01:21 GMT +322 Febrero 2019
En directo
    Lectura

    Rafael Guerrero, el detective privado que se escribe a sí mismo

    © Flickr/ Han Cheng Yeh
    Cultura
    URL corto
    0 72

    MONTEVIDEO (Sputnik) — El escritor y detective privado español Rafael Guerrero combina con éxito su experiencia de más de dos décadas como investigador y su capacidad para narrar historias que él mismo protagoniza, según contó en entrevista con Sputnik Nóvosti.

    "Siendo honesto, lo más sencillo para mí era ser yo un personaje, no tenía que construir un personaje con mis manías, con mis virtudes, con mis defectos, con mis formas de ser, con este cinismo que tengo… una persona escéptica que no cree en nada ni en nadie", dice Guerrero.

    El autor se encuentra en Montevideo, invitado a participar del IV Encuentro Internacional de Novela Policial Semana Negra que se celebra hasta este sábado.

    Tras casi dos décadas como detective privado, Guerrero se lanzó a escribir novelas policiales en las que él mismo es el personaje principal.

    Así "me triplico: personaje, autor y detective privado, para darle un punto diferente a la novela que no existía, que un detective privado real y con su propio nombre se novele y cuente los casos", explica el autor.

    La fórmula resultó un éxito.

    Su primera obra, "Un guerrero entre halcones", obtuvo el Premio Novela Negra 2011 del Colegio de Detectives de Cataluña.

    ​Este año Guerrero volvió a ser galardonado, esta vez con el Premio Novela Negra 2016 de la editorial Círculo Rojo por su obra "Ultimátum".

    Entre bohemia y rutina

    Guerrero cumplió su sueño de niño cuando en 1992, con 23 años, obtuvo el diploma universitario que lo acreditaba como detective privado.

    "Siempre que me preguntan por mi profesión todo el mundo me dice lo mismo: de chico nadie quiere ser detective privado", pero "el tema es que nadie se animó; yo quise ser detective privado", asegura.

    La influencia provino de las lecturas de las novelas del escritor inglés Ian Fleming, autor del célebre agente secreto James Bond.

    "En el fondo, lo que a mí me gustaba era esa vida bohemia, esa vida de viajar, de descubrir, esas misiones; que un cliente te pida algo… y quieres ser un héroe", recuerda.

    Sin embargo, afirma, el día a día del detective privado también tiene su lado menos novelesco.

    "Tiene parte de glamour, tiene parte de rutina, de aburrimiento, porque evidentemente no estamos todos los días con situaciones estresantes y grandes casos", cuenta Guerrero, quien dirige su propia agencia de detectives, Grupo Agency World Inv.

    ​La profesión no está exenta de riesgos.

    "Hemos descubierto personas investigadas que estaban metidas en mafias, en estructuras criminales, con lo cual la cuota de peligro siempre está", señala.

    Su vida ha estado en peligro en más de una oportunidad.

    "Nos han hecho seguimientos, persecuciones, después de algún procedimiento; hemos tenido que salir corriendo", relata.

    El mito del detective privado

    Según Guerrero el boom de la novela policial derivó en una idealización del detective privado que no tiene vuelta atrás.

    "Ahora a lo mejor lo que se puede hacer es desmitificarlo, darle un punto más realista", señala.

    Sin embargo el autor concede que los lectores esperan un personaje que cumpla con el modelo que conocen de haber leído en novelas y visto en la televisión.

    "La gente lo que quiere es encontrar un cadáver y ver quién ha sido; y que haya un sabueso y lo descubra; es lo que hemos visto toda la vida, es lo que la gente quiere".

    Él intenta marcas la diferencia con sus novelas, en las que no hay muertos.

    "Hay falsos cadáveres, falsos muertos, gente que dice que está muerta y luego no está muerta (y) es lo que hacemos los detectives, detectarlos".

    Rafael Guerrero es también docente universitario, criminólogo por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Servicios de Inteligencia por el Instituto Universitario General Gutiérrez Mellado de Madrid.

    Ha publicado las novelas "Un guerrero entre halcones", "Muero y vuelvo" y "Ultimátum".

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    detective, literatura, Rafael Guerrero