09:18 GMT +316 Noviembre 2018
En directo
    Adolf Hitler y Benito Mussolini en Múnich, Alemania

    Develan complicidad de Gobiernos argentinos con el Tercer Reich

    CC BY 2.0 / Marion Doss / Hitler, una 'estrella renaciente' en los países emergentes
    Cultura
    URL corto
    Francisco Lucotti
    101911

    La Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA) trabaja en la investigación de archivos desclasificados que demuestran vínculos y colaboración entre el Estado y la cúpula del Tercer Reich durante las décadas del 30 y 40.

    En septiembre de este año, el presidente argentino, Mauricio Macri, le entregó 70.000 folios de documentación digitalizada al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu. Su contenido: material hasta entonces secreto de la Cancillería que desacreditaría la idea de una posición aparentemente neutral por parte de los Gobiernos militares locales antes y durante la Segunda Guerra Mundial.

    "La DAIA se crea en 1935 ante el crecimiento de la influencia nazi en Argentina, cuando hace años Hitler ya hablaba del renacimiento de una nueva Alemania donde solo había lugar para la raza aria", contó a Sputnik Alberto Indij, presidente de la organización israelita.

    El 13 de marzo de 1938, Hitler anunció la anexión de Austria a Alemania y lanzó un plebiscito para el 10 de abril. Ese día se realizó en Argentina, con permiso del presidente Roberto Ortiz, el mitin pro nazi de mayor convocatoria fuera del territorio germánico, en el mítico estadio Luna Park, donde acudieron 15.000 ciudadanos. Este suceso y la permisividad del Estado serían el primer paso de una cadena de complicidades.

    "Entre los archivos, que cubren un período de 1936 a 1947, se encuentran múltiples evidencias de que los distintos Gobiernos argentinos colaboraron con el régimen nazi y adoptaron medidas migratorias antisemitas y de protección a soldados y jerarcas del Tercer Reich", dijo Indij.

    Además: Historias de espionaje y traición nazi, el paso del acorazado Graf Spee por el Río de la Plata

    Se refiere a la Circular Nro. 11, un documento de carácter "estrictamente confidencial" firmado por el entonces ministro de Relaciones Exteriores y fechado el 12 de julio de 1938, en el que se negaba el visado a "sujetos indeseables", es decir, refugiados y desplazados de Europa, "en buena parte judíos que tenían que ingresar al país de forma clandestina, mientras que los nazis eran recibidos sin problemas una vez que estalló el conflicto", contó el presidente de la DAIA.

    "Mucho se ha escrito y producido cinematográficamente acerca del ingreso de nazis al país. La recuperación de fuentes históricas reafirman la realidad de esa época", dijo a Sputnik Marisa Braylan, directora del Centro de Estudios Sociales de la DAIA. "La tarea será ardua por la cantidad de material. Antes de fin de año, de todos modos, se informará sobre el tipo de fuentes halladas y un cálculo estimado de lo que faltaría consultar".

    También: Así fue el comienzo de la Segunda Guerra Mundial

    "Los regímenes dictatoriales tienen siempre una matriz discriminatoria y racista y no pasan de ‘delirio'  a ‘realidad' cuando las sociedades los acompañan. Los genocidios siempre comienzan con pequeños actos insignificantes que, en la medida de no ser advertidos, avanzan, destruyen la democracia y anestesian la sensibilidad de la gente. Sabemos bien en qué termina. Las cámaras de gas fueron posibles gracias a eso. Despertar a la sociedad con este tipo de información implica no sólo revisar nuestro pasado sino que debe interpelarnos en el presente y prevenir posibles injusticias del futuro", dijo Braylan.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    colaboracionismo nazi, migración, nazismo, Segunda Guerra Mundial, Argentina