En directo
    Ciencia
    URL corto
    0 60
    Síguenos en

    Las gaviotas están bien adaptadas al entorno urbano, saben dónde y cuándo buscar alimentos, ya que han observado el comportamiento y las rutinas de los humanos con detenimiento, de acuerdo con los científicos de la Universidad de Bristol. Por lo tanto, las ciudades podrían ser el único sitio para que estas aves sobrevivan.

    Las gaviotas son más activas a la hora del almuerzo escolar y la razón es muy simple: robar comida. En una de las ciudades inglesas más infestadas de estas especies, Bristol, estas astutas aves se han enterado de cuándo los alumnos de una escuela local tienen recreo para merendar y como consecuencia han cambiado sus propios horarios de comida. 

    Justo antes de este momento tan esperado, cuando los niños comienzan a desempacar sus comestibles en el patio escolar, se pueden ver diferentes gaviotas sentadas en los tejados de los alrededores, esperando a que lleguen las víctimas. 

    Eso sugiere que estos pájaros pueden predecir cuándo estarán disponibles las fuentes de alimentos humanos, lo que les permite conservar la energía necesaria para conseguir el botín, se adaptan al ambiente de las ciudades en lugar de los hábitats silvestres.

    Los autores del estudio observaron un mayor número de aves a las 11:15 y 12:45, precisamente cuando los estudiantes tienen horas de descanso.

    "De hecho, nuestros datos revelaron que muchas gaviotas estaban presentes no solamente durante la hora del almuerzo para alimentarse de las sobras de la comida, sino también justo antes del comienzo de clases y durante la primera pausa de descanso cuando los alumnos merendaban", explica Anouk Spelt, quien estudia el comportamiento de las gaviotas urbanas en la Universidad de Bristol.

    A pesar de que estos pájaros viven en las ciudades de todo el mundo, se sabe muy poco sobre su comportamiento. 

    Estudios previos han demostrado que estas aves se aprovechan de las numerosas fuentes de alimentos humanos, incluso los desperdicios, pero aún no está claro cómo la gestión del tiempo y la ubicación de estos restos de comida influyen en su comportamiento.

    En 2018 los investigadores rastrearon durante un mes con dispositivos GPS los desplazamientos de una docena de gaviotas menores de espalda negra, centrándose en tres zonas de alimentación cercanas a sus nidos: un parque, una escuela y un centro de residuos. Se descubrió que algunas aves incluso viajaban de una fuente a otra, sincronizando sus horarios de comida con los de los humanos.

    Durante el fin de semana, cuando la escuela y el vertedero estaban cerrados, estos pájaros equipados con GPS no visitaron los tres lugares de alimentación con la misma frecuencia.

    Los científicos establecieron que, aunque algunas gaviotas urbanas están teniendo una vida fácil en las ciudades, representan solo una pequeña proporción del número total de la especie. La mayoría de estas aves todavía se encuentra en la naturaleza, donde están luchando por sobrevivir debido, entre otras cosas, a la sobrepesca, la contaminación y la pérdida de su hábitat.

    Así, en los últimos treinta años, estiman algunos investigadores, el número de gaviotas no urbanas ha disminuido en un 60%, y el de las urbanas de espalda negra en más del 30%. Así que se puede suponer que las ciudades podrían ser el único sitio para que estos pájaros, que ya son expertos en la vida urbana, sobrevivan.

    Etiquetas:
    aves, gaviotas
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook