01:18 GMT +323 Noviembre 2017
En directo
    La revolución de octubre de 1917 en Rusia

    Cómo ven los latinoamericanos la Revolución rusa

    © Sputnik/
    Cultura
    URL corto
    2017, el centenario de la Revolución rusa (112)
    31119181

    Con motivo del centenario de las jornadas de octubre de la Revolución rusa, Sputnik consultó a tres pensadores latinoamericanos para conocer sus impresiones sobre los hechos de 1917 y la importancia de reflexionar sobre ellos en el presente.

    Hace 100 años se escribía una de las páginas más importantes de la historia del siglo XX. Con el asalto al Palacio de Invierno de Petrogrado y la caída del Gobierno provisional de Aleksandr Kerensky, comenzaba una nueva etapa de la época contemporánea.

    Este acontecimiento provocó transformaciones en todas las esferas de la vida social, cultural y política. Sputnik entrevistó a tres pensadores de la región, para entender la relevancia de la Revolución en nuestro continente.

    "No hay fecha para la próxima revolución"

    Según el escritor y periodista uruguayo Mauricio Rosencof, "la gente recuerda la fecha" de la Revolución, pero olvida la situación anterior de la clase obrera. "Trabajaban 12 o 14 horas por día, morían los niños en los telares. Había una opresión tremenda de una clase sobre la otra", recordó.

    Rosencof apuntó a la situación de Rusia en 1917, que "no estaba pensada" por los teóricos del socialismo, que habían modelado sus ideas en Inglaterra y Alemania. Sin embargo, en tierras eslavas se dio "una conjunción muy especial" de revolucionarios y pensadores que dieron forma a una revolución en un contexto diferente. Resaltó la figura de Vladímir Ilich Lenin, quien "lúcido" plantea "remontar" un país y sentar las bases de la industrialización y la modernización.

    Para el escritor, es necesario recordar los alzamientos de 1905, en los que el pueblo "manifestó pidiéndole pacíficamente al zar y a la burguesía incipiente la posibilidad de comer todos los días y fueron acribillados". Luego, recordó que la victoria del Ejército rojo en la guerra civil, a pesar de que 14 naciones apoyaron al bando blanco.

    "Después hay desarrollo y conquistas; mejoras y errores; barbaridades y gulags. Una Segunda Guerra Mundial donde los rusos pusieron los muertos como los pusieron otros, pero donde fueron claves en la derrota del movimiento más espantoso que se desarrolló en este mundo, el nazismo", aseveró Rosencof.

    ​El periodista no dudó en afirmar que "la revolución socialista no fue derrotada" y que "vive y lucha en todos los lugares donde hay gente que está dispuesta" a ella. "Hay gente que está luchando para que su pueblo coma todos los días mientras hablamos. Hay gente que hace y que lucha y no hay fecha para la próxima revolución. Es la historia de la humanidad", apuntó.

    La liberación de las mujeres de la "esclavitud doméstica"

    Andrea D'Atri, dirigente del Movimiento Pan y Rosas y del Partido de los Trabajadores Socialistas de Argentina, recordó la importancia de la Revolución rusa para los derechos de las mujeres a nivel mundial.

    "Los bolcheviques consideraban que no era posible hablar de una revolución o de socialismo si no se avanzaba en la emancipación de las mujeres. Por eso llevaron adelante una serie de medidas muy importantes de derechos democráticos por los cuales en muchos países del mundo todavía estamos peleando", dijo D'Atri.

    La pensadora destacó el papel de Aleksandra Kolontái, ministra de Salud Pública e impulsora de políticas relacionadas con la mujer y la familia. Su figura permitió que la Rusia revolucionaria fuera el primer país del mundo en declarar el derecho al aborto seguro en hospitales públicos.

    También adquirieron el derecho a la educación y a tener un pasaporte, ya que anteriormente dependían exclusivamente de su padre o de su marido para viajar. Podían insertarse en el mercado laboral sin permiso de un hombre y gozar de derechos políticos.

    No solo las mujeres: también los hijos nacidos de uniones extramatrimoniales o de familias no convencionales se equipararon a los nacidos de vínculos tradicionales, explicó. En otros países de Occidente, estos cambios llegarían años o décadas después.

    Lea también: "Discutir 1917 hoy es fundamental para repensar la liberación de las mujeres"

    D'Atri recordó el esfuerzo de intentar industrializar y socializar el trabajo doméstico, cosa que no prosperó por las condiciones que atravesaba el país en aquel entonces.

    "Lenin decía que la igualdad ante la ley aún no es la igualdad ante la vida, ante el obrero y la obrera, y lo que había que conquistar era la igualdad ante la vida. Para eso había que liberar a las mujeres de la esclavitud doméstica. ¿De qué sirve el derecho a votar, a ser votadas, a hacer política si vamos a tener a las mujeres horas y horas del día dedicadas a esos quehaceres que la convierten en esclavas del hogar?", se preguntó.

    Pero en el contexto de la Revolución, con una Guerra Mundial fuera de fronteras, una guerra civil interna, un cerco económico, 14 ejércitos rodeando al país y 7 millones de muertos "nada más que de enfermedades y frío sin contar los muertos de la guerra civil", los derechos conquistados son "de una dimensión inaudita".

    "Es posible un mundo más allá del capitalismo"   

    Para el historiador Pablo Stefanoni, la Revolución rusa fue "sin duda el hecho más importante del siglo XX, con un apoyo en su momento de corrientes y figuras intelectuales incluso muy alejadas del socialismo, que vieron en la revolución un proyecto de renovación en un contexto de crisis en Occidente que se había expandido mucho".

    La importancia de la Revolución rusa es tal, recordó Stefanoni, que el historiador británico Eric Hobsbawm planteó que "el siglo XX había comenzado con la Revolución rusa y había terminado con la caída de la Unión Soviética".

    Sin embargo, según Stefanoni, "el marxismo se encontró con que la idea de revolución que se había planteado era muy difícil o imposible de realizar en Occidente e incluso la Revolución rusa respondió a una anomalía en ese sentido".

    Le puede interesar: "Todos saben algo de la Revolución rusa, pero es un evento mal conocido"

    El historiador recordó cómo Antonio Gramsci tituló uno de sus libros 'La Revolución contra el Capital': "El capital contra el capitalismo, pero también contra el libro de Marx, en el sentido que la revolución se había imaginado en sus orígenes más para el mundo desarrollado", precisó.

    En el mundo desarrollado, "la revolución siguió sin ser posible". Aún así, en el siglo XX se pueden ver revoluciones "en la periferia: en China, Cuba, Vietnam, Argelia y otros lados. Hoy, creo que con la caída del socialismo real y la crisis de los socialismos realmente existentes se cayó también una cierta idea de revolución en un contexto en el que la idea de superar el capitalismo es crecientemente difícil de pensar".

    Stefanoni citó al autor británico Mark Fisher, autor de ‘Realismo capitalista', "que dice que no solo es difícil llevar adelante proyectos post-capitalistas sino llevarlos adelante como posibles".

    "Ese es el desafío: recuperar la idea de que es posible un mundo más allá del capitalismo. Eso no es evidente y de hecho hoy no solo están en crisis las izquierdas revolucionarias sino las izquierdas reformistas y socialdemócratas, que tampoco saben cómo encarar ciertas reformas del orden actual pese a que quizás como nunca hay un inconformismo con el capitalismo existente muy fuerte", concluyó el historiador.

    Tema:
    2017, el centenario de la Revolución rusa (112)

    Además:

    ¿Cuánto sabes sobre la Revolución de octubre? ¡Sputnik te desafía!
    Espectáculo de luz en San Petersburgo en homenaje a los 100 años de la Revolución de octubre (vídeo)
    Castro felicita al líder del Partido Comunista de Rusia por centenario de Revolución rusa
    Etiquetas:
    Revolución de Octubre, Andrea D'Atri, Mauricio Rosencof, Pablo Stefanoni, América Latina, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik