En directo
    Ciencia
    URL corto
    0 62
    Síguenos en

    Todo el mundo sabe que los Mentos con bebidas gaseosas provocan fuertes reacciones, pero ¿qué ocurre a nivel microscópico? Un profesor de química de la Universidad Spring Arbor de EEUU unió fuerzas con un profesor de secundaria de Colorado para hacer la prueba a gran altitud y entender qué provoca semejante explosión de burbujas.

    A un nivel básico, la explicación de la reacción es bastante sencilla: el dióxido de carbono presente en la Coca-Cola está disuelto en la bebida bajo presión. Al abrir el tapón de la botella, la presión cambia provocando el típico 'psh' y permitiendo que parte del gas se libere en las burbujas que vemos. Añádele una cantidad extra de aire y el proceso se acelerará.

    Una forma de hacer esto es agitar la botella, pero eso es tedioso y está muy visto. Usar un Mentos acelerará el proceso gracias a los pequeños hoyos que tiene el caramelo en su superficie, que actúan como lo que en jerga física se conoce como sitios de nucleación. Al entrar en contacto con la cola, la pastilla, con el aire que se deposita en sus agujeros, pone el proceso en marcha de manera extra acelerada.

    Hasta ahora, el tamaño exacto de esas minúsculas burbujas solo podía estimarse basándose en imágenes micrográficas de la textura de la superficie del caramelo. Como no hay una forma fácil de capturar el momento de manera visual, los científicos decidieron valerse de relaciones clave en la física, lo que significa poner números a variables como la presión y el volumen.

    Fue entonces cuando el químico de la Universidad Spring Arbor, Thomas Kuntzleman, un fan declarado de los Mentos y la Coca-Cola y tras varios experimentos realizados en diferentes localizaciones, descubrió que la reacción es mucho más potente cuando se lleva a cabo en mayores altitudes.

    No contento con sus experimentos, Kuntzleman convenció a su amigo, el profesor de ciencias Ryan Johnson, para que realizara pruebas complementarias del experimento en las laderas de una montaña en Colorado.

    Combinando los datos reunidos por ambos, que apuntaban a las variaciones de la presión del aire y a las medidas de la masa perdida por la desgasificación, los profesores hicieron comparaciones entre diferentes dulces y, finalmente, Kuntzleman y Johnson tuvieron una idea aproximada de por qué Mentos es el caramelo que mejor responde en esta reacción.

    Sus ecuaciones sugieren que esos sitios de nucleación (los hoyos de la superficie de los Mentos) tienen entre 2 y 7 micrómetros de diámetro, un tamaño que supone una relación bastante coherente entre el tamaño de la burbuja y la densidad de los propios sitios de nucleación.

    Este descubrimiento supone un avance considerable en lo que respecta al particular experimento de mezclar Mentos con Coca-Cola. Supone un precedente con datos numéricos para una práctica a la que no suele prestársele mucha atención fuera de los patios de los colegios.

    Etiquetas:
    Coca-Cola
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook