En directo
    Ciencia
    URL corto
    0 62
    Síguenos en

    Durante décadas, los científicos han estado cautivados por las pequeñas bolas de musgo que se mueven lentamente por los glaciares del Ártico. Lo curioso es que su movimiento sea coordinado y nadie sabe qué fuerzas las hacen desplazarse por el hielo.

    Los científicos de la Universidad de Idaho analizaron el movimiento de las bolas de musgo en el Glaciar Root en Alaska.

    "Estas conglomeraciones de tierra y musgo de forma ovoide solo se encuentran en algunas superficies de glaciares y proporcionan hábitats clave para la colonización de invertebrados", escriben los investigadores en su estudio, publicado en Polar Biology.

    Las bolas de musgo son una de las pocas fuentes de nutrientes para los organismos invertebrados como los colémbolos, los tardígrados y los nematodos en glaciares.

    El nuevo estudio muestra que los grupos de bolas de musgo se mueven juntos en direcciones específicas.

    Los investigadores registraron que se desplazan un promedio de 2,5 cm por día en forma de manada, inicialmente hacia el sur y más tarde hacia el suroeste.

    Y su movimiento está coordinado de una manera desconocida.

    Los investigadores establecieron que no se debía a la pendiente del glaciar, ni a los vientos predominantes, ni a la radiación solar.

    Parece que hay una fuerza externa aún desconocida que dirige a estas bolas, escribe Science Alert.

    Los científicos seguirán estudiando cómo funcionan las misteriosas bolas de musgo para averiguar qué fuerzas las afectan.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook