En directo
    Ciencia
    URL corto
    0 91
    Síguenos en

    Un grupo de científicos franceses ha descubierto que a la hora de escuchar música que causa escalofríos se excitan algunas regiones de nuestro cerebro, liberando la hormona de la felicidad. Esto podría ser clave para entender los mecanismos de placer que se activan a la hora de escuchar tu canción favorita.

    Un equipo de investigadores de la Universidad Burgundy Franche-Comté pidió a 11 mujeres y 7 hombres que escucharan una colección de 15 minutos que contenía fragmentos musicales de 90 segundos. Algunos temas fueron tomados de la música favorita de los participantes y otras grabaciones fueron seleccionadas por los mismos investigadores. 

    Los 18 amantes de la música que participaron en este estudio informaron cuando se les puso la piel de gallina, así como su estado emocional en general. Fueron registrados más de 300 escalofríos, cada uno de los cuales duró aproximadamente 9 segundos en promedio. No obstante, los resultados de algunas personas fueron excluidos del análisis si, por ejemplo, no experimentaron estas sensaciones durante la investigación.

    La buena noticia es que los científicos no encontraron ninguna relación entre el número de escalofríos placenteros experimentados y la educación musical, lo que significa que incluso si careces de talento se te puede poner la piel de gallina e igual puedes disfrutar de las melodías, indican los resultados del estudio publicado en la revista Frontiers in Neuroscience.

    El análisis posterior de los resultados del EEG mostró que cuando los participantes experimentaron un escalofrío y sus índices de excitación se elevaron, la actividad cerebral también aumentó en la corteza prefrontal, concretamente en el lóbulo frontal del cerebro.

    Los resultados corresponden a los descubrimientos de los estudios de imágenes anteriores que también muestran la activación de estas regiones cerebrales, lo que puede provocar la liberación de la hormona que nos hace sentir bien, la dopamina.

    Dicho estudio abre nuevos horizontes.

    "El hecho de que podamos medir este fenómeno con EEG brinda oportunidades para estudiarlo en otros contextos, en escenarios más naturales y dentro de grupos", opina uno de los investigadores, el neurocientífico Thibault Chabin de la Universidad Burgundy Franche-Comté, citado por el portal Science Alert.

    El EEG es fácilmente transportable y, como muestra este estudio, podría ser una herramienta prometedora para medir el placer musical en una sala de conciertos o en un espectáculo.

    "El placer musical es un fenómeno muy interesante que merece ser investigado más a fondo, para entender por qué la música es gratificante y descubrir por qué la música es esencial en la vida humana", afirma el científico.

    Debido a que la dinámica emocional grupal es una preocupación central de las neurociencias sociales, el estudio de la emoción en condiciones naturales está ganando interés, se enfatiza en el estudio.

    Etiquetas:
    cerebro, investigación, música, Francia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook