En directo
    Ciencia
    URL corto
    0 130
    Síguenos en

    Un estudio llevado a cabo por científicos de la Universidad de Barcelona (UB) y de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) revela detalles acerca de las personas enterradas en la necrópolis de Tell es-Sin, en Siria.

    El yacimiento bizantino de Tell es-Sin —Monte del Diente, en árabe—, datado entre los siglos cinco y siete después de Cristo, se extiende por unas veinticinco hectáreas en la margen izquierda del río Éufrates. Está ubicado en una zona de paso de los antiguos ejércitos bizantinos y persas sasánidas, detalla un informe de la UB. 

    Tell es-Sin está ubicado al sudeste de lo que es actualmente la ciudad siria de Deir Ezzor (en la frontera entre Siria e Irak) y se considera un kastron, es decir, "un puesto de avanzada con funciones tanto administrativas como militares". 

    "El tamaño del yacimiento, su estructura urbana y su naturaleza fortificada sugieren que se trataría de una antigua polis cuyo nombre se desconoce todavía", apunta el informe.

    El yacimiento bizantino está dividido en tres partes: la acrópolis, la ciudad baja y la necrópolis. Esta última ocupa siete hectáreas y es una de las necrópolis más importantes del Creciente Fértil en Oriente Próximo, pero, según los autores del estudio, "todavía se sabe muy poco de ella".

    De acuerdo con Ferran Estebaranz Sánchez, uno de los autores del estudio, la intención de su investigación es proporcionar "información sobre el sexo, la edad de la muerte, la estatura y otras variables morfológicas de los individuos hallados en el yacimiento".

    La investigación sirio-española analizó una pequeña parte del número total de enterramientos de la necrópolis, la cual incluye los restos humanos procedentes de diez hipogeos (bóvedas subterráneas) pertenecientes a 71 individuos. Según los autores, como mínimo, 18 corresponderían a personas del sexo masculino, y 12, del sexo femenino. Se destacó la falta de niños, en comparación con otras necrópolis, pero estos podrían haberse sepultado en otros nichos en el local.

    Al analizar los restos, el equipo de investigadores logró calcular la estatura media de la mayoría de los individuos. A partir de los huesos largos de la extremidad superior se estimó una altura de 1,74 m para los hombres y 1,59 m para las mujeres. Las estimaciones con base en el diámetro de la cabeza del fémur dio resultados similares: 1,76 m para las personas de sexo masculino y 1,64 m para las del femenino.

    "En conclusión —continúa—, la estatura estimada para la población bizantina de Tell es-Sin es similar a la de otras poblaciones bizantinas contemporáneas", subrayó el estudio.

    Entre los individuos analizados, cerca de un 25% presentaba cribra orbitalia y un 8,5% sufría de hiperostosis porótica. Estas alteraciones en los huesos del cráneo están tradicionalmente relacionadas con "cuadros de anemia por deficiencia de hierro o vitaminas, raquitismo, infección u otras condiciones inflamatorias". El estudio apuntó, además, que la prevalencia de enfermedades articulares degenerativas también se mostró baja. 

    Para sorpresa de los investigadores, solo un 2,8% de la población presentaba caries en los dientes, un valor significativamente inferior a los observados en otros yacimientos bizantinos de la región. Los investigadores creen, sin embargo, que este hallazgo podría estar relacionado con el tamaño relativamente pequeño de la muestra analizada en Tell es-Sin, razón por la cual planean profundizar la investigación.

    "A pesar de las condiciones del yacimiento de Tell es-Sin y la situación actual en la región —a raíz de la ocupación por parte del ISIS— el descubrimiento y la excavación de fosas no saqueadas en el futuro es crucial para profundizar en el conocimiento de esta población", concluyó el informe.
    Etiquetas:
    Siria, España, arqueología
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook