14:29 GMT27 Septiembre 2020
En directo
    Ciencia
    URL corto
    0 223
    Síguenos en

    Los investigadores de la Universidad de Lund, en Suecia, encontraron los restos del lujoso regalo que el rey danés Juan I había planeado ofrecer al reclamar el trono sueco en 1495.

    En pleno verano de 1495, el rey Juan I de Dinamarca se dirigía de Copenhague a Kalmar, Suecia, en un buque insignia de la realeza, el Gribshunden. A bordo estaban los bienes más prestigiosos que la corte real danesa podía proporcionar. El viaje tenía por objetivo reclamar el trono sueco al regente sueco Sten Sture el Viejo. 

    Sin embargo, se produjo un incendio a bordo y el Gribshunden se hundió. El rey no estaba a bordo esa noche, sin embargo, tanto la tripulación como la carga se hundieron con el barco hasta el fondo del mar, donde ha permanecido desde entonces.

    ​Gracias al entorno único del mar Báltico, con fondos marinos sin oxígeno, baja salinidad y ausencia de gusanos de la madera, el pecio se conservó bien y fue descubierto hace unos cincuenta años. 

    El año pasado los investigadores encontraron un barril de madera con restos de pez en su interior. 

    "Es un descubrimiento realmente emocionante, ya que normalmente no se encuentran peces en un barril de esta manera", reveló Stella Macheridis, investigadora del Departamento de Arqueología e Historia Antigua de la Universidad de Lund.

    Al analizar las placas óseas especiales, los escudos, los científicos determinaron que los restos procedían de un esturión. Se creía que era el esturión europeo, bastante común en el mar Báltico.

    Sin embargo, el análisis de ADN reveló que era la variedad atlántica con la que el rey Juan I planeaba impresionar a los suecos. Los investigadores también han sido capaces de estimar la longitud del esturión, que era de dos metros, así como demostrar cómo fue cortado.

    "Para mí, esto ha sido una visión de cómo era el mar Báltico antes de que lo interfiriéramos. Ahora sabemos que el esturión del Atlántico era presumiblemente parte del ecosistema", aseguró Maria Hansson, bióloga molecular de la Universidad de Lund que llevó a cabo el análisis de ADN. 

    El esturión del Atlántico es actualmente una especie en peligro de extinción y prácticamente extinguida.

    Ahora es posible, de una manera muy específica, vincular al esturión a un entorno real, porque el descubrimiento confirma el alto estatus que tenía en ese momento, afirmaron los investigadores.

    El pez era codiciado por su caviar, su carne y su vejiga natatoria que producía una especie de pegamento que, entre otras cosas, se utilizaba para producir pintura dorada.

    "El esturión en el envío del rey era una herramienta de propaganda, al igual que todo el barco. Todo en ese barco cumplía una función política, que es otro elemento que hace este descubrimiento particularmente interesante", indicó Brendan Foley, arqueólogo marino de la Universidad de Lund. Agregó que el hallazgo proporciona información importante sobre este momento crucial para la construcción de la nación en Europa, ya que la política, la religión y la economía estaban cambiando.

    Gribshunden será objeto de más excavaciones arqueológicas y análisis científicos en los próximos años. Los resultados del análisis se publicaron en Journal of Archaeological Science.

    Etiquetas:
    regalo, Dinamarca, Suecia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook