En directo
    Tigre de San Antonio se prepara para luchar en el porrazo

    Así fue el Pendón, la fiesta de las danzas de Guerrero que inicia la Navidad (fotos, vídeos)

    © Sputnik / Eliana Gilet
    Cultura
    URL corto
    Eliana Gilet
    0 30

    Todas las danzas de Guerrero se unieron en un solo baile en que cientos de máscaras, personajes y colores pasearon por la calles de Chilpancingo, la capital del estado, que albergó la fiesta del Pendón en su 193 edición.

    El paseo del Pendón marca el inicio de la feria navideña que termina el 6 de enero. Los cinco barrios de la capital guerrerense pasean cada uno su estandarte que abandera el pueblo, el barrio o la danza.

    A la cabeza del paseo venía la señorita ‘Flor de Noche Buena', un concurso que ganó Laura Patricia Barragán de la Cruz quien llamó la atención de todos los presentes este año, porque se bajó del carro alegórico preparado para pasearla y encabezó el desfile caminando y arrastrando su vestido. Fue la primera vez que se vio a una Flor de Noche Buena caminando con su barrio.

    El primer barrio en desfilar tras ella fue San Mateo y tras él, lo hicieron San Antonio, San Francisco, Santa Cruz y Tequicorral, los cinco barrios de Chilpancingo que encabezaron un enorme contingente.

    Detrás de los barrios venían danzantes de las siete zonas de Guerrero: la costa chica, la costa grande, Acapulco, la montaña, centro, norte y Tierra caliente. Todos juntos bailando y respaldando a los capitalinos.

    La música resonó por las calles, que pareció amplificarse y retumbar en las montañas que rodean Chilpancingo. Los tambores y la flauta del Pintero llevan el ritmo de la danza de los "tlacololeros". Junto a él varios hombres bailan con vestimenta de costal y látigos que imitaban el gruñido de un jaguar al azotarlo en el aire.

    • La lucha del tigre de Santa Cruz contra el tigre de Tequicorral, durante el porrazo
      La lucha del tigre de Santa Cruz contra el tigre de Tequicorral, durante el porrazo
      © Sputnik / Eliana Gilet
    • Espectadores ven pasar el paseo del Pendón frente a su casa
      Espectadores ven pasar el paseo del Pendón frente a su casa
      © Sputnik / Eliana Gilet
    • Danzante vestido de policía municipal durante el Pendón 2018
      Danzante vestido de policía municipal durante el Pendón 2018
      © Sputnik / Eliana Gilet
    • Niños tlacololero y tigre luchan durante la danza de Pendón en su edición 193
      Niños tlacololero y tigre luchan durante la danza de Pendón en su edición 193
      © Sputnik / Eliana Gilet
    • Mojiganga durante el paseo del Pendón en el 2018
      Mojiganga durante el paseo del Pendón en el 2018
      © Sputnik / Eliana Gilet
    • Joven intenta entrar a la plaza de toros Belisario Arteaga para ver el porrazo
      Joven intenta entrar a la plaza de toros Belisario Arteaga para ver el porrazo
      © Sputnik / Eliana Gilet
    • Apache posa para foto durante la edición 193 del Pendón
      Apache posa para foto durante la edición 193 del Pendón
      © Sputnik / Eliana Gilet
    1 / 7
    © Sputnik / Eliana Gilet
    La lucha del tigre de Santa Cruz contra el tigre de Tequicorral, durante el porrazo

    Así, el jaguar se paseaba entre los tlacololeros, escabulléndose con sus pasos de baile hasta que alguno de los otros lo veía y lo perseguía con el látigo sonando en el aire. Pero el tigre se defendía, empezando una pelea de vida o muerte. Pocas veces, el tigre lograba escapar antes de la llegada del ‘maizo', otro personaje que representa a un viejo enmascarado que dispara al tigre, para entregar su cuerpo a la tierra pidiendo que lleguen las lluvias.

    Además: Así se festejó el Día de Muertos en la Ciudad de México (fotos)

    Plaza de toros Belisario Arteaga donde se llevó a cabo el porrazo
    © Sputnik / Eliana Gilet
    Plaza de toros Belisario Arteaga donde se llevó a cabo el porrazo

    El ritual que conlleva esta danza tiene un sentido ceremonial en mayo, siguiendo el calendario de las cosechas de esta zona campesina. En el pendón, la danza se recrea para la fiesta, donde se sumó a las danzas de muerte de los Manueles, a la de los diablos de Cuajinicuilapa y la de los barbudos que se entrecruzaban.

    También estaba el personaje de las mojigangas, que son hombres con máscara femenina que robaban besos a parejas descuidadas durante su desfile, y que si alguno se negaba, varias mojigangas capturaban al rebelde hasta lograr besarlo y liberarlo entre risas y el sonido de los latigazos de los jaguares en el aire.

    Los tlacololeros hacían lo mismo con alguna que otra mujer, incitando a una riña por la muchacha, que se actuaba como una danza. El mezcal, una bebida alcohólica típica que se extrae del maguey, corría por los vasitos de todos en las calles, donde todos los presentes se convidaban y bailaban.

    No faltó el asistente disfrazado de sicario o de militar que se sumó a la multitud bailando al ritmo del Pitero, aunque se convirtieron en la burla de los asistentes a esta fiesta popular de  un estado que lleva décadas militarizado. Por la fuerza de la costumbre, han terminado formando parte de la vida cotidiana de los guerrerenses. También las empresas y casas de empeño locales portaron sus mantas que develaban la publicidad del Gobierno del estado.

    Tlacololero durante el paseo del Pendón en su edición 193
    © Sputnik / Eliana Gilet
    Tlacololero durante el paseo del Pendón en su edición 193

    Todo Chilpancingo fue adornado para recibir su mayor fiesta, los negocios cerraron durante la jornada y las familias sacaron su fiesta a la calle: sentados en mesas y sillas en la vereda, compartieron cerveza y mezcal, que amenizaron la fiesta y que ofrecían a los transeúntes ante la menor provocación.

    "¡Hasta milagros hace el Pendón!", exclamó uno de los espectadores al ver que un joven que venía en silla de ruedas se paró y la cargó para acelerar su paso entre la gente. Los balcones que daban hacia el paseo estuvieron llenos de personas, familias enteras que acomodaron sus sillas para disfrutar una vista panorámica de las danzas y la buena música de la fiesta, que es un hecho colectivo central en los pueblos del sur de México. El majestuoso desfile terminó en la plaza de toros, donde los tigres de cada barrio se enfrentaron hasta lograr un ganador.

    Primero el tigre de San Antonio peleó contra el de San Francisco, y ganó el primero. Luego peleó de Santa Cruz contra el de Tequicorral y ganó el primero. La final fue entre los tigres de Tequicorral y San Francisco, ganando éste último, que por segundo año consecutivo se llevó el triunfo de la pelea de tigres del Pendón guerrerense.

    Cuando se anunció la victoria del tigre de San Francisco, todo su barrio se abalanzó hacia él, quien desesperado buscó a su novia entre la gente hasta que la encontró, la besó y le agradeció su victoria.

    También: Así se recuerda a los fallecidos en la carretera más peligrosa de la Ciudad de México (fotos)

    La gente lo paseó sobre sus hombros mientras la multitud que estaba en el ruedo explotaba de júbilo. Hasta los más de 1.000 militares y policías que custodiaban la fiesta bebían afuera de la plaza de toros.

    El tigre de Tequicorral pasó a la final del porrazo
    © Sputnik / Eliana Gilet
    El tigre de Tequicorral pasó a la final del porrazo

    La noche cayó a medida que los mezcales fueron bajando mientras los cuetes tronaban en el cielo estrellado. Algunos ya borrachos caían rendidos en las banquetas de las calles. No hay duda que el inicio la feria navideña dejará a los guerrerenses con una resaca del tamaño de la fiesta que se echaron.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    celebración, máscara, fiesta, danza, Navidad, México