a siete principios: 'Umoja' (Unidad), 'Kujichagulia' (Autodeterminación),  'Ujima' (Trabajo colectivo y Responsabilidad), 'Ujamaa' (Economía Cooperativa), 'Nia' (Propósito), 'Kuumba' (Creatividad) e 'Imani' (Fe).

    Cada mañana, hasta el 1 de enero, encenderán una de ellas, hasta hacer brillar los siete cirios que representan los siete principios del 'Kwanzaa'. Esta fiesta fue creada en 1966 por el profesor y activista afroamericano Malulana Karenga, y el nombre proviene de la lengua 'Suajili' donde significa "primeros frutos".

    El evento intenta revivir el sentimiento de comunidad de los afrodescendientes en ese país en torno a sus raíces y la cultura africana, aunque sólo unos dos millones de familias se unen cada año a la celebración, una porción bastante pequeña comparada con los más de 40 millones registrados en el censo de 2010.

    Tras la llegada de Barack Obama a la presidencia de Estados Unidos en 2009, algunos fieles se entusiasmaron con la idea de una Casa Blanca decorada de verde, negro y rojo en Navidad. Pero la familia de Obama no celebra el 'Kwanzaa'.

    Por otro lado, muchos afrodescendientes se niegan a celebrar esta tradición por la controvertida figura de su creador, quien es considerado un radical exconvicto. Aunque negó las acusaciones, en 1970 él y otros tres miembros de la Organización de los Estados Unidos (US Organization), un grupo nacionalista negro con sede en Los Ángeles, encarcelaron y agredieron a dos mujeres, según explicó el diario Los Ángeles Times.

    Las mujeres habían sido azotadas con cuerdas, golpeadas con bastones y chamuscadas con hierros, mientras estaban desnudas, en un esfuerzo por obtener confesiones de que estaban conspirando contra él. Karenga cumplió algunos años en prisión pero más tarde obtuvo un doctorado.

    Cuando el 'Kwanzaa' aún era joven, Karenga solía promocionarlo como una alternativa a la Navidad, calificando el cristianismo de religión blanca e instando a los negros a rechazarla.

    Los adeptos al 'Kwanzaa' hoy procuran ver esta celebración como una tradición cultural que no es incompatible con la Navidad o el 'Hannukah' judío, sino que se inserta en la mancomunidad de festejos navideños que persisten en ese país.

    El 'Kwanzaa' tiene incluso su propio Papá Noel: 'Nia Umoja', un cuentacuentos que narra leyendas africanas pero que no reparte regalos.

    Con la última vela el día 1 de enero, se da inicio a un inmenso festín o 'karamu', que tiene como valor honrar la memoria de los antepasados con una exuberante mesa llena de platillos africanos que hacen valer la tradición cada año.

    Te podría interesar: Los activistas opositores bolivianos pasarán la Navidad en huelga de hambre

    Etiquetas:
    afrodescendientes, cultura, tradiciones, festejos, celebración, Kwanzaa, Navidad, América del Norte, Africa, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik