En directo
    Cultura
    URL corto
    0 201
    Síguenos en

    El turismo científico se ha vuelto muy popular en los últimos años. Cada vez es más fácil visitar lugares de gran interés para la ciencia que décadas atrás eran considerados ultrasecretos. Varios de estos emplazamientos tienen relación directa con la ciencia rusa y Sputnik te los presenta.

    Cosmódromo de Baikonur

    El lanzamiento de un cohete es un espectáculo sin igual en el que participan cientos de personas, en muchos casos desde distintas partes del globo. Ser testigo de un acontecimiento de semejante magnitud es posible en el cosmódromo de Baikonur, en Kazajistán, o en el cosmódromo Vostochni, en la región de Amur, en el Lejano Oriente ruso.

    Los afortunados turistas que llegan a Baikonur pueden presenciar la puesta en órbita de un cohete, pero también acudir al museo del cosmódromo, visitar los monumentos en memoria de Serguéi Koroliov, diseñador de cohetes durante la carrera espacial, y Yuri Gagarin, primer hombre en el espacio.

    El 20 de abril, por ejemplo, los turistas podrán observar el lanzamiento de la nave Soyuz MS-04. En julio y septiembre, también se planean otros nuevos lanzamientos. El precio de la visita ronda aproximadamente los 1.550 dólares,  que incluyen vivienda y transporte.

    Anomalía magnética de Kursk

    La reserva más grande del mundo de hierro se halla en este lugar, que también es rico en magnetita, cuarcitas, rocas metamórficas y granitos del precámbrico.
    La profundidad de algunas de las canteras de Kursk es de 600 metros y su amplitud alcanza los cinco kilómetros.

    En la zona han sido creados diversos museos y centros de información, mientras que muchas firmas locales ofrecen excursiones por precios módicos, empezando en los 25 dólares. Cualquier persona puede visitar Kursk.

    Anomalía magnética de Kursk
    © Sputnik / Evgenyi Biyatov
    Anomalía magnética de Kursk

    Central nuclear de Novovorónezh

    Aunque no lo creas, entrar en una central nuclear en Rusia no es especialmente difícil. Por supuesto, no podrás entrar en todas las estancias y está prohibido tomar fotografías, pero podrás sentir de cerca el palpitar de una estación nuclear.

    En muchas de las centrales nucleares rusas, incluida la de Novovorónezh, existen centros de información y museos que pueden ser visitados completamente gratis.

    En otras partes del mundo también existen lugares similares, que te permitirán adentrarte en el mundo científico del siglo XXI. El gran colisionador de hadrones es uno de ellos, así como el gran radiotelescopio FAST, el más grande del planeta, que abrió sus puertas recientemente en China para todos los que deseen verlo en detalle.

    Además:

    El turismo médico aumenta en Rusia
    2019 será el año de la cultura y el turismo entre Rusia y Turquía
    El turismo extranjero a Rusia aumenta un 10% en 2016
    'Turismo industrial', ¿el nuevo enfoque turístico de Rusia?
    Etiquetas:
    turismo, cosmódromo Vostóchni, Baikonur, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik