En directo
    Ciencia
    URL corto
    0 70
    Síguenos en

    Con la ayuda de un vehículo submarino operado remotamente —ROV, por sus siglas en inglés—, un grupo de científicos ha logrado captar en aguas profundas las primeras imágenes de un calamar 'Spirula spirula' en su hábitat natural.

    Las imágenes fueron registradas en la Gran Barrera de Coral, a una profundidad de poco más de 850 metros. Al principio, los investigadores del Schmidt Ocean Institute, quienes operaban el ROV, no tenían idea qué era el animal que estaban viendo.

    "¿Qué demonios...?",  exclama un científico en el fondo del video, al detectar el pequeño calamar.

    Posteriormente, se confirmó que el animal de cerca de siete centímetros era de hecho un Spirula spirula. Esto hace que las imágenes sean el primer registro de este molusco vivo en su hábitat natural. 

    ​Pese a que existen muchos animales que jamás se han visto en sus aguas naturales, encontrar al Spirula animó especialmente a los científicos. Eso se debe a que este es uno de los cefalópodos más inusuales que existen.

    Aparte de la sepia, este es el único otro molusco conocido que posee un caparazón con una cámara interna para mantenerlo flotante. Sin embargo, a diferencia de la sepia, el esqueleto de este calamar tiene un formato enrollado. Además, está ubicado en su interior y no en la parte externa, como suele ser el caso con otros moluscos.

    ​Además de ser un avistamiento raro, hay un aspecto particularmente sorprendente en las imágenes que tiene confundidos a los científicos: la posición del animal.

    "Muchos se están volviendo locos porque su cabeza está hacia arriba. Y la razón por la que se están volviendo locos es porque el caparazón con su flotabilidad está en el otro extremo del calamar", explica a ScienceAlert el zoólogo Michael Vecchione, quien se dedica al estudio de calamares en el Museo Nacional Smithsonian de Historia Natural.

    Según el científico, lo más lógico sería que la cabeza, que es más pesada, estuviera hacia abajo. De hecho, cuando se coloca en un acuario, así es como este calamar se posiciona, con su cabeza, sus ocho brazos y dos tentáculos hacia abajo y la extremidad con el caparazón hacia arriba.

    ​Vecchione detalla, sin embargo, que este calamar posee también un órgano generador de luz, conocido como fotóforo, que se encuentra cerca del caparazón flotante. Esto significa que si el Spirula nadara con la cabeza hacia abajo, esa luz estaría en la parte de arriba de su cuerpo, una característica muy inusual para los animales de aguas profundas.

    El científico pone de relieve que todavía nos es posible concluir si el calamar nada siempre con sus tentáculos hacia arriba, pero las imágenes registradas son una buena evidencia de que el Spirula lo hace al menos parte del tiempo. Son necesarias más observaciones para que se obtenga una conclusión definitiva.

    Otro hecho curioso acerca de este molusco revelado por las imágenes es que cuando la criatura finalmente se fue, parece haber dejado un rastro de tinta en el agua. Aunque los calamares Spirula poseen el mecanismo para producir tinta, su tamaño en esta especie es bastante reducido. Las imágenes sugieren, sin embargo, que es funcional y que el animal lo usa para defenderse.

    Etiquetas:
    mundo animal, animales, moluscos, calamares
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook