En directo
    Ciencia
    URL corto
    Por
    31531
    Síguenos en

    La más reciente tecnología nacida de los laboratorios norteamericanos es un transgénico que muda las leyes de la herencia, enunciadas en los estudios de genética de Georg Mendel. Sputnik le explica por qué estamos frente a una tecnología cuyos efectos son aún desconocidos y podrían ser de alto riesgo.

    La próxima conferencia de los miembros del Convenio sobre Diversidad Biológica —COP15— proyectada para llevarse a cabo en China en el año 2021, tendrá entre sus puntos álgidos la discusión sobre los gene drives o impulsores genéticos, una nueva tecnología de la cual muy poca gente en el mundo comprende y conoce aún.

    "En el caso de esta tecnología, que es "escasamente comprendida y conlleva riesgos desconocidos, el principio precautorio debe mantenerse como mínimo hasta que exista un marco claro para evaluar sus efectos sobre el ambiente", alertó a Sputnik la investigadora Silvia Ribeiro que integra el equipo de ETC Group, una organización civil vinculada a la tecnología y el ambiente.

    Bolivia fue el país que pujó internacionalmente por una moratoria en la adopción de esta tecnología durante la última discusión que se tuvo sobre los impulsores genéticos. Aunque no logró su aprobación en la reunión de la COP14, articuló un frente de precaución con distintos países del continente americano, europeo y africano.

    La presión de las empresas que esperan usar la tecnología y particularmente el trabajo de presión financiado por la Fundación Bill y Melinda Gates para influir en el Convenio de Diversidad Biológica (por medio de una empresa llamada Emerging Ag) mantiene la incertidumbre acerca de qué es lo que podrá ocurrir en la discusión mundial de una tecnología que tiene la capacidad de exterminar especies enteras vegetales y animales, con solo liberar —"intencional o accidentalmente", advierte Ribeiro— unos cuantos organismos genéticamente modificados con impulsores genéticos.

    Un impulsor genético o gene drive, es un transgénico de la más nueva creación y de altísimo riesgo a la diversidad del medio ambiente. Mientras los transgénicos que conocemos están mayormente vinculados a la manipulación de la genética de semillas para el uso agrícola, los impulsores genéticos se han presentado como lejanos del paradigma agro-alimentario.

    Los promotores de los impulsores genéticos, señaló Ribeiro, armaron una estrategia publicitaria para presentarlos como un avance en el combate a enfermedades y en pro de la conservación del ambiente, para la cual buscaron incidir en la organización internacional ambientalista más antigua de occidente, la UICN.

    ¿Cómo funcionan los impulsores genéticos?

    Los impulsores genéticos son una tecnología de ingeniería genética que implica que se transfiere información genética foránea de un ser vivo y, en este caso, modifica la forma transmitir los genes a las próximas generaciones.

    "La diferencia con otras formas de producir transgénicos es que los impulsores genéticos aplican un constructo de CRISPR-Cas 9 que sigue activo en todas las generaciones posteriores y cambia así las leyes de la herencia", advirtió Ribeiro a Sputnik.

    Así, mientras en el cruzamiento genético que se hace por vía sexual en todas las especies vivas, la herencia se divide en mitades iguales entre cada progenitor, cuando un individuo construido genéticamente como estos interviene, el gen modificado se transmite al cien por ciento de la genética del ser que nace.

    "Las leyes de Mendel son el conjunto de reglas básicas sobre la transmisión de la herencia genética de las características de los organismos padres a sus hijos, constituyen el fundamento de la genética. Lo que hacen los impulsores genéticos es que el gen modificado se transmite al cien por ciento de la herencia", apuntó Ribeiro.

    Al cruzarse sexualmente, el constructo de CRISPR Cas 9 que produjo el gen transgénico sigue activo, "es una especie de GPS con tijeras, que corta el gen del otro progenitor y lo modifica, así ambos progenitores transmiten el gen modificado", explicó la investigadora.

    Hasta ahora, los proyectos que han utilizado impulsores genéticos para modificar una especie han sido utilizados para extinguir a las hembras y sólo producir machos: "una paradoja en estos tiempos feministas que corren, que la técnica más sofisticada sea para eliminar a las hembras", apuntó la fuente.

    "Al no haber hembras, se termina la especie", concluyó.

    Existen al menos dos grandes laboratorios en Estados Unidos y Europa que están trabajando con esta tecnología, pero las precauciones adoptadas por el Convenio de Biodiversidad Biológica y en 2016 por la UICN mantuvo a raya su liberación al ambiente, dado el proceso de reacción en cadena imparable que podrían generar.

    Ahora, el grupo de presión que la Fundación Gates está financiando de cara a la próxima instancia de análisis de esta tecnología en la UICN, ha encendido todas las alarmas en cuanto al peligro que corre la biodiversidad mundial ante un avance que ponga en jaque a un sinnúmero de especies biológicas, se presenta públicamente bajo el manto del conservacionismo.

    Etiquetas:
    genética
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook