En directo
    Fotograma de 'El Acorazado Potemkin'

    Cinco películas soviéticas que marcaron la historia del cine (vídeos)

    © Sputnik /
    Cultura
    URL corto
    4240

    Con su creatividad y su expresión característica, los directores de cine de la Unión Soviética dejaron su impronta en la historia del séptimo arte. Conoce algunas de las películas de esta etapa, que quedaron grabadas en la memoria de los cinéfilos de todo el mundo.

    El Acorazado Potemkin (1925)

    Este largometraje de Sergei Einsenstein es una de las películas fundamentales de la historia del cine.

    El uso ejemplar del montaje para transmitir el dramatismo y la tensión de la trama la han vuelto un título obligatorio de ver para cualquier amante del cine.

    La película se basa en el motín de la tripulación del acorazado Potemkin, que en 1905 se sublevó en el puerto de Odesa debido a las malas condiciones a las que eran sometidos por la armada zarista.

    La escena de la Escalinata de Odesa, con las fuerzas que disparan al pueblo que apoya a los marinos, se encuentra entre las más reconocidas de la cinematografía mundial. El cochecito de un bebé cayendo por los peldaños de este paseo emblemático de la ciudad sobre el Mar Negro es una de las figuras más recordadas por el público.

    Guerra y Paz (1967)

    Dirigida por Sergei Bondarchuk y producida por el mítico estudio Mosfilm, esta cinta rodada en 70 milímetros fue la primera película soviética en ganar el Óscar a la Mejor Película Extranjera.

    Sarik Andreasián
    © Sputnik / Alexei Filipov
    También es la película más larga en haber cosechado el galardón: dura 431 minutos, por lo que debió ser estrenada en 'capítulos'.

    La película está fielmente basada en la novela homónima de León Tolstoi de 1869. El elenco está integrado por los principales actores soviéticos de la época (como Oleg Tabakov y Ludmila Savelyeva) en majestuosas escenografías y con un vestuario de lujo.

    Quizás por eso haya sido la producción más cara del cine soviético.

    Moscú no cree en las lágrimas (1979)

    También producida por Mosfilm, esta realización de Vladímir Menshov ganó el Óscar a la Mejor Película Extranjera. En los 142 minutos de duración, el largometraje resume el periplo durante dos décadas de las tres protagonistas: Antonina, Lyudmila y Katerina.

    Las vidas de las tres mujeres, que se conocieron en la Moscú de fines de los años 50, van tomando distintos rumbos con situaciones dramáticas.

    Los personajes son reflejo de la complejidad del ser humano y a través de la vida de las mujeres se puede ver la vida en la Rusia de aquella época.

    En Occidente, la película también se hizo conocida por la canción de los créditos, Alexandra, de Sergei Nikitin.

    Solaris (1972)

    ¿Quién dijo que la ciencia ficción es un género únicamente explorado por cineastas estadounidenses? Solaris, del legendario director ruso Andrei Tarkovski, es una película de culto para los amantes del género. Basada en una novela del escritor polaco Stanislaw Lem, esta cinta gira en torno al viaje de un científico al planeta Solaris, donde debe investigar un océano con inteligencia propia, que escarba en las mentes de los seres vivientes alrededor.

    La película aborda de este modo la intrincada mente humana y la relación del hombre con un posible ser superior.

    Más allá de los efectos especiales, la riqueza de la trama reside en la complejidad de su discurso, con una vertiente filosófica que invita al espectador a pensar.

    Quemados por el sol (1994)

    A pesar de ser estrenada luego de la caída de la URSS, esta película de Nikita Mijalkov refleja un momento importante de la historia soviética y fue el primer Óscar a Mejor Película Extranjera obtenido por Rusia.

    El cineasta es hijo de Sergei Mijalkov, quien escribió numerosos libros para niños y dio letra a distintas versiones del himno soviético y el actual himno de Rusia. Nikita Mijalkov se formó en el Instituto Pansoviético de Cinematografía (actualmente conocido como VGIK).

    El protagonista de la historia es Sergei Kotov —encarnado por el mismo director—, un general del Ejército Rojo, de vacaciones en su ‘dacha' junto a su esposa y su hija. Corre la década de 1930, cuando comienzan las purgas del régimen estalinista.

    Un día, Kotov recibe la visita inesperada de Mitya, el amante de la juventud de su mujer de pasado aristócrata vinculado al Ejército Blanco.

    El forastero, un agente del NKVD —la policía política de la época de Stalin— busca vengarse del general bolchevique.

    ¿Qué otras películas soviéticas recuerdas haber disfrutado? ¡Coméntalas!

    Además:

    Instagram de la URSS: Las fotos que habría publicado un soviético de regreso de sus vacaciones
    Tetris: el videojuego soviético que transformó el mundo
    Lada: El fiel compañero ruso que jamás dejó a los latinoamericanos a pie
    Las 'Zenit': las cámaras soviéticas que democratizaron la fotografía
    Etiquetas:
    URSS, película, cine, Andrei Tarkovski, Nikita Mijalkov, Serguéi Eisenstein
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik