En directo
    Luis Fondebrinder, cofundador del EAAF

    Argentinos transforman huesos en memoria

    © AP Photo / Natacha Pisarenko
    Cultura
    URL corto
    0 10

    El Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) se ha vuelto una referencia mundial en la recuperación de identidades de personas desaparecidas, a raíz de su arduo trabajo en miles de casos tras la última dictadura militar de su país (1976-1983). Un documental registra su labor y las historias humanas detrás.

    El EAAF surgió en 1984, tras la restauración democrática, para poder determinar la identidad de los 30.000 desaparecidos por la acción del terrorismo de Estado durante el Gobierno militar. Desde entonces, ha devuelto a cientos de personas parte de su historia al dar nombre y apellido a los restos de las víctimas. El cineasta argentino Facundo Beraudi se propuso llevar a la pantalla grande este proceso con 'La Memoria de los Huesos', un documental centrado en la faceta humana del trabajo del equipo.

    "Por un lado se muestra y se sigue de una manera observacional el trabajo del equipo en sus excavaciones en algunos cementerios o en el laboratorio, cuando ellos comparan unos esqueletos y buscan señales en los restos", explicó Beraudi al programa 'En Órbita' de Sputnik.

    Lea más: El misterio de las fosas clandestinas en México está en manos de forenses argentinos

    La chispa del proyecto fue una investigación encargada desde Barcelona sobre catalanes desaparecidos en la dictadura argentina. En 2009, el EAAF identificó los restos de Manuel Coley Robles, un obrero barcelonés desaparecido en 1976. Ese fue el primer contacto del realizador con los antropólogos. Ahí continuó su interés y se desarrolló en la película, que se estrenará el 25 de mayo en salas del país suramericano.

    El realizador se propuso no solamente documentar el trabajo del EAAF en Argentina: el grupo ha trabajado en 30 países y sus especialistas son referencias mundiales en materia de recuperación de identidad. Por eso, la película registra su labor en El Salvador, donde participaron recientemente en investigaciones para reconocer a las víctimas de la guerra civil. Además, documenta desde la perspectiva de los familiares de dos desaparecidos argentinos y uno salvadoreño.

    Lea más: Forenses argentinos ponen en duda "verdad histórica" de masacre de estudiantes en México

    "No solamente queríamos que se viera que el equipo es reconocido mundialmente, sino que nos también interesaba ver cómo eran los sentimientos, los deseos y las necesidades de un familiar [de desaparecidos] en Argentina, con un marco y una historia concreta y cómo se parecían a los que tenía un familiar de recuperar los restos de sus seres queridos en El Salvador, en un contexto totalmente diferente como la guerra civil", explicó el director del documental.

    Beraudi y su equipo trabajaron durante más de tres años hasta llegar al corte final del largometraje. En ese tiempo, el documentalista debió zambullirse en archivos y registros históricos. Por ejemplo, debió visualizar "cientos de horas" de los Juicios a las Juntas —los procesos judiciales contra los represores, realizados en 1985, tras la restauración democrática—  con testimonios detallados de las "barbaries" que cometían los militares.

    La selección de las historias de familiares a retratar planteó una dificultad enorme, ya que cada uno de los 30.000 desaparecidos "tiene historias conmovedoras y brutales". Aunque el EAAF abrió las puertas a los cineastas, "por una cuestión de confidencialidad y de respeto", la llegada a los familiares no podía ser a través de los antropólogos. Tampoco quisieron llegar a través de otras entidades y en su lugar optaron por contactar directamente a los protagonistas.

    Lea más: La indispensable labor de los antropólogos forenses

    "Desde el primer momento sabíamos que nos movíamos en un terreno bastante delicado. Entonces era muy difícil ir a alguien y decirle ‘Queremos contar tu historia'. El acercamiento era complicado", explicó Beraudi.

    ​A lo largo de la investigación y del proceso de rodaje fueron conociendo gente, como a David Toubes, hijo de un desaparecido que gracias a la labor del EAAF recuperó los restos de su padre. Dieron con él en un acto con motivo de los 30 años de la entidad forense, donde estaban tomando imágenes.

    "Nosotros no lo conocíamos. Nos vio con las cámaras y se interesó  por lo que estábamos haciendo. Nos pusimos a charlar y le explicamos que estábamos haciendo el documental. En un momento nos dijo que era hijo de desaparecidos e inmediatamente después nos dice que justo esa semana lo había llamado el equipo para avisarle que habían identificado los restos de su padre. Ese era un momento y una pieza clave porque encontrar a alguien que estuviera justo en ese momento era algo casi imposible", relató el documentalista.

    ​Beraudi recuerda la génesis de la película y el proceso de investigación como un momento muy "denso" debido a la dureza de los testimonios e historias en cada desaparición. En un momento, llegó a dudar de la misma viabilidad de su película, pero no claudicó, a pesar de que en ciertos momentos se vio desafiado.

    "Había momentos que lo tenía que dejar porque me brotaban las lágrimas. Salía del lugar donde estaba investigando y paraba por un par de días. Eso me impresionó hasta tal punto que pensé que no tenía mucho sentido hacer la película después de todo lo que había escuchado y leído, que eran testimonios directos que estaban grabados y recopilados", comentó.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Forenses argentinos plantean nuevos desafíos en caso de 43 desaparecidos en México
    Forenses argentinos aún sin identificaciones en peritajes de restos humanos en México
    Etiquetas:
    desaparecidos, dictadura, Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), Facundo Beraudi, Argentina