En directo
    Cultura
    URL corto
    0 83
    Síguenos en

    Desde los años 70, los arqueólogos y paleontólogos tratan de resolver el rompecabezas del origen de misteriosas figuras geométricas en la selva amazónica, en el estado brasileño de Acre. El presidente del Instituto Arqueológico de Brasil, Ondemar Dias, trató de explicar el enigma en una entrevista a Sputnik.

    Los círculos, cuadrados y octágonos de un tamaño de 113 a 200 metros de largo y hasta 4,5 metros de profundidad, están situados en un área de casi 13.000 km2. En total unas 450 estructuras de este tipo han sido descubiertas en este espacio.

    ​Estas figuras se encuentran en lugares que están poblados por los pueblos originarios desde hace mucho tiempo. A raíz de varios estudios arqueológicos los especialistas concluyeron que estos diseños misteriosos pueden ser datados de siglos I-XIII.

    Dado que la mayoría de estos geoglifos fueron hechos unos 500 años antes la llegada de colonizadores europeos, se puede decir que estas estructuras son la obra de esos pueblos originarios.

    Sería justo reconocer que hay gente que cree que la autoría de estos geoglifos es de los alienígenas, pero estas especulaciones son nada más que una tendencia sin base, opinan expertos.

    Dias señala que ahora la tarea que a la que se enfrentan los científicos es enterarse para qué los antiguos pobladores necesitaban estas estructuras.

    "En general los geoglifos se encuentran en regiones que sufrieron daño considerable del propio humano. Si se debe a las actividades humanas, entonces se explica con la explotación agrícola que duraba mucho tiempo", observó.

    Sin duda, prosiguió, las poblaciones indígenas son numerosas y han vivido allí durante mucho tiempo. No obstante, no consiguieron construir una civilización avanzada, destacó el experto.    

    Además:

    Revelan la principal causa de la caída de la civilización maya
    Etiquetas:
    pueblos indígenas, vida extraterrestre, geoglifos, Brasil, Amazonia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook