En directo
    Ciencia
    URL corto
    0 223
    Síguenos en

    El pepino es una de las verduras más populares y saludables. Sin embargo, en algunas ocasiones puede presentar un sabor amargo que le quita el atractivo. Existen algunos métodos populares para eliminar el sabor amargo, pero ¿qué ciencia hay detrás de estos trucos?

    Una práctica popular es cortarle los dos extremos del pepino y frotarlos contra su piel hasta que aparezca una especie de espuma blanca. Según la creencia popular, precisamente esta espuma blanca es la que le da el sabor amargo. 

    Sin embargo, la verdad es algo más complicada. Afortunadamente, la ciencia tiene la respuesta. 

    ¿Por qué los pepinos son amargos?

    El amargo de esta verdura es causado por las toxinas cucurbitacinas, que se encuentran en distintas partes de la planta, explican desde la Universidad de Copenhagen. No obstante, estas toxinas no están distribuidas de una manera uniforme por toda la planta. 

    Según detallan los expertos de la Universidad Estatal de Oregon, las hojas, tallos y raíces de la planta son los lugares donde la mayor cantidad de cucurbitacina se encuentra. Con ello, también puede llegar hasta el propio fruto. 

    La mayor parte de la cucurbitacina, la toxina que provoca el sabor amargo, se concentra en los tallos y las hojas de la planta del pepino.
    La planta de pepino

    Pero vista su distribución por toda la planta, en caso de llegar hasta el fruto, se concentrará en el extremo del tallo y la piel del pepino. 

    ¿Por qué algunos pepinos son más amargos que otros?

    Según los estudios, hay una multitud de factores que influyen en el grado de amargura de un pepino. Entre ellos destacan la falta de agua, la frecuencia de riego, el uso de fertilizantes y la temperatura en el lugar donde crecen los pepinos. 

    Otro factor que influye en la presencia del sabor amargo en los pepinos es su madurez. Cuando más madura sea esta verdura, tanto menor será la concentración de las cucurbitacinas, y por ende, menos sabor amargo tendrá. 

    Curiosamente, los pepinos no son los únicos alimentos que contienen la cucurbitacina. También la tienen el melón, la sandía, la calabaza y el calabacín. La principal función de esta toxina es defender al fruto contra las plagas. 

    ¿Cómo quitarle el sabor amargo a un pepino?

    Según explicó Gustavo Gonzáles Aguilar, experto del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo, no importa si se frota el pepino con los extremos cortados o no. 

    La ciencia ya nos dió las pistas sobre el orígen del sabor amargo de los pepinos: el área del tallo y la piel. Por lo cual, indican en la Universidad Purdue, basta con cortarle los extremos y quitarle la piel para eliminar este sabor. 

    La manera más eficaz de eliminar el sabor amargo de un pepino es cortarle los extremos y pelar el fruto en el caso de que siga siendo amargo.
    Un pepino

    En caso de que el amargo permanezca incluso después de pelarlo, se le puede dar una última oportunidad al pepino lavándolo con agua.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook