Widgets Magazine
En directo
    El parque temático de Disney

    Disney, ¿el arma secreta de EEUU para dominar el mundo?

    CC BY 2.0 / Chris Harrison / Cinderella's Castle - Walt Disney World
    Cultura
    URL corto
    8181

    La gira de Walt Disney como enviado del presidente Franklin Roosevelt a Latinoamérica en septiembre de 1941 marcó el inicio del "colonialismo cultural estadounidense" sobre la región, según el sociólogo venezolano Miguel Ángel Contreras Natera, quien explicó a Sputnik cómo funcionó esta 'arma simbólica'.

    En setiembre de 1941, en plena Segunda Guerra Mundial, el dibujante y productor Walt Disney visitó cuatro países de Latinoamérica por encargo directo del Gobierno de Franklin  Roosevelt. Tras 76 años, aquel viaje es considerado un punto de partida de la colonización cultural de la región por parte del gigante del norte, según el especialista.

    "Ocurrió en vísperas de la Guerra Fría, cuando se estaba estableciendo la disputa cultural por los imaginarios colectivos. Disney es una figura central en este enfrentamiento ya que el cine es una herramienta fundamental para el canon occidental. Las producciones culturales de esta industria comienzan a masificarse en esta época", dijo a Sputnik el sociólogo Miguel Ángel Contreras Natera, profesor investigador de la Universidad Central de Venezuela.

    Las pantallas pronto se convirtieron en el método más eficaz para transmitir contenidos. Surgía la industria del entretenimiento asociada al cine que, según Contreras Natera, es un "elemento central del debate político a través de la construcción de sentidos". Roosevelt miraba con preocupación la influencia que ejercían las Potencias del Eje sobre algunos países, y decidió que la mejor forma de revertirla era enviar a su principal embajador cultural.

    Chile, Argentina, Brasil y Uruguay fueron los destinos elegidos. Disney mantuvo reuniones con altos representantes de todos los gobiernos, incluidos presidentes, para transmitir el mensaje del mandatario estadounidense.

    En diciembre de ese año Uruguay rompió su neutralidad y cortó relaciones diplomáticas con el Eje e intentó influir para que otras naciones hicieran lo mismo. Tres años después llegaría el corto de Disney El Pelícano y la Agachadiza. Los pájaros protagonistas se llaman Monte y Video, palabras que unidas forman el nombre de la capital uruguaya.

    Asimismo, tras la gira, el creador del Ratón Mickey incorporó personajes estereotipados de Latinoamérica a sus producciones, atrayendo cada vez más al público latino. "Mickey Mouse es una marca que conformó imaginarios basada en prejuicios de cómo EEUU mira a la región. Los receptores de esa información comienzan a pensarse de la forma en que han sido pensados. Así Disney pasó a ser uno de los embajadores culturales en la 'guerra blanda' contra América Latina y el mundo", indicó el académico.

    A mediados de los años 40, el presidente estadounidense Dwight Eisenhower dijo que la guerra fundamental era la psicológica. "Los vínculos entre cine y política se vuelven evidentes cuando uno observa el papel que cumplió el senador Joseph McCarthy en la conformación de espacios de censura. Algunos cineastas lograron construir su carrera de éxitos sobre esta base. En paralelo, entre las décadas de los 40 y 60 comenzó una 'cacería de brujas' a artistas vinculados al comunismo. Se mezcló la guerra blanda con las formas frontales de combate cultural", destacó el profesor.

    La relación directa entre Hollywood y la Casa Blanca se puede distinguir de forma clara en los años 70. "'Fiebre de sábado a la noche' es una película que muestra el modelo del ‘nuevo joven', un individuo de clase obrera que trabaja de lunes a viernes y que utiliza los fines de semana para bailar música disco, un estilo sin el contenido social que había tenido el rock en décadas anteriores y que es constante y repetitiva. Se buscó de este modo alimentar la cultura del consumo", explicó Contreras Natera.

    Del mismo modo, filmes hollywoodenses actuales no escapan a esta lógica de control. "Películas como 'Contacto' muestran a una civilización avanzada que entra en contacto con la nuestra. La seguridad nacional se pone como uno de los principales temas a analizar, donde el Pentágono ocupa un rol protagonista", apuntó el académico.

    Aunque para el profesor venezolano no hay otro productor cultural de las dimensiones de Estados Unidos, afirma que hoy en día hay una "respuesta local masiva" en muchos países donde se ven intentos de establecer una tradición de contenidos "sin mediación de las grandes modas de la industria cultural de Hollywood".

    Lea más: Tres películas que te lavaron el cerebro y condicionaron tu imagen sobre los rusos

    "Diferentes países están intentando crear audiencias más parecidas a nosotros, ya no mediadas por lo que piense Mickey Mouse o James Bond. Son elementos de contra hegemonía. Hay que resaltar además que Hollywood está sufriendo una competencia importante desde el propio capitalismo, con operadoras como Netflix, HBO y la oligopolización de la industria cultural de Fox", concluyó.

    Además:

    Nuevas cintas y nuevos nombres en semana de cine cubano en Moscú
    El Kremlin no está al tanto de los temores de Hollywood para encarnar a Putin
    Oliver Stone comparte sus impresiones sobre Putin
    Etiquetas:
    cultura, película, historia, guerra, hegemonía
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik