En directo
    Cultura
    URL corto
    Juan Ignacio Mazzoni
    1110

    Darío Volonté es uno de los cantantes líricos argentinos más reconocidos en todo el mundo. Su paso por la Guerra de Malvinas le enseñó a apreciar la importancia de cada momento, ya sea una gala en el Teatro Colón o tomar un mate. En un nuevo aniversario del conflicto que estremeció a Argentina, Sputnik le acerca esta ejemplar historia de vida.

    Cuando estalló la guerra en el Atlántico sur entre Argentina y el Reino Unido, Volonté tenía apenas 18 años. Recién egresado de la Escuela de Mecánica de la Armada, fue destinado a la sala de máquinas del ARA General Belgrano. El hundimiento de esta nave, el 2 de mayo de 1982, fue uno de los episodios más sangrientos de la contienda.

    De los 1.029 tripulantes, fallecieron 323, prácticamente la mitad de las 649 bajas argentinas en toda la guerra. Volonté se encuentra entre los que pudieron vivir para contarlo. Según relata en diálogo con Sputnik, hoy puede mirar hacia aquel "momento durísimo", sin "escozor o molestia".

    "Es una cosa que me tocó pasar en la vida. Tuve la suerte, de poder dejarlo atrás y seguir caminando para adelante. Sé de dónde vengo, pero no me olvido hacia dónde quiero ir. Aprendí que de este momento van a surgir otros mejores siempre y cuando esté centrado", dice.

    Lea también: La increíble historia del magnate argentino que defiende la memoria de los excombatientes de Malvinas

    Cuando los misiles del submarino británico Conqueror dieron contra el barco, Volonté estaba en la sala de máquinas. De aquel momento, recuerda el fuego, las aguas con sensaciones térmicas de entre 15 y 20 grados bajo cero, las balsas de salvataje en medio del oleaje inclemente del sur del mundo, donde el viento sopla como en pocos sitios.

    "Nos pudimos salvar aunque se nos desinflaba la balsa. Nos tapó la ola y quedamos debajo del agua unos cuantos segundos. La balsa se podía ir abajo y ahí se terminaba todo; pero volvió a superficie. Íbamos recargados", recuerda Volonté.

    Crucero General Belgrano (archivo)
    © AFP 2018 / Official Government photo
    Crucero General Belgrano (archivo)

    "Yo estaba en la sala de máquinas, una zona bastante desfavorable, pero tuvimos la suerte de escapar, de poder acertar a la balsa, de aguantar el frío, de que nos encontraran y de que nos buscaran. Todo eso generó una sensación en mí de tener una segunda oportunidad y aprovecharla lo mejor posible", prosigue.

    Para sortear el trauma de la guerra, Volonté no solo se ha refugiado en su prolífica carrera como cantante lírico en los escenarios más importantes de Buenos Aires, Milán, Nápoles o París, sino también en la espiritualidad, "tratando de encontrar respuestas y lógica a cosas que no la tienen". "Por fortuna", dice, el paso por Malvinas no lo ha afectado tanto como a otros excombatientes.

    "En estos momentos son más los que se suicidaron que los que murieron la guerra. A nivel mundial y como experiencia humana es un estrés enorme pasar por una situación bélica", apunta.

    A la distancia, el hundimiento del ARA General Belgrano no es una situación que lo disturbe, asegura, porque los años que han pasado le han permitido recordar el hecho "con otra forma de equilibrio y otra madurez".

    "A medida que pasa el tiempo, lo que uno está viviendo es de regalo. La perspectiva es otra, es una experiencia fuerte el tema de pasar una guerra y sobrevivir", afirma.

    Al terminar el conflicto y volver a tierra firme, Volonté se retiró de la Marina y se dedicó a una infinidad de oficios, como había realizado desde los nueve años, cuando empezó a trabajar. A la par, estudiaba canto en los momentos en los que podía. Ya había tenido anteriormente su contacto con el mundo de la música, cuando cantaba en la Iglesia Nueva Apostólica frente a los feligreses.

    Su técnica era "muy natural", pero gracias al maestro José Crea —reconocido barítono del Teatro Colón— aprendió "las primeras bases para cantar con el menor esfuerzo posible, conocer la proyección de la voz, bien apoyado".

    "Crea me metió la idea de que tenía un billete de lotería, que de acuerdo a cómo lo trabajara  y cómo se presentara la vida, uno podía llegar a tener un premio de un determinado tamaño. El que yo siempre soñaba era vivir de esto, pero logré mucho más", evoca.

    Corrían los años 90 y Volonté hacía fletes y transportes de todo tipo con una camioneta. Durante tres años combinó este trabajo con la de cantante lírico. Solo vendió su vehículo a ocho meses de triunfar en escenarios europeos, cuando comenzó a ganar suficiente dinero para vivir.

    El talento se sumó al azar. Uno de sus clientes de aquel momento era un referente de la colectividad valenciana de Buenos Aires, a quien le transportaba las paellas enormes que preparaba para las romerías de la ciudad. De modo jocoso lo llamaba "Pavarotti" y lo invitaba a cantar zarzuelas en aquellos eventos. En estas instancias informales empezó a "tener conciencia" del efecto que provocaba en el público.

    Este valenciano, también constructor, le comentó casi por casualidad que entre sus clientes estaba un apasionado de la ópera, abonado al Teatro Colón. Un día fueron a recoger unos escombros a su casa. El entendido le hizo cantar un aria de zarzuela y se dio cuenta de tener enfrente a un diamante en bruto.

    Le puede interesar: Piloto inglés en Malvinas: "No había tiempo para la caballerosidad"

    Enseguida llamó a Carlos Gusmerotti, quien se transformó en el mecenas principal de Volonté. El cantante recuerda que había tragado el polvo de los escombros, pero se tomó un vaso de agua y cantó nuevamente un aria.

    "Empecé con un concierto en el Teatro San Martín de Buenos Aires. Luego un director de orquesta escuchó hablar de mí, me llevaron a una grabación, esa grabación llevó a otra… luego empezaron a pasarse ese material entre gente que armaba espectáculo. Así, una mano lava la otra y las dos lavan la cara, así fue la cosa que se fue sumando", resume Volonté.

    El tenor argentino y excombatiente de Malvinas Darío Volonté canta en San Petersburgo en 2015
    El tenor argentino y excombatiente de Malvinas Darío Volonté canta en San Petersburgo en 2015

    Gusmerotti también armaba conciertos, y le permitió debutar con arias de Tosca en el Festival Internacional de Música Clásica que se hizo con la Orquesta Sinfónica de La Habana tanto en Argentina como en Cuba en 1996.

    A este hito, siguieron las audiciones y los contratos en Europa, a más de diez años de terminada la guerra. Malvinas, el mundo de la guerra contrapuesto a la belleza del canto lírico, en la memoria, también fueron útiles para entender algunas piezas líricas, "que muestran la historia, la violencia, el autoritarismo del hombre contra el hombre".

    "Todo eso en el fondo es parte de la vida y uno tiene que aprender a trascenderlo. Esa es la parte espiritual que me ha permitido atravesar, a poder tratar de sobrevolar. El mundo del arte, la enseñanza, la maestría de aprender a cantar. En nuestro oficio, cantar bien es un oficio de maestría, no en el sentido soberbio de la palabra sino en el sentido de aprender un oficio", opina.

    Luego vino La Scala, de Milán, y la Ópera de París. Pero Volonté afirma no haberse puesto "ninguna vara" para medirse, más que vivir el momento y "conectar con el público". Para él, todo concierto es importante, sea "una noche del Colón o un evento en un pueblo chiquito del interior de Argentina" o la cumbre de presidentes iberoamericanos en Mar del Plata en 2010.

    Le puede interesar: Ya no solo conocidos por Dios: así fue el histórico viaje a Malvinas de familiares de caídos

    "Todos los momentos son importantes, tanto ese momento anónimo como el momento más expuesto, eso es lo que trato de vivir, que se da inconscientemente por la experiencia que uno va teniendo en la vida. Busco que desde que me levanto hasta que me acuesto, e incluso durmiendo, todo sea importante", resalta.

    Entre todas las arias que interpretó, hay una que tiene un significado especial. Se trata de 'Alta en el cielo', la canción de la bandera argentina, una pieza de 'Aurora', la ópera nacional argentina. Sus versos son los que cantan los escolares todas las mañanas al izar la bandera y cada tarde al arriarla.

    Esta ópera significó el debut de Volonté en el Colón, "el primer bis en noche de gran abono en historia del teatro y fue la entrada en la popularidad, inusitada y desconocida para un cantante de ópera". Los canales y las radios no paraban de anunciarlo y de la noche a la mañana se vio simultáneamente en varias emisiones.

    Su agente, Pía Sebastiani, difundió el debut con una frase original: "Veterano de guerra le canta a la bandera nacional en el Teatro Colón". Pocas palabras que generaron "un maremoto" antes de la presentación e hicieron que una ópera argentina se volviera "conocida mundialmente".

    "Cantar eso en el Colón era tocar la fibra y la infancia de toda la gente de las más de 3.000 personas que estaban escuchando", recordó.

