En directo
    Ciencia
    URL corto
    0 80
    Síguenos en

    Los científicos de la Universidad Estatal Psicológica y Pedagógica de Moscú diseñaron una metodología que facilita la adaptación de niños en grupos. El sistema permite determinar el nivel de independencia y elaborar un método individual de apoyo que contribuirá a desarrollar competencias vitales, inclusive en niños con autismo y otros trastornos.

    Una de las tareas importantes de la psicología actual es diseñar métodos para diagnosticar el nivel de adaptación social y vital de niños que permitan determinar en un ambiente natural las capacidades reales del niño a actuar independientemente, afirman los investigadores de la Universidad Estatal Psicológica y Pedagógica de Moscú (MGPPU).

    Según los autores, el sistema de evaluación de competencias vitales que han diseñado ayuda a determinar si un niño es capaz de tomar decisiones independientes y actuar de conformidad con estas o si necesita que le ayuden constantemente. El método está orientado a analizar la conducta en la escuela, lo que es importante tanto para la ciencia como para la docencia, señalan los científicos.

    "Cada profesor es capaz de medir el desarrollo de las competencias vitales de un niño con el uso de nuestra escala. El método prevé la observancia de la conducta en situaciones típicas en la escuela: durante la lección y el recreo, en el comedor, en el vestuario, en la calle, etc. Esto permitirá evitar las distorsiones que surgen si un niño es estudiado en condiciones de laboratorio, por ejemplo, en la consulta de un experto", señala la empleada del departamento de psicología y psicofisiología diferencial de la MGPPU, Elizaveta Davídova.

    Se evalúan 75 situaciones. Según los científicos, el análisis estadístico de los datos permite determinar el nivel de organización del niño, en qué medida su conducta corresponde a las exigencias del ambiente y analizar la influencia de las peculiaridades individuales en la adaptación.

    "Los típicos fracasos de niños en la escuela (un bajo rendimiento escolar o una mala conducta) se deben a los problemas concretos de cada niño. Sacar malas notas puede tener varias causas: no comprender un problema, una reducida velocidad de trabajo, incomodidad emocional u otros factores que es necesario determinar para prestar la ayuda necesaria", destaca Davídova.

    De conformidad con los resultados de la evaluación cuantitativa de trastornos se construye un perfil individual del niño que explica las causas de la mala adaptación. Al analizarlas, se eligen los mejores métodos de ayuda. Según los científicos, todo tipo de expertos podrán usar  los resultados de la evaluación: profesores, psicólogos, médicos... Según los autores, esta metodología es especialmente útil para ayudar a los niños con trastornos del espectro autista u otras discapacidades del desarrollo.

    A partir del año lectivo, el equipo científico planea iniciar pruebas más amplias de su metodología, a la que ya se han adherido muchas escuelas y organizaciones de Rusia y de la Comunidad de Estado Independientes, según los autores. En un futuro, la metodología será accesible al público en el sitio web del Centro Federal para prestar un apoyo integral a los niños con trastornos del espectro autista dependiente de la MGPPU.

    Etiquetas:
    psicología, educación, niños, escuela, aprendizaje, ciencia, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook