10:35 GMT +318 Octubre 2018
En directo
    Museo Tate Modern

    Artista cubana Tania Bruguera afronta impacto de la inmigración en Tate Modern

    CC BY 2.0 / Jim Bowen / Tate Modern
    Cultura
    URL corto
    0 0 0

    LONDRES (Sputnik) — Tania Bruguera (La Habana, 1968) encara la problemática mundial de la inmigración en una instalación sensorial que ha creado específicamente para la Sala de Turbinas del museo londinense Tate Modern, una de las comisiones de arte contemporáneo más prestigiosas de Europa.

    "Todo el mundo tiene derecho a moverse y desgraciadamente la gente se va (de sus países) porque no se siente representada por sus gobiernos y no siente que tiene la posibilidad de cambiar", explica a Sputnik en el monumental espacio de la antigua central eléctrica del sur del Támesis.

    La obra reta al público a revelar con su propia energía y con el contacto de otros visitantes la imagen de un refugiado —"un mural horizontal", dice— que se oculta bajo un suelo orgánico que cubre el cemento original de la sala.

    "Quería llamar la atención de que existen muchas cosas en las sociedades hoy en día que aparentemente son invisibles para muchos, ya sea porque no quieren verlas o porque no les interesa", señala.

    La intervención parte sin un título fijo y con una cifra inicial, 10.142.926, que aumentará día a día y que se estampará en tinta roja en la piel del visitante.

    Te puede interesar: El museo Tate Modern se adentra en la cultura visual soviética

    El dato representa el número de desplazados internacionalmente en 2017 más los migrantes oficialmente fallecidos en lo que va de año, de acuerdo con la Organización Internacional para las Migraciones.

    Bruguera interpreta su obra como una "metáfora" sobre la soledad del inmigrante y su creencia personal de que "si todos trabajamos juntos, si ponemos nuestra energía, aunque tengamos opiniones distintas políticamente, tengamos etnias y religiones diferentes, podemos revelar algo".

    En esta ocasión se trata de la fotografía de Joseph, un refugiado sirio que logró asentarse en el sur de Londres con la ayuda de una activista local, Natalie Bell, en cuyo nombre se ha bautizado temporalmente una sección del museo.

    Con este inusual gesto se abre un nuevo capítulo en la relación entre la institución y el vecindario donde se ubica desde el año 2000 propiciada por la creadora cubana.

    Bruguera sigue la senda de autores internacionales, como Olafur Eliasson o Ai Weiwei, que convirtieron la Sala de Turbinas en ensayo artístico e interactivo en ediciones anteriores del mismo encargo.

    Te puede interesar: Una impresionante muestra celebra los 80 años del Guernica (fotos)

    La energía y el calor humanos dejarán marcas sobre el suelo y quizá llegarán a desvelar la imagen de Joseph, una "tarea casi imposible de realizar", según la comisaria del proyecto, Catherine Wood.

    Un ambiente sonoro incómodo, agobiante y perturbador domina el espacio emulando tal vez el tortuoso viaje de un migrante.

    En una especie de capillita adicional se respira un compuesto orgánico que huele a menta y provoca lágrimas y escozor de ojos.

    La inauguración de 10.142.926 es el fruto de cuatro meses de estancia en Londres y el principio de una prometedora colaboración con el vecindario del distrito postal E1 que asegurará su presencia en la Tate Modern durante al menos los dos próximos años.

    'Comisión Hyundai: Tania Bruguera' permanecerá abierta al público y con acceso gratuito hasta el 24 de febrero de 2018. 

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    artista, Tate Modern, Cuba