    Lea además: Argentinos indignados por 'emoji' con bandera británica de las Malvinas

    Hoy, Volonté busca el equilibrio en su carrera e intenta ir lo más posible al interior de su país, donde las olas migratorias europeas —particularmente española e italiana— han favorecido la popularidad de piezas de zarzuelas y óperas. A finales de abril comenzará una gira por la provincia de Córdoba y en el interior del país, continuando una tradición que grandes voces del género como Beniamino Gigli y Enrico Caruso, que se adentraron en la Argentina profunda.

    "Es una cosa que se lleva en los genes, es muy impactante, tiene esa cosa circense de la voz en vivo que asombra al público y a uno, porque emocionar es el trabajo principal de nuestro arte", concluye.

    • Imágenes de la comitiva de familiares de caídos en Malvinas que visitó las islas el 26 de marzo con motivo de la identificación de los restos de 90 soldados.
      Imágenes de la comitiva de familiares de caídos en Malvinas que visitó las islas el 26 de marzo con motivo de la identificación de los restos de 90 soldados.
      © Foto : Comisión de Familiares de Caídos en Malvinas e Islas del Atlántico Sur
    • Imágenes de la comitiva de familiares de caídos en Malvinas que visitó las islas el 26 de marzo con motivo de la identificación de los restos de 90 soldados.
      Imágenes de la comitiva de familiares de caídos en Malvinas que visitó las islas el 26 de marzo con motivo de la identificación de los restos de 90 soldados.
      © Foto : Comisión de Familiares de Caídos en Malvinas e Islas del Atlántico Sur
    • Imágenes de la comitiva de familiares de caídos en Malvinas que visitó las islas el 26 de marzo con motivo de la identificación de los restos de 90 soldados.
      Imágenes de la comitiva de familiares de caídos en Malvinas que visitó las islas el 26 de marzo con motivo de la identificación de los restos de 90 soldados.
      © Foto : Comisión de Caídos en Malvinas e Islas del Atlántico Sur
    • Imágenes de la comitiva de familiares de caídos en Malvinas que visitó las islas el 26 de marzo con motivo de la identificación de los restos de 90 soldados.
      Imágenes de la comitiva de familiares de caídos en Malvinas que visitó las islas el 26 de marzo con motivo de la identificación de los restos de 90 soldados.
      © Foto : Comisión de Familiares de Caídos en Malvinas e Islas del Atlántico Sur
    • Imágenes de la comitiva de familiares de caídos en Malvinas que visitó las islas el 26 de marzo con motivo de la identificación de los restos de 90 soldados.
      Imágenes de la comitiva de familiares de caídos en Malvinas que visitó las islas el 26 de marzo con motivo de la identificación de los restos de 90 soldados.
      © Foto : Comisión de Familiares de Caídos en Malvinas e Islas del Atlántico Sur
    • Imágenes de la comitiva de familiares de caídos en Malvinas que visitó las islas el 26 de marzo con motivo de la identificación de los restos de 90 soldados.
      Imágenes de la comitiva de familiares de caídos en Malvinas que visitó las islas el 26 de marzo con motivo de la identificación de los restos de 90 soldados.
      © Foto : Comisión de Familiares de Caídos en Malvinas e Islas del Atlántico Sur
    • Imágenes de la comitiva de familiares de caídos en Malvinas que visitó las islas el 26 de marzo con motivo de la identificación de los restos de 90 soldados.
      Imágenes de la comitiva de familiares de caídos en Malvinas que visitó las islas el 26 de marzo con motivo de la identificación de los restos de 90 soldados.
      © Foto : Comisión de Familiares de Caídos en Malvinas e Islas del Atlántico Sur
    • Imágenes de la comitiva de familiares de caídos en Malvinas que visitó las islas el 26 de marzo con motivo de la identificación de los restos de 90 soldados.
      Imágenes de la comitiva de familiares de caídos en Malvinas que visitó las islas el 26 de marzo con motivo de la identificación de los restos de 90 soldados.
      © Foto : Comisión de Familiares de Caídos en Malvinas e Islas del Atlántico Sur
    • Imágenes de la comitiva de familiares de caídos en Malvinas que visitó las islas el 26 de marzo con motivo de la identificación de los restos de 90 soldados.
      Imágenes de la comitiva de familiares de caídos en Malvinas que visitó las islas el 26 de marzo con motivo de la identificación de los restos de 90 soldados.
      © Foto : Comisión de Familiares de Caídos en Malvinas e Islas del Atlántico Sur
    1 / 9
    © Foto : Comisión de Familiares de Caídos en Malvinas e Islas del Atlántico Sur
    Imágenes de la comitiva de familiares de caídos en Malvinas que visitó las islas el 26 de marzo con motivo de la identificación de los restos de 90 soldados.

    Además:

    La difícil experiencia de visitar Malvinas siendo argentino
    Etiquetas:
    lírica, canto, Guerra de Malvinas, Teatro Colón, Islas Malvinas, Argentina, Reino Unido
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik