En directo
    Ciencia
    URL corto
    0 92
    Síguenos en

    Investigadores de la Universidad de Tsukuba y RIKEN en Japón provocan un estado de hibernación en los ratones que no hibernan de forma natural.

    Los investigadores de la Universidad de Tsukuba en Japón encontraron células específicas en el cerebro del ratón que pueden desencadenar un estado similar a la hibernación cuando se activan. El estudio fue publicado en la revista científica Nature.

    Los animales suelen entrar en hibernación cuando el alimento escasea en el invierno. Su metabolismo se ralentiza, y su temperatura corporal baja a un nuevo punto de referencia. Junto con un metabolismo más lento y un nuevo punto de referencia viene un ritmo cardíaco más lento, una respiración más débil y menos actividad cerebral. Es importante que cuando los animales salen de la hibernación, su cuerpo y sus órganos están sanos, aunque hayan perdido un poco de peso.

    Aunque los ratones no hibernan, los investigadores dirigidos por Takeshi Sakurai en la Universidad de Tsukuba y Genshiro Sunagawa en el Centro RIKEN para la Investigación de la Dinámica de los Biosistemas muestran que la activación de un tipo específico de células en el cerebro del ratón, denominadas neuronas Q, les hizo entrar en un estado similar a la hibernación durante varios días. 

    "Los ratones mostraron cualidades distintivas que cumplían los criterios para la hibernación", señala Sakurai, al detallar que su temperatura corporal bajó de unos 36°C a unos 27°C, y el cuerpo funcionó normalmente para mantener una temperatura corporal más baja alrededor de los 22°C, incluso cuando la temperatura ambiente circundante se redujo drásticamente. 

    Además, los ratones también mostraron todos los signos de un metabolismo reducido que son comunes durante la hibernación, incluyendo la reducción del ritmo cardíaco, el consumo de oxígeno y la respiración.

    Ser capaz de enviar a los ratones a un estado de hibernación durante días simplemente por excitar artificialmente las neuronas Q fue algo inesperado, señalan los investigadores

    "Aún más sorprendente es que fuimos capaces de inducir un estado hipometabólico similar en ratas, una especie que ni hiberna ni tiene un torpor diario", declaró Tohru Takahashi, el primer autor del estudio. 

    La posibilidad de que los humanos también tengan neuronas Q que puedan ser usadas para inducir un estado similar es tentadora.

    "La gente podría no querer hibernar por las mismas razones que los animales", explica Sunagawa. "Pero hay razones médicas para querer colocar a las personas en animación suspendida, como durante el transporte de emergencia o en condiciones críticas como en la neumonía grave, cuando la demanda de oxígeno no puede satisfacer el suministro".

    El ahorro de oxígeno no es solo para la medicina. "En el futuro podemos poner a los humanos en un estado de hibernación para misiones a Marte y más allá", añadió Sakurai.

    Etiquetas:
    ratas, hibernación
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook