En directo
    Ciencia
    URL corto
    0 110
    Síguenos en

    Un grupo de científicos ha logrado inducir a las células madre humanas a desarrollarse en estructuras similares a la piel, siendo capaces de formar tejido cutáneo con folículos pilosos, glándulas sebáceas y circuitos neuronales. Esto supone un importante paso para la creación de una cura contra la calvicie.

    El cultivo de células madre se ha utilizado durante mucho para la reconstrucción de diferentes órganos y partes de nuestro organismo fuera del cuerpo. Por muy simple que parezca a simple vista, la piel es unos de los órganos más complicados de nuestros cuerpos. 

    Además de ser el órgano más grande, la piel está compuesta de múltiples capas que participan en decenas de procesos, desde la regulación de la temperatura y la retención de líquidos corporales hasta la sensación de tacto y dolor. Es por eso que la reconstrucción de la piel con sus estructuras asociadas, como los folículos pilosos y las glándulas sebáceas, ha sido todo un desafío biomédico.

    Pero recientemente, un grupo de científicos, dirigidos por Jiyoon Lee, ha logrado que recrear en condiciones artificiales organoides capaces de formar tejido cutáneo de varias capas con folículos pilosos e incluso sus glándulas sebáceas y circuitos neuronales.

    Las células crecieron en una esfera y después de más de 70 días comenzaron a aparecer folículos que finalmente produjeron vello. La mayoría de los pelos incluso estaban pigmentados por melanocitos. Los tejidos asociados con los folículos pilosos, como las glándulas sebáceas, los nervios y sus receptores, músculos y grasas, también se desarrollaron, lo que condujo a la formación de una piel notablemente completa.

    "Los organoides pueden ayudar a modelar enfermedades de la piel y el cabello y a detectar drogas experimentales para detectar cualquier toxicidad y su eficacia. También se pueden usar en combinación con estudios de asociación de todo el genoma u otros datos genéticos para analizar cómo las mutaciones genéticas particulares alteran el desarrollo de la piel", explica la importancia del estudio publicado en la revista científica Nature.

    No obstante, en la investigación se advierte que, si bien este logro es un importante paso en el camino a curar la calvicie, aún es muy temprano para cantar victoria. En el tejido producido aún falta desarrollar un componente clave: las células inmunes, que normalmente residen en y alrededor de los folículos pilosos, y tienen diversos roles en la piel.

    Además, quedan varias preguntas antes de que este enfoque terapéutico se convierta en realidad. Por ejemplo, ¿qué tan eficiente y reproducible se desarrollan los pelos? ¿Cuántas células se necesitan para formar un folículo capilar una vez injertado?

    A pesar de estas advertencias, el estudio de Lee y sus colegas es un paso importante hacia una cura para la calvicie en humanos y allana el camino hacia otras posibilidades terapéuticas mayores, resume el estudio.

    Etiquetas:
    piel, calvicie
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook