Widgets Magazine
01:49 GMT +314 Octubre 2019
En directo
    Maya Plisétskaya en el ballet Don Quixote (archivo)

    Maya Plisétskaya, una bailarina nata

    © Sputnik / Alexandr Makarov
    Cultura
    URL corto
    0 10
    Síguenos en

    La eximia bailarina rusa Maya Plisétskaya, fallecida este sábado, siempre decía que la danza era su razón de ser.

    Su niñez y juventud estuvieron marcadas por pruebas, y a los últimos años de su vida la que ha sido y será una leyenda del ballet mundial se refería como a una "benevolencia del destino".

    Nacida para bailar

    Maya Plisétskaya nació el 20 de noviembre de 1925 en Moscú. Su madre, Raquel Messerer, fue actriz de cine mudo. El padre, Mijaíl Plisetski, un importante funcionario, fue arrestado y fusilado en 1938, en pleno terror estalinista.

    También la madre del futuro astro del ballet mundial fue arrestada y encarcelada. Para evitar que la pequeña Maya acabara en un orfanato, la adoptó su tía Sulamif Messerer, bailarina del Bolshói.

    Plisétskaya ingresó en la Escuela Coreográfica de Moscú. Actuó por primera vez en el legendario escenario del Bolshói a un día de la invasión nazi en la URSS del 22 de junio de 1941.

    En 1943, se incorporó a la compañía del Bolshói y pronto se estableció como una de las mejores solistas llegando a convertirse en la principal en 1960 cuando abandonó la escena la legendaria Galina Ulánova.

    Maya Plisétskaya como Carmen en el ballet Carmen Suit
    © Sputnik / Alexander Makarov
    Maya Plisétskaya como Carmen en el ballet Carmen Suit

    "No me siento atraída por los papeles infantiles", dijo una vez la bailarina que se perpetuó en particular como una incomparable intérprete de Odette-Odile en el "Lago de los cisnes" y como Carmen en el ballet epónimo, con la música de Bizet reinventada por su esposo, el compositor Rodión Schedrín, y la coreografía del cubano Alberto Alonso.

    Aparte de bailarina, Plisétskaya hizo también de coreógrafa, en particular en los ballets "Anna Karénina", "Gaviota" y "La dama del perrito", inspirados por las obras clásicas de la narrativa y la dramática rusa y compuestos por Schedrín especialmente para ella y por ella protagonizados.

    Benevolencia del destino

    Casada con Rodión Schedrín desde hacía más de medio siglo, Plisétskaya solía decir que su encuentro, orquestado por la "musa de Mayakovski", Lilia Brik, fue el evento más importante de su vida.

    La bailarina Maya Plisétskaya y su marido compositor Rodión Schedrín en la celebración del 15 aniversario del Premio Nacional de Teatro Máscara de Oro en Moscú
    © Sputnik / Vladimir Vyatkin
    La bailarina Maya Plisétskaya y su marido compositor Rodión Schedrín en la celebración del 15 aniversario del Premio Nacional de Teatro "Máscara de Oro" en Moscú

    Los dos decían que fue una unión contraída en los cielos, que se apoyaba no solo en el amor, sino también en el arte y la inspiración. "Schedrín prolongó mi vida en el arte por al menos 25 años", decía la bailarina.

    Últimamente, residieron en tres países: Rusia, Alemania y Lituania. Sin embargo, en palabras de propia Plisétskaya, fue Moscú la ciudad que siempre tenía en su corazón. "Mi Teatro Bolshói, mis fieles amigos, y los mejores conocedores del ballet de todo el mundo, el público de Moscú", confesaba.

    De los últimos años de su vida, Plisétskaya decía que son una "benevolencia del destino": "años libres, apasionantes, llenos de viajes y encuentros inolvidables".

    Además:

    Fallece Maya Plisétskaya
    Etiquetas:
    Carmen, 'Lago de los cisnes', Odette-Odile, Teatro Bolshói, Rodión Schedrín, Alberto Alonso, Galina Ulánova, Maya Plisétskaya
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik